Rino Fisichella: Con “la absolución del aborto” ya no existe la «excomunión “latae sententiae”».

Rino Fisichella, en la presentación de la Carta Anti-apostólica “Misericordia et Misera” dijo  que con la decisión de Bergoglio de que cualquier sacerdote puede absolver el aborto, requiere un cambio en la ley canónica Según Fisichella tras la modificación de la ley canónica, se deroga automáticamente la excomunión “latae sententiae” después un aborto.

Capture.JPG

21/11/2016 Vatican Insider: cambiará el derecho canónico: El derecho canónico «es un conjunto de leyes y, desde el momento en el que hay una disposición del Papa que modifica el dictado de la ley, se debe necesariamente cambiar el artículo relacionado con esa específica disposición». En particular, con la absolución, explicó el arzobispo, ya no existe la «excomunión “latae sententiae”». La medida, continuó Fisichella respondiendo a los periodistas, es, además de la mujer, para los «médicos, enfermeros, quienes sostienen el aborto», que se arrepientan: «El pecado nos toca a todos, y entonces, también el perdón es omnicomprensivo, es para todos los actores».

Como bien dijo el Cardenal J. H. Newman: “Llegan a negar los santos mandamientos, porque los han transgredido; «suavizan» la perversidad del pecado, porque ellos ya pecaron.”

Los que ya han violado la leyes del derecho canónico,  son los mismos que ahora las quieren anular.

03/16/2009 El presidente de la Academia Pontificia para la Vida, Rino Fisichella, criticó ayer desde el periódico de la Santa Sede al arzobispo brasileño José Cardoso Sobrinho, que excomulgó a la madre y a los médicos que practicaron el aborto a una niña de nueve años embarazada de gemelos tras ser violada por su padrastro.

11 de julio de 2009 La Congregación para la Doctrina de la Fe confirma que no ha cambiado ni puede cambiar la doctrina de la Iglesia sobre el aborto procurado. Tal doctrina ha sido expuesta en los números 2270-2273 del Catecismo de la Iglesia Católica…«La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana. ‘Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae’ (CIC can. 1398), es decir, ‘de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito’ (CIC can. 1314), en las condiciones previstas por el Derecho (cf CIC can. 1323-1324). Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad.

fisichella-aborto

Rino Fisichella, fue el mismo ‘misericoridoso’ que amenazó  de excomulgar  automáticamente los que criticaran a Bergoglio y el que defendió la profanación de la Basílica  de San Pedro, para empujar la estafa del cambio climático  y que además sostiene varios conceptos heréticos.

2 Corintios 11:13-15  pues no son más que falsos apóstoles y engañadores que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y esto no es nada raro, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz; por eso resulta muy natural que sus servidores pretendan aparecer como defensores de la justicia. ¡Pero habrán de terminar como sus hechos merecen!

Proverbios 18:5 No es bueno tener miramientos con el malo, para quitar, en el juicio, la razón al justo.

Proverbios 18:5 No es bueno tener miramientos con el malo, para quitar, en el juicio, la razón al justo.

Canon 1398 menciona que “una persona que realiza un aborto exitoso, incurre en la excomunión automática” (latae sententiae). Esto significa que en el mismo momento en que el aborto es consumado exitosamente, la mujer y todos los participantes son excomulgados.

Noticias relacionadas:

Preguntan a Vincenzo Paglia: ¿Pero es posible que se llegue en un futuro próximo a superar la excomunión por el aborto?

Vincenzo Paglia responde: “Sí, no es de excluirse”

Bergoglio abolirá la excomunión latae sententiae del crimen del aborto

bergoglio-absuelve-al-culpable-y-condena-al-justo

4 pensamientos en “Rino Fisichella: Con “la absolución del aborto” ya no existe la «excomunión “latae sententiae”».

  1. Para el Santo Padre Pío el aborto no es sólo el crimen de un inocente, sino un verdadero suicidio.
    Un sacerdote, P. Pellegrino, le preguntó al Padre Pío :
    — Padre, hoy ha negado la absolución a una señora porque había realizado voluntariamente un aborto. ¿Por qué ha sido tan riguroso con esa pobre infeliz?
    El santo estigmatizado respondió:
    — “El día en que los hombres, asustados por el boom económico, de los daños físicos o de los sacrificios económicos, pierdan el horror del aborto, será un día terrible para la humanidad. Porque es justo aquel el día en que deberían demostrar tener horror por ello. El aborto no es sólo un homicidio, sino también un suicidio. Y ante quienes están a punto de cometer con un solo acto uno y otro delito, ¿debemos o no tener el coraje de manifestar nuestra Fe?
    — ¿Por qué suicidio? — preguntó el P. Pellegrino.
    — Tú comprenderías este suicidio de la raza humana – respondió el santo – si con el ojo de la razón, vieras la belleza y la alegría de la tierra poblada de viejos y despoblada de niños: quemada como un desierto. Entonces entenderías la doble gravedad del aborto: con el aborto siempre se mutila también la vida de los padres. A Estos padres les quisiera esparcir sobre ellos las cenizas de sus fetos destruidos, para clavarlos en sus propias responsabilidades y para negarles la posibilidad de apelación de su propia ignorancia. Los restos de un aborto procurado no se deben sepultar con falsos respetos y falsa piedad. Sería una abominable hipocresía. Aquellas cenizas se deberían estrellar en las caras de bronce de sus padres asesinos. Al dejarlos en buena fe me sentiría involucrado en sus mismos delitos. Mi rigor, en cuanto defiende el sobrevenir de los niños al mundo, siempre es un acto de fe y de esperanza en nuestros encuentros con Dios en la tierra.
    ————————-
    Fuentes : P. Funiccili Pellegrino, “Padre Pio tra sandali e cappuccio”, Ed. Leone, Foggia, 2006, pp. 376-379 | Fucinelli P.P., Il rigore fraterno, Voce di Padre Pio, diciembre 1976, pp. 11-12

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.