Los heréticos jesuitas se han inventado la “figura simbólica”, de que ahora un hereje pueda ser “Superior General de los Jesuita” o “Papa”.

burla de jesutas

Arturo Sosa, el mismo  hereje que afirma que no sabemos lo que Cristo dijo, porque no habían grabadoras,  ahora niega la realidad de Satanás.
Rorate Cæli  comenta:
Resulta que inventamos nombres para representar el mal, la malicia o la idiotez. Tales como “diablo” o “Superior General de los Jesuita”.
¿Cuanto debe pasar para que la Compañía de Jesús cambie su nombre por “Compañía de Satanás”? Es mucho mejor usar el nombre de una figura meramente “simbólica” que ofender continuamente al Santísimo Nombre de Dios encarnado, ¿verdad ?
La pagina sede-vacante Novus Ordus Watch comenta: Sin embargo, en este momento los jesuitas no son más que un pozo negro de apostasía modernista. Pueden conservar su símbolo de letra “S.J.” si les gusta, pero viene ahora con una nueva significación para reflejar la teología cambiada: Sin lugar a dudas, ahora es la Sociedad de Judas.
Conforme a la Congregación para la Doctrina de la Fe Arturo Sosa “ya no está en plena comunión con la Iglesia católica”.
§ 2. Así mismo se han de aceptar y retener firmemente todas y cada una de las cosas sobre la doctrina de la fe y las costumbres propuestas de modo definitivo por el magisterio de la Iglesia, a saber, aquellas que son necesarias para custodiar santamente y exponer fielmente el mismo depósito de la fe; se opone por tanto a la doctrina de la Iglesia católica quien rechaza dichas proposiciones que deben retenerse en modo definitivo.
Can. 1436
§ 1. Quien niega alguna verdad que se debe creer por fe divina y católica, o la pone en duda, o repudia completamente la fe cristiana, y habiendo sido legítimamente amonestado no se arrepiente, debe ser castigado, como hereje o apóstata, con excomunión mayor; el clérigo, además, puede ser castigado con otras penas, no excluida la deposición.

He visto a Satanás  caer del cielo a manera del relámpago. Lc 10, 18.
Arzobispo Fulton Sheen:
(Al Diablo) más bien se le describe como un ángel caído del cielo, como “el príncipe de este mundo”, cuya misión es que nos diga que no hay otro mundo. Su lógica es simple: si no hay cielo no hay infierno , y si no hay infierno , entonces no hay pecado , y si no hay pecado , entonces no hay ningún juez, y si no hay juicio entonces lo malo es bueno y lo bueno es malo. Pero por encima de todas estas descripciones, Nuestro Señor nos dice que va a ser tan parecido a sí mismo que engañaría aun a los escogidos.
“Si alguno dice que el diablo no fue primero un ángel bueno hecho por Dios, y que su naturaleza no fue obra de Dios, sino que dice que emergió de las tinieblas y que no tiene autor alguno de sí, sino que él mismo es el principio y la sustancia del mal, como dijeron Maniqueo y Prisciliano, sea anatema. (Concilio de Braga, 561; Denzinger 237).
Catecismo Mayor de San Pío  X:
40.
¿Cómo se llaman los Ángeles desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno? – Los Ángeles desterrados para siempre del paraíso y condenados al infierno se llaman demonios, y su caudillo se llama Lucifer o Satanás.
17. Los espíritus infieles, llamados Diablos o Demonios, con su cabeza, que se llama Lucifer o Satanás, fueron lanzados del cielo y condenados al infierno por toda la eternidad.
Dios no perdono a los ángeles que pecaron, sino que, amarrados con cadenas infernales, los precipitó  al abismo donde son atormentados. 2 Pedro 2, 4.
Anuncios