Comentarista en artículo de Sandro Magíster compara la personalidad inestable de Bergoglio con la del pedófilo Marcial Maciel

Settimo Cielo Sandro Magister 2 Marzo 2018

Bergoglio revelado. Dime cómo hablas y te diré quién eres

 «Por tantos rasgos, Bergoglio me recuerda a Marcial Maciel, el carismático fundador de los Legionarios de Cristo. También a él, al Papa, hay que descifrarle desde una perspectiva psicológica antes que teológica. Estoy convencido de que parte de su secreto esté en su familia de origen de la que, en definitiva, sabemos poquísimo y de la que él mismo habla poco y de manera evasiva. Me impresiona, entre otras cosas, la figura de la hermana, María Elena [en la foto], con ese aspecto de vagabunda y su extravagante manera de ser.

Tanto Bergoglio como Maciel tienen, tenían en común una personalidad fuerte, carismática, pero de ese carisma superficial propio de las personalidades inestables. Ambos son, eran alérgicos a la profundización, al trabajo intelectual. Ambos son, eran, maestros del arte de la disimulación y con un instinto especial para aferrar los puntos vulnerables de los interlocutores y doblegarlos a sí mismos. Ambos con una energía psíquica fuera de lo común. Ambos implacables y vengativos con los enemigos, cuando son más débiles que ellos».

En observaciones autobiográficas, Francisco confesó que de vez en cuando había experimentado sentimientos de omnipotencia y desolación, de desorientación y de deseo de compensación, en un equilibrio psicológico que nunca se resolvió. ¿Eso no suena como inestabilidad mental?


Tema relacionado:

Murió el jesuita que desaconsejó como Obispo a Bergoglio por tener una personalidad desequilibrada.

no-seas-egoista-bergoglio-enojado

Bergoglio “el humilde y misericordioso ” “profiere maldiciones y utiliza un lenguaje profano ” y tiene “arrebatos de rabia” con creciente regularidad!

Jorge Bergoglio le enseñó a su sobrino-AHIJADO a MALDECIR

Relató Elena Bergoglio, “cuando ya vestía sotana”, Bergoglio enseñó a su sobrino, que también se llama Jorge y es su ahijado, a decir malas palabras, con mucho disgusto de su madre. Esto desembocó en una situación embarazosa cuando su hermano empezó a predicar “en una importante Misa” con muchos sacerdotes; su hijo, viendo con sorpresa a su tío en el púlpito, asombrado gritó una “palabra muy mala” que todos pudieron oír. “Después de la Misa, Jorge se acercó a nosotros y no podía parar de reír”. María Elena también recuerda que su hermano, mojaba en whisky el chupete del pequeño.

Anuncio publicitario