Los Mártires de Uganda prefirieron morir que cometer el pecado de la homosexualidad, proclamaron su fe y defendieron su castidad.

foto de martires de uganda.png
San Carlos Lwanga y 21 compañeros.
Fiesta el 3 de Junio
 Todos ellos de edades comprendidas entre los catorce y los treinta años, que perteneciendo a la corte de jóvenes nobles o al cuerpo de guardia del rey Mwanga, y siendo neófitos o seguidores de la fe católica, por no ceder a los deseos impuros del monarca homosexual murieron en la colina Namugongo, degollados o quemados vivos.
Estos son algunos de sus nombres: Carlos Lwanga, Mbaya Tuzinde, Bruno Seronuma, Jacobo Buzabaliao, Kizito, Ambrosio Kibuka, Mgagga, Gyavira, Achilles Kiwanuka, Adolfo Ludigo Mkasa, Mukasa Kiriwanvu, Anatolius Kiriggwajjo y Lucas Banabakintu.
Fueron decapitados o desmembrados, torturados y quemados vivos por la tiranía política del rey homosexual, por rechazar el acoso sexual. Además se le reprochaba a este rey vender a su pueblo para el comercio de esclavos.
rey Mwanga
El Rey Muanga, adquirió el vicio de la homosexualidad Influenciado por algunas de sus amistades árabes, el nuevo rey empezó a practicar la homosexualidad. Y cuando el jefe del personal de mensajeros del palacio José Makasa, se convirtió al catolicismo le hizo saber al jefe que la Biblia condena y prohíbe totalmente la homosexualidad y que la llama una “aberración”, o sea algo abominable, que va contra la Ley Divina y que es tosAN JOSE MAKASAtalmente impropio de la persona humana. Y que el Libro Sagrado dice que “la homosexualidad es un pecado merecedor de la muerte” (Levítico 18) y “algo que va contra la naturaleza (Rom. 1,26) y que los que lo cometen no poseerán el Reino de Dios (1 Cor. 6,10). Esto indignó tanto al reyezuelo, que ordenó asesinar a José Makasa el 15 de noviembre de 1885, y así este llegó a ser el primero de los 26 mártires de Uganda.  Otra de las causas del asesinato de José fue haber reprendido al rey por el asesinato del dos misioneros.
Sus últimas  palabras fueron: “un cristiano que da su vida por Dios no tiene miedo de morir” .
Esta persecución contra jóvenes cristianos, duró dos años y  acabó con el martirio de cuarenta y cinco de ellos.
Muchos de ellos fueron castrados.
Uganda recuerda el 3 de junio como el día de más martirios. La lista de cuarenta y cinco asesinados entre católicos y protestantes incluye sólo aquellos que podían ser formalmente contabilizados, muchos más fueron asesinados, pero no fueron denunciados y no se les hizo un expediente de registro.
Uno de los pajes, Mukasa Kiriwanu no había sido aun bautizado pero se unió a sus compañeros cuando se les preguntó si eran cristianos. Recibió aquel día el bautismo de sangre. Murieron proclamando el nombre de Jesús y diciendo “Pueden quemar nuestros cuerpos pero no pueden dañar nuestras almas”.
Oración a San Carlos Lwanga y compañeros:
Mártires de Unganda, rueguen para que nosotros, inspirado por vuestra fe, seamos capaces de mantenernos fieles en medio de cualquier prueba y de entregar nuestras propias vidas. Ayuden a aquellos que viven hoy bajo persecución. Amén.
Santos mártires de Uganda:
Os encomendamos a los jóvenes de nuestro tiempo para que sepan defender valientemente su pureza contra todos los corruptores, y para que nunca jamás se dejen robar por nadie su fe católica.
S - Carlos Lwanga
San Carlos Lwanga,  catequista líder, que se convirtió del paganismo al catolicismo, un joven atleta africano, tenía 21 años, que defendió el don de la castidad en contra del rey Mwanga  que seducía a los jóvenes de 13 años a   30 años, para cometer actos homosexuales. Carlos Lwanga bautizo a muchos jóvenes dentro de la fe , y todos prefirieron morir que cometer el pecado de inmoralidad sexual, además se les quería forzar a cometer apostasía (negar su fe), su memorial es el 3 de Junio.

San Dionisio.

En mayo de 1886 el rey le preguntó  a un joven porque el evitaba tener relaciones sexuales y el respondió porque estaba recibiendo instrucción religiosa de Dionisio Sebuggwawo que el sexo homosexual era errado.

En el lugar de Munyonyo, en Uganda, san Dionisio Ssebuggwawo, mártir, el cual, a los dieciséis años de edad, al reconocer ante el rey Mwanga que había enseñado los rudimentos de la fe cristiana a dos personas de su corte, fue traspasado con una lanza por el mismo rey, el 25 de Mayo de 1886.

 

“Moriremos juntos por Jesús…”
26 de mayo de 1886. El rey ordena a Carlos reunir a todos los pajes en el patio del palacio. Un centenar de verdugos lo llenan. Apenas Carlos se presenta con los suyos, un huracán de alaridos se desencadena. El rey grita: “Los que no van a rezar más, pónganse a mi lado. Los que persistan en hacerlo, que se pongan junto a la empalizada”. Luanga se levanta decidido y se separa del grupo. Kizito se precipita hacia él. Cogidos de la mano como habían convenido, se dirigen a la empalizada.
“¡Hermanos!, les dice Carlos. ¿Dudáis entre Dios y Satanás, entre el Cielo y el Infierno? Venid a mi lado. Moriremos juntos por Jesús, y juntos nos reuniremos con Él en nuestra patria”. La voz del líder triunfa de los indecisos, y al ver que Kizito, erguido, con la mirada sonriente, les abría sus brazos, corren junto a él confesando la misma fe.
“¡Matadlos!”, grita el rey. Sus satélites les atan pies y manos. El jefe de ellos reconoce a su propio hijo. Le coacciona para que reniegue de la fe. Mbaga, de diecisiete años, huye de su padre. Se refugia entre sus compañeros y grita: “Marchemos en seguida. ¿Qué hacemos todavía aquí?”.

 

MARTIRES DE UGANDA
La sociedad de los Misioneros de Africa, conocida como los Padres Blancos, formaron parte de la evangelización de Africa en el siglo XIX. Después de seis años en Uganda ya tenían una comunidad de conversos cuya fe sería un testimonio para toda la Iglesia. Los primeros conversos se dieron a la misión de instruir y guiar a los mas nuevos y la comunidad creció rápidamente. La vida ejemplar de los cristianos inicialmente ganó el favor del rey Mtesa pero mas tarde este comprendió que los cristianos no favorecían su negocio de venta de esclavos.
Mwanga sucedió a su padre en el trono. Al principio la situación de los cristianos mejoró y varios tuvieron posiciones importantes en su corte. Pero el rey, influenciado por el Islam, cayó en la tendencia homosexual. La situación de los cristianos, por no ceder a sus demandas, se hizo muy difícil.
El lider de la comunidad católica, que para entonces tenía unos 200 miembros, era  un joven de 25 años llamado José Mkasa (Mukasa) que ejercía como principal mayordomo de la corte de Mwanga.  Cuando Mwanga asesinó a un misionero protestante y a sus compañeros, José Mkasa confrontó al rey por su crimen. El rey Mwanga había sido amigo de José por mucho tiempo, pero cuando este exhortó a Mwanga a renunciar al mal, la reacción fue violenta. El rey mandó a que mataran a José. Cuando los verdugos trataron de amarrar las manos de José, el les dijo: “Un Cristiano que entrega su vida por Dios no tiene miedo de morir”. Perdonó a Mwanga con todo su corazón e hizo una petición final por su arrepentimiento antes de que le cortaran la cabeza y lo quemaran el 15 de Noviembre de 1885.
Carlos Lwanga, el favorito del rey, remplazó a José en la instrucción y liderato de la comunidad cristiana en la corte. También el hizo lo posible por evangelizar y proteger a los varones de los deseos lujuriosos del rey. Las oraciones de José lograron que la persecución del rey amainara por seis meses. Pero en mayo del 1886 el rey llamó a uno de sus pajes llamado Mwafu y le preguntó porque estaba distante del rey. Cuando el paje respondió que había estado recibiendo instrucción religiosa de Daniel Sebuggwawo, el rey se montó en ira. Llamó a Daniel y lo mató el mismo atravesándole el cuello con una lanza.
Entonces ordenó que el complejo real sea sellado para que nadie pueda escapar y llamó a sus verdugos. Comprendiendo lo que venía, Carlos Lwanga bautizó a cuatro catecúmenos esa noche, incluyendo a un joven de 13 años llamado Kizito. En la mañana, Mwanga reunió a toda su corte y separó a los cristianos del resto diciendo: “Aquellos que no rezan párense junto a mí, los que rezan párense allá”  El preguntó a los 15 niños y jóvenes, todos menores de 25 años, si eran cristianos y tenían la intención de seguir siendo cristianos. Ellos respondieron “SI” con fuerza y valentía. Mwanga los condenó a muerte.
El rey mandó que al grupo lo llevasen a matar a Namugongo, lo cual representa una caminata de 37 millas. Uno de los jóvenes llamado Mabaga era hijo del jefe de los verdugos. Este le rogó que escapara y se escondiera pero Mbaga no quiso. Los prisioneros atados pasaron la casa de los Padres Blancos en su camino. El Padre Lourdel mas tarde relató sobre el jóven Kizito de 13 años.
Santos Mártires de Uganda rueguen por nuestros jóvenes para que en esta hora de gran perversidad y tiniebla, donde por todos lados quieren imponerle las ideologías de genero, nuestros jóvenes también sigan su valiente ejemplo y prefieran morir antes que contaminarse con el vicio de la homosexualidad.
flor vela.gif
Preces:
Celebremos, amados hermanos, a Jesús, el testigo fiel, y al recordar hoy a los santos mártires sacrificados a causa de la palabra de Dios, aclamémosle diciendo:

Nos has comprado, Señor, con tu sangre.

Por la intercesión de los santos mártires que entregaron libremente su vida como testimonio de la fe,
concédenos, Señor, la verdadera libertad de espíritu.

Por la intercesión de los santos mártires que proclamaron la fe hasta derramar su sangre,
concédenos, Señor, la integridad y constancia de la fe.

Por la intercesión de los santos mártires que soportando la cruz siguieron tus pasos,
concédenos, Señor, soportar con generosidad las contrariedades de la vida.

Por la intercesión de los santos mártires que blanquearon su manto en la sangre del Cordero,
concédenos, Señor, vencer las obras del mundo y de la carne. Amén.

Anuncios