El derecho canónico y el confesionario: otro conflicto con Amoris Laetitia

bergoglio-destruyendo-la-ley-de-dios

Como era de esperarse, los primeros casos están llegando donde los sacerdotes están siendo castigados por no ir junto con el nuevo “espíritu” de Amoris Laetitia. Es decir, por no administrar voluntariamente los Sacramentos (especialmente la Penitencia y la Eucaristía) a los divorciados “casados de nuevo” que no tienen la intención de cambiar su forma de vida habitual, pero todavía desean tener acceso libre a los Sacramentos…

De hecho, hay un párrafo en el Derecho Canónico que prohíbe a un sacerdote animar de alguna manera a un penitente en el confesionario a violar el Sexto Mandamiento. Pues tal sacerdote tendría entonces que ser castigado con suspensión o peor. Por ejemplo, el Canon 1387 de la Ley de la Iglesia Católica dice:
 Un sacerdote que en el acto, en la ocasión o bajo pretexto de confesión, solicita a un penitente pecar contra el sexto mandamiento del Decálogo, debe ser castigado, según la gravedad del delito, por suspensión, prohibiciones y privaciones; En los casos más graves debe ser destituido del estado clerical.
Así pues, a pesar de las presiones actuales que pueden o no ser impuestas a los sacerdotes en todo el mundo (y no sólo en Alemania) para ir con la nueva laxitud del “cuidado pastoral” que fluye de Amoris Laetitia, la Ley Canónica, pone bajo pena grave, esta indulgencia sacerdotal y la lenidad hacia un divorciado “vuelto a casar ” que desea recibir la absolución -a pesar de permanecer en un estado pecaminoso de vida- una pena tan grave que llega incluso hasta su destitución del estado clerical. Es decir: Ningún sacerdote en la tierra está autorizado a dar la absolución a una persona que está constantemente y habitualmente violando el Sexto Mandamiento sin ninguna intención sincera de enmendar su vida. Por el contrario, tal sacerdote se arriesga a perder su cargo de sacerdote…
Muchas cosas están en juego, la salvación de las almas y la santidad del sacerdocio católico…

Enlace

Anuncios