Ex-gay: curas pro-homosexuales deben disculparse

curas progay

LifeSiteNews.com informó el 11 de octubre de 2017:

por el Hno. Christopher Sale

Traducción: Religión la Voz Libre

Querida Iglesia Católica,

Como un ex homosexual que regresó a la iglesia en busca de Dios, quiero que sepas que no me debes disculpas. Nunca, ni una vez en mis 43 años en el estilo de vida homosexual me sentí marginado por la Iglesia. La Iglesia nunca me abandonó. Yo abandoné a la Iglesia. Nunca me sentí como un paria. Fui yo quien me marginé. Ni una sola vez me sentí rechazado por la Iglesia o como si no tuviera lugar. Suu puerta siempre estuvo abierta para mí. Fui yo quien salió por esa puerta.

Necesitas saber que no hubo un solo día en mis 43 años que no reconocí cuán ofensivo era mi comportamiento hacia Dios. Mirando hacia atrás, honestamente puedo decir que la cuña que puse entre Dios y yo fue uno de mis mayores sufrimientos. Lo que me mantuvo alejado de la iglesia fue mi estupidez y culpa. Me diste la verdad y rechacé esa verdad.

¿Cómo pudo pasar esto? Muy simple. Usé la tarjeta de la excusa. Insistiendo en que no tenía autodominio sobre mi pecaminosidad. Volví a pensar que tal vez, solo que tal vez un Dios amoroso está bien conmigo. Cualquiera que sea el motivo real, me resultó mucho más fácil arrojar toda mi culpa en el rincón más alejado de mi conciencia. Y así, durante 43 años, todo ese pecado y esa culpa permanecieron impenitentes y llenas de polvo.

No me debes disculpas. Fui yo quien ofendió a Dios, a su Iglesia y sus enseñanzas. Hiciste tu parte. Tú proclamaste la verdad en caridad y te ignoré. Soy dueño y asumo toda la responsabilidad y responsabilidad por mis caminos pecaminosos. Fui yo quien rechazó las muchas cruces que Dios me dio. Fui yo quien me enfrenté a mis demonios. Fui yo quien rechazó la salvación que me ofreciste.

A lo largo de mis 43 años lejos de la Iglesia, Dios me dio una cruz tras otra y las rechacé a todas. Fue solo hasta 2008 cuando contraje el SIDA que se abrieron las compuertas de mi conciencia. Fue ese día cuando me di cuenta de cuánto te necesitaba. Era hora de que arrastrara todo mi polvoriento pecado a través de la puerta abierta que había estado abierta durante tantos años.

Gracias por estar ahí para mi. Gracias por darme el coraje de proclamar todo lo que me has estado enseñando. Tú no me debes nada, yo te debo.

Veis, la iglesia no debe una disculpa a los homosexuales. La puerta está abierta. Acepta la verdad en la caridad y reconoce que Dios siempre te ayudará a llevar tu cruz. Recoge tu cruz como lo hice. Dios está esperando. No tengas miedo. La iglesia no es tu enemiga

Ya estoy viejo y maltratado con problemas de salud. Apenas soy capaz de llevar mi cruz. Pero estoy donde quiero estar. Cerca de Dios, cerca de su iglesia y apreciando la verdad que rechacé durante tantos años.

La Iglesia, sin embargo, debe disculparse por sus sacerdotes y obispos pro-homosexuales que están poniendo las almas de los homosexuales en grave peligro por no darles la verdad en el Evangelio.

En Cristo,

Br. Christopher Sale
Fundador de los Hermanos del Padre Pio