Impostura de la dictadura Bergogliana.

cismaticos dubia

Mons. Athanasius Schneider, obispo de Kazajistán nos recuerdan bien lo que es una tiranía:
“Cuando, en una iglesia, llegamos al punto en el que los fieles, sacerdotes y obispos tienen miedo de decir algo, como en una dictadura, esta no es la Iglesia”.
El déspota que se toma  el poder por medio de la astucia y del engaño, maestro de intrigas y de rostro  adusto que describe el profeta Daniel (Cf. Daniel 8:23, Daniel 8:11, Daniel 11:36)
Rey Altivo, déspota, ensoberbecido, hábil maestro del engaño: »”Cuando el dominio de estos reinos llegue a su fin y las maldades hayan llegado al colmo, un rey insolente (altivo de rostro) y astuto (entendido en enigmas) ocupará el poder. (Daniel 8:23)
 
despota bergoglio
SchneiderObispo Schneider: “Dios necesita a los fieles laicos para proteger la fe en este tiempo de crisis”.
El Obispo Schneider ha pedido  que Bergoglio emita una “interpretación auténtica” y que declare el “principio del Magisterio infalible” en el tema de los adúlteros que no pueden recibir la Santa Comunión, – Reprensión de Amoris Laetitia!:
“Permitir que reciban la comunión las parejas que viven en (pecado mortal) reservada únicamente a las parejas casadas en un matrimonio válido, sería equivalente a la usurpación del poder (divino), que no pertenece a ninguna autoridad humana y sería ejercida cuando alguno trata con pretensión de corregir la misma Palabra de Dios.”
tirano bergoglio
La Dra. Maike Hickson, de OnePeterFive entrevistó al obispo Schneider es Obispo Auxiliar en la Arquidiócesis de Astana, Kazajstán, sobre el Prof. Seifert,el Card. Caffarra y el Deber de Resistir.
Maike Hickson (MH) : Usted ha firmado, junto con el profesor Josef Seifert (entre muchos otros), la Apelación Filial que confirma la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre el matrimonio. El profesor Seifert ha sido removido por su arzobispo español de su cátedra Dietrich von Hildebrand en la Academia Internacional de Filosofía de Granada, España, con la referencia explícita a su crítica de ciertas afirmaciones contenidas en Amoris Laetitia. ¿Podríamos pedirle su respuesta a esta medida punitiva, que se justificaba con el argumento de que el profesor Seifert estaba socavando la unidad de la Iglesia Católica y estaba confundiendo a los fieles?

Obispo Athanasius Schneider (BAS): El profesor Josef Seifert ha hecho un acto urgente y muy meritorio al formular preguntas críticas públicas y respetuosas sobre algunas afirmaciones evidentemente ambiguas en el documento papal Amoris Laetitia , considerando que estas afirmaciones están causando una anarquía moral y disciplinaria en la vida de la Iglesia, una anarquía que está bajo los ojos de todos y que nadie que todavía usa su propia razón y tiene verdadera fe y honestidad puede negar. La medida punitiva contra el profesor Seifert en nombre de un titular de una oficina eclesiástica no sólo es injusta, sino que representa en última instancia un escape a la verdad, un rechazo de un debate objetivo y de un diálogo, al mismo tiempo que se proclama la cultura del diálogo como un mayor prioridad en la vida de la Iglesia de nuestros días. Tal comportamiento clerical contra un verdadero intelectual católico, como el profesor Seifert, me recuerda las palabras con las cuales San Basilio el Grande describió una situación análoga en el siglo IV, cuando los clérigos arrianos invadieron y ocuparon la mayoría de las sedes episcopales: una ofensa ahora es castigada vigorosamente, una observación exacta de las tradiciones de nuestros padres. Por esta causa los piadosos son expulsados de sus países y transportados a los desiertos. Los religiosos guardan silencio, pero toda lengua blasfema se suelta “(Ep 243).

destructor bergoglio

MH: Cuando hablamos de la unidad de la Iglesia: ¿cuál es la base de la unidad? ¿Debemos sacrificar todo debate razonado y prudente sobre asuntos de Fe y Doctrina, si hay enseñanzas diferentes e inconmensurables, para no causar una posible fisura dentro de la Iglesia?

BAS: La base de la auténtica unidad de la Iglesia es la verdad. La Iglesia es en su misma naturaleza “la columna y el fundamento de la verdad” (1 Timoteo 3: 15). Este principio ha sido válido desde la época de los Apóstoles y es un criterio objetivo para esta unidad: significa “la verdad del Evangelio” (cf Gálatas 2: 5.14). El Papa Juan Pablo II dijo: “Más allá de la unidad en el amor, la unidad en la verdad es siempre urgente para nosotros” ( Discurso a la Tercera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano , Puebla, 28 de enero de 1979). San Ireneo enseñó: “La Iglesia cree las verdades de la Fe como si tuviera una sola alma y un mismo corazón, y las proclama, las enseña y las entrega con perfecta armonía, como si ella poseía una sola boca “(Adv. haer., I, 10, 2 ). En el principio mismo de la Iglesia, Dios nos mostró la obligación de defender la verdad, cuando está en peligro de ser deformado en nombre de cualquier miembro de la Iglesia, aun cuando esto se haga en nombre del Pastor Supremo de la Iglesia, como sucedió con San Pedro en Antioquía (Gálatas 2: 14). Este principio de corrección fraterna dentro de la Iglesia era válido en todo momento, incluso hacia el Papa, y por lo tanto debe ser válido en nuestros tiempos también. Desgraciadamente, cualquiera que en nuestros días se atreva a decir la verdad -aún cuando lo hace con respeto a los pastores de la Iglesia- se clasifica como un enemigo de la unidad, como también sucedió a San Pablo; pues había declarado: “Me he convertido en tu enemigo simplemente por decirte la verdad” (Gálatas 4: 16).

MH: Muchos prelados han permanecido silenciosos en el pasado reciente por temor a causar un cisma en la Iglesia al hacer públicamente preguntas o plantear objeciones al Papa Francisco con respecto a su enseñanza sobre el matrimonio. ¿Qué les dirías de su elección del silencio?

BAS: En primer lugar, debemos tener en cuenta que el Papa es el primer servidor de la Iglesia ( servus servorum ). Es el primero que tiene que obedecer de manera ejemplar todas las verdades del inmutable y constante Magisterio, porque es sólo un administrador y no un propietario de las verdades católicas que ha recibido de todos sus predecesores. El Papa nunca debe comportarse con las verdades constantemente transmitidas y la disciplina refiriéndose a ellas como si fuera un monarca absoluto, diciendo “Yo soy la Iglesia” (análogamente al rey francés Louis XIV: “L’état c’est moi “). El Papa Benedicto XVI ha formulado la cuestión con acierto: “El Papa no es un monarca absoluto cuyos pensamientos y deseos son ley. Por el contrario: el ministerio del Papa es una garantía de obediencia a Cristo y a su Palabra. No debe proclamar sus propias ideas, sino unir constantemente a sí mismo y a la Iglesia a la obediencia a la Palabra de Dios, ante cualquier intento de adaptarla o diluirla, y toda forma de oportunismo “ (Homilía del 7 de mayo de 2005). ). Los obispos no son empleados del Papa, sino divinamente constituidos colegas del Papa, aunque jurisdiccionalmente subordinados a él, pero aún así colegas y hermanos. Cuando el Papa mismo tolera una amplia difusión de errores evidentes de la fe y de graves abusos de los sacramentos (como la admisión de los adúlteros no arrepentidos a los sacramentos), los obispos no deben comportarse como empleados serviles envolviéndose en silencio. Tal actitud demostraría indiferencia hacia la grave responsabilidad del ministerio petrino y contradiría la naturaleza muy colegial del episcopado y el auténtico amor por el Sucesor de Pedro. Hay que recordar las palabras de San Hilario de Poitiers, que habló en tiempos de la confusión doctrinal general del siglo IV: “Hoy, bajo el pretexto de una piedad falsa, bajo la apariencia engañosa de una predicación de la Evangelio, algunas personas están tratando de negar al Señor Jesús. Digo la verdad, para que la causa de la confusión que estamos sufriendo sea conocida por todos. No puedo callar “( Contra Auxentium , 1, 4).

MH: Volvamos a la crítica educada de Amoris Laetitia por el profesor Seifert. En su nuevo artículo de agosto de 2017, plantea la cuestión de si la afirmación de que las parejas a veces divorciadas y “casadas de nuevo” podría tener que mantener relaciones sexuales por el bien de los hijos de ese nuevo vínculo no conduce realmente a la conclusión de que no hay absolutos morales; es decir, que muchos pecados mortales podrían, en ciertas situaciones, resultar ya no pecaminosos a los ojos de Dios. El profesor Seifert considera que esta lógica es potencialmente una “bomba atómica moral” que conducirá al relativismo moral. ¿Estaría de acuerdo con él aquí?

BAS: Estoy completamente de acuerdo con el profesor Seifert sobre este punto, y recomiendo encarecidamente que otros también lean su artículo magistral, titulado “¿La lógica pura amenaza con destruir toda la doctrina moral de la Iglesia Católica?”. El obispo Rudolf Graber de Ratisbona escribió en 1973 en su libro “Atanasio y la Iglesia de nuestros días”: “Lo que sucedió hace 1600 años se repite hoy, pero con dos o tres diferencias: Alejandría es hoy la Iglesia universal, la estabilidad de que está siendo sacudido, y lo que se emprendió en ese momento por medio de la fuerza física y la crueldad se está transfiriendo ahora a un nivel diferente. El exilio es reemplazado por el destierro en el silencio de ser ignorado, matando por el asesinato del carácter. “Esta descripción es también aplicable al caso actual del profesor Seifert.
MH: Habiéndose crecido en un país totalitario, ¿cuáles son sus propias consideraciones sobre la libertad académica en España cuando un profesor de renombre internacional puede ser retirado de sus cargos académicos simplemente por haber planteado preguntas, preguntas cortas sobre un documento papal y por haber señalado a los posibles peligros de algunas de sus declaraciones?

BAS: Durante décadas se convirtió dentro de la Iglesia políticamente correcta y “buenos modales” para proclamar y promover prácticamente la libertad del discurso teológico, el debate y la investigación, para que la libertad de pensar y hablar se convirtiera en un eslogan. Al mismo tiempo, se puede observar la paradoja de que esta misma libertad se niega a aquellos en la Iglesia que en nuestros días levantan sus voces con respeto y cortesía en defensa de la verdad. Esta situación extraña me recuerda a una canción famosa que tuve que cantar en la escuela comunista en mi infancia, y cuyo texto era, como sigue: “La Unión Soviética es mi patria amada, y no conozco otro país en el mundo donde el hombre puede respirar tan libremente “.

MH: ¿Podría decirnos alguna palabra que el Cardenal Carlo Caffarra le haya relatado personalmente con respecto a nuestra actual crisis de la Iglesia, sus palabras que podrían constituir en parte una especie de legado?

BAS: Hablé sólo dos veces con el Cardenal Caffarra. Incluso esas cortas reuniones y conversaciones con el cardenal Caffarra me han dejado profundas impresiones. Vi en él un verdadero hombre de Dios, un hombre de fe, de la visión sobrenatural. Noté en él un profundo amor por la verdad. Cuando hablé con él sobre la necesidad de que los obispos elevaran sus voces en vista del ataque generalizado contra la indisolubilidad del matrimonio y la santidad de los vínculos sacramentales del matrimonio, dijo: “Cuando los obispos hacemos esto, debemos temer a nadie y nada, porque no tenemos nada que perder. “Una vez le dije a una católica muy creyente y altamente inteligente de los Estados Unidos, la frase usada por el cardenal Caffarra, a saber, que los obispos no tenemos nada que perder cuando decimos la verdad. A esto ella pronunció estas inolvidables palabras: “Perderás todo cuando no hagas esto”.

MH: ¿Considera usted justificado que otros cardenales -como el Cardenal Christoph Schönborn o el Cardenal Óscar Rodrígez Maradiaga- hayan reprendido a los cuatro cardenales por haber publicado alguna vez el dubia?

BAS: La formulación y publicación de la dubia en nombre de los cuatro Cardenales fue un acto altamente meritorio y, en cierto sentido, también histórico, que honra verdaderamente al Sacro Colegio de Cardenales. En la situación actual, la indisolubilidad y la santidad del matrimonio sacramental están siendo socavadas y, en la práctica, negadas por la admisión normativa de los adúlteros no arrepentidos a los sacramentos, banalizando y profanando también los sacramentos del matrimonio, la penitencia y la eucaristía. Lo que está en juego es en última instancia la validez de los Mandamientos divinos y de toda la ley moral, como lo ha afirmado acertadamente el Profesor Seifert en su artículo antes mencionado, y por el cual fue gravemente castigado. Podemos comparar esta situación con un barco en un mar tempestuoso, en el que el capitán ignora los peligros evidentes, mientras que la mayoría de sus oficiales se encierran en silencio diciendo: “Todo está bien en el barco que se hunde”. situación que una pequeña parte de los oficiales del buque luego levantan sus voces por el bien de la seguridad de todos los pasajeros, que son grotescamente así como injustamente criticado por sus colegas como amotinados o como spoilsports. Incluso si el capitán encuentra las voces de los pocos oficiales en el momento inquietante, reconocerá con gratitud su ayuda más adelante, cuando tendrá que enfrentar el peligro, mirarlo en la cara y cuando aparezca una vez frente a la Divina Juez. Y así también estarán agradecidos, tanto los pasajeros como la Historia, cuando el peligro haya pasado. El acto valiente y los nombres de esos pocos oficiales serán recordados como verdaderamente desinteresados y heroicos; pero seguramente no aquellos oficiales que, por ignorancia, por oportunismo o por servilismo, se enredaron en silencio o incluso absurdamente criticaron a aquellos que tomaban medidas de salvamento en aquella nave que se hundía. Esto corresponde de alguna manera a la situación actual en torno a la dubia de los Cuatro Cardenales. Hay que recordar lo que San Basilio observó durante la crisis arriana: “Los hombres en autoridad tienen miedo de hablar, porque los que han alcanzado el poder por interés humano son esclavos de aquellos a quienes deben su ascenso. Y ahora la reivindicación misma de la ortodoxia se ve en algunos sectores como una oportunidad para el ataque mutuo; y los hombres ocultan su mala voluntad privada y pretenden que su hostilidad es todo por el bien de la verdad. Mientras tanto, los incrédulos se ríen; los hombres de fe débil se sacuden; la fe es incierta; las almas están empapadas en la ignorancia, porque los adulteradores de la palabra imitan la verdad. Los mejores de los laicos evitan a las iglesias como escuelas de impiedad y levantan sus manos en los desiertos con suspiros y lágrimas a su Señor en el cielo. La fe de los Padres hemos recibido; que la fe que conocemos está sellada con las marcas de los Apóstoles; a esa fe que asentimos, así como a todo lo que en el pasado fue promulgado canónicamente y legalmente “(Ep 92,2).

MH: Ahora que sólo quedan dos cardenales dubia -después de la muerte del cardenal Carlo Caffarra y del cardenal Joachim Meisner-, ¿cuáles son sus propias esperanzas con respecto a otros cardenales que podrían ahora entrar y llenar el vacío?

BAS: Espero y deseo que más cardenales, como los oficiales de esa nave en un mar de asalto, unan ahora sus voces a las voces de los Cuatro Cardenales, independientemente de la alabanza o la culpa.

MH: En general, ¿qué deben hacer los católicos-laicos o clérigos- si se les presiona para que acepten ciertos aspectos controvertidos de Amoris Laetitia, por ejemplo con respecto a los divorciados “casados de nuevo” y su acceso posiblemente permitido a los Sacramentos? ¿Qué pasa con aquellos sacerdotes que se niegan a dar la Santa Comunión a estas parejas “casadas de nuevo”? ¿Qué pasa con los profesores laicos católicos que están siendo amenazados con la remoción de sus puestos de enseñanza debido a su crítica real o percibida de Amoris Laetitia? ¿Qué podemos hacer todos ahora cuando nos enfrentamos, en nuestras conciencias, con las alternativas, ya sea para traicionar la enseñanza de Nuestro Señor, o para entrar en una resuelta desobediencia hacia nuestros superiores?

BAS: Cuando los sacerdotes y los laicos permanecen fieles a la inmutable y constante enseñanza y práctica de toda la Iglesia, están en comunión con todos los Papas, obispos ortodoxos y santos de los dos mil años, estando en comunión especial con san Juan el Bautista, Santo Tomás, San Juan Fisher y con los innumerables cónyuges abandonados que permanecieron fieles a sus votos matrimoniales, aceptando una vida de continencia para no ofender a Dios. La voz constante en el mismo sentido y significado ( eodem sensu eademque sententia ) y la práctica correspondiente de dos mil años son más poderosas y más seguras que la voz discordante y la práctica de admitir a los adúlteros no arrepentidos a la Santa Comunión, incluso si esta práctica es promovida por un único Papa o los obispos diocesanos. En este caso tenemos que seguir la constante enseñanza y práctica de la Iglesia, porque aquí funciona la verdadera tradición, la “democracia del fallecido”, significa la voz mayoritaria de aquellos que nos han precedido. San Agustín respondió a la errónea y no tradicional práctica donatistana del re-bautismo y la re-ordenación, afirmando que la práctica constante e inmutable de la Iglesia desde los tiempos de los Apóstoles corresponde al juicio seguro del mundo entero: derecho “, es decir,” Securus judicat orbis terrarum “( Contra Parmenianum III, 24). Significa que toda la tradición católica juzga seguramente y con certeza contra una práctica fabricada y de corta vida que, en un punto importante, contradice todo el Magisterio de todos los tiempos. Aquellos sacerdotes, que ahora serían forzados por sus superiores a dar la Santa Comunión a los adúlteros públicos y no arrepentidos oa otros pecadores notorios y públicos, les responderán con una santa convicción: “Nuestra conducta es la conducta de todo el mundo católico a lo largo de dos mil años “:” El mundo entero juzga a la derecha”,” Securus judicat orbis terrarum “! El Beato Juan Henry Newman dijo en la Apologia pro sua vita : “El juicio deliberado, en el que toda la Iglesia descansa y consiente, es una prescripción infalible y una sentencia final contra una novedad temporal”. fieles deben decir a sus superiores eclesiásticos y obispos, así como deben decir con amor y respeto al Papa lo que San Pablo una vez dijo: “Porque no podemos hacer nada en contra de la verdad, sino sólo por la verdad. Porque nos alegramos cuando somos débiles y fuertes. Tu renovación y restauración es por lo que oramos “(2 Corintios 13: 8).


Noticias relacionadas
Los peones de Bergoglio” por De la Cigoña
Estilo autocrático de Bergoglio
Anuncios