Católico académico: Es hora de elegir lados en la guerra civil sobre Amoris Laetitia.

barrabas-bergoglio-o-cristo

El Profesor Roberto de Mattei, el aclamado historiador de la Iglesia, ha advertido que la decisión de (Bergoglio) de no responder al dubia de los cuatro cardenales ha sumido a la Iglesia en una guerra civil. Los católicos ahora tienen que elegir qué lado tomarán en la “guerra civil”, que el Profesor de Mattei enmarca en términos de tomar una posición por la fidelidad o de apartarse con la infidelidad. El Profesor de Mattei dio su cruda evaluación de la crisis en una entrevista exclusiva con Lifesite news. El profesor de Mattei es profesor de la Universidad Europea de Roma y presidente de la Fundación Lepanto. Él dijo a Lifesite News, “Es importante comprender que hoy hay una clara elección entre la fidelidad a la Iglesia, al perenne Magisterium, o infidelidad, que significa errores, herejía y apostasía”.

Enlace

Sor Lucía: La Batalla final entre Cristo y Satanás será sobre la familia y el matrimonio.

“El asunto es ahora bastante claro: Es entre la luz y la oscuridad y todo el mundo tiene que escoger su lado.”

– GK Chesterton.

barrabas-bergoglio-o-cristo

San Ambrosio
El pueblo judío pide un cabrito y el cristiano un cordero; por tanto, Barrabás es entregado a los primeros y el cordero es inmolado para nosotros. Lo cual parece que se da a conocer en el cabrito, porque los judíos habían perdido el rito del antiguo sacrificio y los que piden el cabrito esperan al Anticristo.

San Jerónimo
El cabrito es animal lascivo, que en la ley antigua se ofrecía para víctima de los pecados; y no dice cabras, que pueden tener crías y salen esquiladas del lavadero.

Anuncios

Un comentario en “Católico académico: Es hora de elegir lados en la guerra civil sobre Amoris Laetitia.

  1. Hermana Lucía:
    “Por eso, ahora, ahora que cada uno de nosotros comience por sí mismo su reforma espiritual; que tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino. El demonio hace todo lo que está a su alcance para distraernos y para alejar de nosotros el amor por la oración. Seremos salvados juntos o seremos condenados juntos.”

    Estamos en los últimos tiempos

    Para darnos algún contexto del punto en que estamos en la historia de la salvación, la Hermana Lucía nos dice que estamos en los últimos tiempos. “Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos.

    El primero, porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva es una batalla final, en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio.”

    Yo quiero comentarles algo que me ha tomado algún tiempo ordenar en mi propia mente. Alguna gente puede sentir que si es obediente a su superior inmediato, está, por lo tanto, del lado de Dios. Y ciertamente eso es verdad en muchos casos. Sin embargo, nosotros tenemos el primer Papa, San Pedro, haciendo esa distinción por nosotros; cuando el superior inmediato está dándonos ordenes contrarias a la voluntad de Dios, “Nosotros debemos obedecer a Dios antes que a los hombres”. (Hechos 5:29)

    … la autoridad espiritual no puede contradecir la autoridad de Dios. Y así, nosotros debemos elegir por la de Dios antes que nada e incluso ante cualquier orden de un gobernante temporal o un gobernante espiritual si ese gobernante temporal o espiritual está ordenándonos hacer algo contrario a la voluntad de Dios.

    ¿Como sabemos cual es la voluntad de Dios? Nosotros la conocemos sobre todo, yo diría, por las Escrituras, por la Sagrada Tradición y por el Magisterio Solemne –la definición infalible de la Iglesia. Es sobre estas definiciones de la Iglesia que nosotros debemos distinguir para saber cuales son nuestras obligaciones dadas por Dios.

    La segunda razón que Lucía da para saber que estamos en los últimos tiempos, dice ella, es que “Lo segundo, porque (la Santísima Virgen) me dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo; el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María; y , al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros”.

    La tercera razón, nos dice Lucía, por la que ella entiende que nosotros estamos en los últimos tiempos es “porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos a nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierto temor el último medio de salvación, Su Santísima Madre. Porque si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo; porque hemos cometido un pecado, que en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo.

    “Este pecado consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos; y también porque Nuestro Señor es muy buen Hijo; y no permite que ofendamos y despreciemos a Su Santísima Madre, teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que con ejemplos terribles nos indica cómo Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de Su Santísima Madre.”

    Así, la Hermana Lucía nos está diciendo en esta entrevista –la última publicada sin interferencias- que nosotros estamos en los últimos tiempos por tres razones. En primer lugar, el diablo está empecinado en librar una batalla final, decisiva. En segundo lugar, Nuestra Señora dice que estos son los últimos remedios dados a la humanidad. En tercer lugar, por la forma en que Dios actúa es porque El Mismo agota todos los otros medios antes de castigar, y si este Mensaje no es tenido en cuenta, entonces Dios castigará al mundo.

    Ella luego continúa hablándonos de otros medios. “Me decía Sor Lucía ”, afirma el Padre Fuentes, “Dos son los medios para salvar al mundo … la oración y el sacrificio”

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.