San Pedro Damián juzga al Pro-sodomita Bergoglio

apostasia bergoglio apoyando el vicio

San Pedro Damián: “¿Me pregunto, Oh abominables sodomitas , por qué después de buscar con tan ardiente ambición la altura de la dignidad eclesiástica ? ¿Por qué buscan con tanto anhelo atrapar a la gente de Dios en la red de la perdición de ustedes? «

 

bergoglio confirmando a su alumno en el vicio de la sodomia

Condena de San Pedro Damián en contra del pecado de la Sodomía :
“… seguramente preferiría ser arrojado al pozo, como José, quien informó a su padre del crimen de sus hermanos, que sufrir la pena de la ira de Dios, por ser como Eli, quien vio la maldad de sus hijos y permaneció en silencio. (Sam 2:4) … ¿Quién soy yo, cuando veo esta práctica pestilentes prosperar en el sacerdocio para convertirse en el asesino de otra alma atreviéndose a reprimir mis críticas en la espera del reconocimiento de los juicios de Dios? … ¿Cómo, de hecho, he de amar a mi prójimo como a mí mismo si por negligencia permito que la herida persista en su corazón, de la cual estoy seguro de que va a morir brutalmente, ? … [48] ”Así que nadie me condene la manera como yo argumento en contra de este vicio mortal, no busco el deshonor, sino más bien la ventaja de promover el bienestar de mi hermano. ‘ Cuídense de no aparecer parcial al delincuente mientras que ustedes persiguen a quien lo esta corrigiendo. Si se me permite ser indultado en el uso de las palabras de Moisés: “El que este con el Señor, que lo esté conmigo.”(Ezequiel 32:26)”.[49]

 

La sodomía mata el cuerpo y lanza el alma en el abismo

La sodomía no debe ser considerada como un vicio ordinario pues ultrapasa en gravedad todos los demás pecados, pues mata el cuerpo, lanza el alma en el abismo, ensucia la carne, apaga la luz de la razón, expulsa el Espíritu Santo del templo del alma e introduce el demonio instigador de la lujuria. La sodomía induce al error, expulsa la verdad del espíritu engañado, engaña al peregrino y lo proyecta en el abismo de donde no puede más salir, abriéndole las puertas del infierno, cerrándole la entrada en el Paraíso, transformándolo de ciudadano de la Jerusalén Celeste en heredero de la Babilonia Infernal. Esta torpeza es considerada justamente el peor de los crimines pues es el único que provoca la venganza divina, por violar la austeridad, sufocar el pudor, tornar esclava la castidad, matar irrecuperablemente la virginidad con la violencia del contagio impuro pues todo sucia, todo mancha, haciendo imposible sobrevivir nada que sea puro, casto y limpio. (San Pedro Damián. Liber Gomorrhianus, XVI: PL: 145, 175-176)

bergoglio apoyando a los sodomitas

“[El vicio de la sodomía] conduce al error, elimina totalmente la verdad de la mente engañada… Se abre al Infierno y cierra las puertas del Paraíso.” “[El vicio de la sodomía] Lo moviliza a pertenecer a la milicia de los espíritu maligno. Le Obliga a luchar una abominable guerra contra de Dios. [El vicio de la sodomía] separa a la infeliz alma de la compañía de los ángeles, privándolo de su excelencia, llevándolo cautivo bajo su yugo dominante.”(…) Una vez que esta serpiente venenosa ha hundido sus colmillos en este desgraciado, le priva de toda sentido moral, su memoria falla, y la visión de la mente se oscurece. Sin tener en cuenta a Dios, él también se olvida de su propia identidad.” ☧ St. Peter Damian -Liber Gomorrhianus ad Leonem IX Romanum Pontificem

ROMA (LifeSiteNews) – El «cáncer» de la sodomía entre los sacerdotes amenaza con derribar la ira de Dios sobre la Iglesia, según un santo y doctor de la Iglesia católica que dirigió una crisis similar en el sacerdocio hace más de 900 años .

“Lo cierto es que la espada de la ira divina se avecina al ataque, a la destrucción de muchos.”

“Este vicio [de la actividad sexual con el mismo sexo] es la muerte de los cuerpos, la destrucción de las almas, contamina la carne, apaga la luz de la inteligencia, expulsa el Espíritu Santo del templo del corazón humano, hace que entre el diablo fomentador de la lujuria, lanza en la confusión, y elimina la verdad por completo de la mente engañada ”.

“Prepara trampas al que camina, cierra la boca del pozo a quien en él cae; abre el infierno, cierra las puertas del Paraíso, transforma al ciudadano de la Jerusalén celeste en habitante de la Babilonia infernal: secciona un miembro de la
Iglesia y lo arroja a las codiciosas llamas de encendida Gehenna”.

sodoma y gomorra


Santa Hildegarda: La homosexualidad es la suprema ofensa contra Dios

 

Anuncio publicitario