Bergoglio se equivoca de nuevo: La herética Amoris Laetitia no es tomista.

santo tomas de Aquino leyendo la heretica Amoris Laetitia

es.news Durante un encuentro con jesuitas en Colombia, el papa Francisco afirmó que su controvertido documento Amoris Laetitia es “la moralidad del gran santo Tomás de Aquino”. Los comentarios de Francisco fueron publicados el 28 de setiembre por La Civiltà Cattolica.

Sugirió que le pregunten sobre esto al “gran teólogo” cardenal de Viena, Schönborn, un relativista que no es experto en la teología moral de santo Tomás. Desde el 2016 varios académicos, entre ellos Michael Pakaluk, de la Universidad Católica de América, han mostrado que santo Tomás de Aquino (+ 1274) está mal citado y mal utilizado en Amoris Laetitia.

Un ejemplo es el parágrafo 301. En él se insinúa que santo Tomás apoya la idea que las personas pueden llegar a ser santas mientras al mismo tiempo actúan en forma contraria a algunas virtudes. En realidad, santo Tomás habla sobre las personas que se han arrepentido de pecados pasados y cumplen con la ley moral, pero lo hacen con alguna dificultad.

Imagen: cathcon.blogspot.com, #newsIppxefqbsz


Papa Benedicto XV (1914-1922)
31 diciembre 1914. Motu Proprio Non multo, sobre la Acad. rom. de Santo Tomás.
7 marzo 1916. Respuesta de la Congr. de Sem. y Univ. Sobre las XXIV tesis.
“La Iglesia ha proclamado que la doctrina de Santo Tomás es su propia doctrina, Cum Thomae doctrinam Ecclesia suam propiam edixit esse”. Encíclica Fausto Appetente die, 29-6-21.

En la Gravissime Nos, «Letras apostólicas por las que se confirman las constituciones de la Compañía de Jesús sobre la enseñanza de la doctrina de Santo Tomás de Aquino», del 30 de diciembre de 1892, León XIII :
«Quien atienda a las prescripciones de la Compañía sobre los estudios se le hará patente que la doctrina de Santo Tomás se ha de seguir, no sólo en las cosas teológicas.”

Bergoglio contradice a Santo Tomás de Aquino y promueve la invasión musulmana siguiendo la Agenda de Soros.

Papa León XIII: No tenemos duda de que ustedes [jesuitas], según su promesa, dedicarán toda su energía a este objeto. Este es un deber que se le impone por la obediencia que, por su regla, ustedes juran a la Santa Sede; y por las Constituciones de vuestra Sociedad, que decretan que la filosofía y la teología serán enseñadas según la doctrina y el método de Santo Tomás.