El periódico de la conferencia Episcopal Italiana Avvenire, contrató al militante ateo Sergio Staino y le paga para dibujar blasfemias

sergio militante ateo blasfemo periodico obispos italianos

El diario  Avvenire, de la Conferencia Episcopal Italiana, recientemente publicó  un cómic blasfemo y sacrílego pero Bergoglio no ha salido a defender el honor y los derechos de Dios. Bergoglio es un pastor inútil que ha permitido que el Periódico de los obispos italianos blasfemen impunemente a Jesucristo. Si le pusiéramos un contador a esta noticia sobre esta injuria cometida contra Dios nos daríamos cuenta que pasaría todo el año  entero y esta blasfemia sacrílega  también  quedarían impune.

Esta negligencia de Bergoglio es un acto de impiedad contra Dios como lo  enseña Santo Tomas de Aquino: “Si soportar las injurias que nos alcanzan personalmente (y respetar a las personas que las profieren) es un acto virtuoso, soportar las que atañen a Dios es el colmo de la impiedad”  

El periódico de la conferencia Episcopal Italiana Avvenire, contrató   al militante ateo Sergio Staino y le paga para dibujar blasfemias.

Esta no es la primera vez que el diario de los obispos italianos permite que el caricaturista satírico ateo comunista Sergio Staino blasfeme impunemente a Dios, este ateo militante blasfemo trabaja en Avvenire donde tiene una sección de viñetas blasfemas llamada ‘Hello Jesus‘. La blasfemia es un pecado contra el Primero y Segundo Mandamiento de la Ley de Dios.  

Obispos italianos unidos con el enemigo

es.news El diario de los obispos italianos, Avvenire, contrató como caricaturista a Sergio Staino, el editor en jefe de L’Unità, el cual fue fundado como diario oficial del Partido Comunista Italiano.

Staino es el presidente honorario de la Unión de Racionalistas Ateos y Agnósticos, un grupo de odio que opera con eslogans como “la mala noticia es que Dios no existe. La buena noticia es que no lo necesitas”.

Antonio Socci comenta: “Staino es el hombre perfecto para el diario de la Conferencia Episcopal Italiana que desagrada a los creyentes”. gloria tv news

comunistas bergoglianos

Entrevistado por el propio “Avvenire” el día de su debut, Staino ha relatado que hace tiempo, cuando Carlo Petrini, el fundador de Slow Food, le refirió al Papa Francisco en una “larga llamada telefónica” que a la madre de Staino, en el lejano 1948, se le había negado la absolución sacramental por haber votado al partido comunista, el Papa soltó riéndose: “Dígale a la madre de ese amigo suyo que esa absolución se la doy yo”. Sandro Magister

 

El que blasfema peca directamente contra el I y II mandamientos de la ley de Dios.
Catecismo de la Iglesia Católica, el 2148:

“La blasfemia se opone directamente al segundo mandamiento. Consiste en proferir contra Dios —interior o exteriormente— palabras de odio, de reproche, de desafío; en injuriar a Dios, faltarle al respeto en las expresiones, en abusar del nombre de Dios. Santiago reprueba a “los que blasfeman el hermoso Nombre (de Jesús) que ha sido invocado sobre ellos” (St 2, 7). La prohibición de la blasfemia se extiende a las palabras contra la Iglesia de Cristo, los santos y las cosas sagradas. Es también blasfemo recurrir al nombre de Dios para justificar prácticas criminales, reducir pueblos a servidumbre, torturar o dar muerte. El abuso del nombre de Dios para cometer un crimen provoca el rechazo de la religión.
La blasfemia es contraria al respeto debido a Dios y a su santo nombre. Es de suyo un pecado grave”.

Esta blasfemia es herética y contumaz:

“Blasfemia Herética, cuando es un insulto a Dios que envuelve una declaración contraria a la fe”.
“Blasfemia Contumaz, cuando se hace por desprecio o indignación hacia Dios”.

 

Dios Maldice en la Escritura al Pastor inútil y al Pastor que es negligente en hacer el trabajo del Señor.

Zacarías 11:17  ¡Ay del pastor inútil que abandona el rebaño! ¡Que caiga la espada sobre su brazo y su ojo derecho! ¡Que se le quede seco el brazo y completamente ciego el ojo!»

Jeremías 48:10 Maldito aquel que ejecuta de mala fe y con negligencia la obra que el Señor le manda…

 

Dios también castigó  al Rey Saúl  por desobedecer sus ordenes. Esta negligencia de Bergoglio nos demuestra que no es papa porque no cumple la función de un papa que es velar por los intereses de Dios y trabajar para la salvación de las almas.

Isaías 56:10 Ciegos son todos sus atalayas, ignorantes todos, perros mudos impotentes para ladrar, visionarios, dormilones y aficionados a sueños vanos.

Dentro de las funciones del Romano pontífice se encuentran: nombrar o destituir obispos, Promover, aclarar y establecer la sana doctrina; descubrir y condenar errores; prohibir los libros que no deben leer los católicos, supervisar las conferencias episcopales, excomuniones. El canon 219 establece que “el Romano Pontífice legítimamente elegido, tan pronto como hubiere aceptado la elección, recibe por derecho divino la plenitud de la jurisdicción suprema”
El canon 220 establece que hay asuntos de mayor importancia que están reservados exclusivamente a ser tratados por el Romano Pontífice. Tiene autoridad en todas las materias de fe, de moral, de disciplina y de gobierno.  ‘El papa puede siempre, en virtud de su potestad plena, hacer en toda la Iglesia aquello que no es contrario a la fe, al estatuto fundamental de la Iglesia, al derecho divino y al derecho natural.’ 

Sin embargo  vemos que Bergoglio ha profanado la casa de Dios y ha permitido que los suyos también la profanen.  Bergoglio tendrá que rendir cuentas ante Dios y su infidelidad y traición  será  castigada así como  Dios castigó  a Elí  por permitir que sus hijos sacerdotes profanaran la Casa de Dios.  Bergoglio no defiende los derechos de Cristo porque No es vicario de Jesucristo. Bergoglio en lugar de excomulgar a los sacerdotes infieles asciende a los curas sodomitas que se rebelan contra Dios. Bergoglio ha usurpado a Cristo y no trabaja  a su servicio sino  en su contra.

Santo Tomás Cayetano, O.P. Teólogo y Cardenal
Señala que el famoso axioma “Ubi Petrus, ibi Ecclesia” (Donde esta Pedro esta la Iglesia) es válido sólo cuando actúa y se comporta como un Papa, porque Pedro “está sujeto a los deberes del Oficio” de otra manera,  “ni la Iglesia esta en él, ni él está en la Iglesia.”
San Agustín reprende a los obispos negligentes: El obispo que no sirve a los fieles (predicando, guiando) es  solamente foenus custos (guardian de paja), un espantapájaros colocado en los viñedos para que los pájaros no coman las uvas ( Miscel. Agust., Roma 1930, 1, 568).
En la Iglesia hay muchos que, siendo cristianos pero sin ser prelados, llegan a Dios; ellos andan, sin duda, por un camino tanto más fácil y con un proceder tanto menos peligroso cuanto su carga es más ligera. Yo, en cambio, además de ser cristiano, soy obispo; por ser cristiano deberé dar cuenta a Dios de mi propia vida, por ser obispo deberé dar cuenta de mi ministerio. (S. AGUSTIN, Sermón 46, sobre los pastores).
Santo Tomás  de Aquino: A la omisión le es debida la pena de daño y la pena de sentido, por razón de la raíz de que procede, aunque no implique necesariamente la adhesion temporal a ningún bien mudable ( Suma Teologica, 2-2, q. 79, a. 4 ad 4).
De la Regla pastoral del Papa san Gregorio Magno (Libro 2, 4: PL 77, 30-31)

El pastor debe saber guardar silencio con discreción y hablar cuando es útil, de tal modo que nunca diga lo que se debe callar ni deje de decir aquello que hay que manifestar. Porque, así como el hablar indiscreto lleva al error, así el silencio imprudente deja en su error a quienes pudieran haber sido adoctrinados. Porque, con frecuencia, acontece que hay algunos prelados poco prudentes, que no se atreven a hablar con libertad por miedo de perder la estima de sus súbditos; con ello, como lo dice la Verdad, no cuidan a su grey con el interés de un verdadero pastor, sino a la manera de un mercenario, pues callar y disimular los defectos es lo mismo que huir cuando se acerca el lobo. Por eso, el Señor reprende a estos prelados, llamándoles, por boca del profeta: Perros mudos, incapaces de ladrar. Y también dice de ellos en otro lugar: No acudieron a la brecha ni levantaron cerco en torno a la casa de Israel, para que resistiera en la batalla, el día del Señor. Acudir a la brecha significa aquí oponerse a los grandes de este mundo, hablando con entera libertad para defender a la grey; y resistir en la batalla el día del Señor es lo mismo que luchar por amor a la justicia contra los males que acechan. ¿Y qué otra cosa significa no atreverse el pastor a predicar la verdad, sino huir, volviendo la espalda, cuando se presenta el enemigo? Porque si el pastor sale en defensa de la grey es como si en realidad levantara cerco en torno a la casa de Israel. Por eso, en otro lugar, se dice al pueblo delincuente: Tus profetas te ofrecían visiones falsas y engañosas, y no te denunciaban tus culpas para cambiar tu suerte. Pues hay que tener presente que en la Escritura se da algunas veces el nombre de profeta a aquellos que, al recordar al pueblo cuán caducas son las cosas presentes, le anuncian ya las realidades futuras. Aquellos, en cambio, a quienes la palabra de Dios acusa de predicar cosas falsas y engañosas son los que, temiendo denunciar los pecados, halagan a los culpables con falsas seguridades y, en lugar de manifestarles sus culpas, enmudecen ante ellos. Porque la reprensión es la llave con que se abren semejantes postemas: ella hace que se descubran muchas culpas que desconocen a veces incluso los mismos que las cometieron. Por eso, san Pablo dice que el obispo debe ser capaz de predicar una enseñanza sana y de rebatir a los adversarios. Y, de manera semejante, afirma Malaquías: Labios sacerdotales han de guardar el saber, y en su boca se busca la doctrina, porque es mensajero del Señor de los ejércitos. Y también dice el Señor por boca de Isaías: Grita a plena voz, sin cesar, alza la voz como una trompeta. Quien quiera, pues, que se llega al sacerdocio recibe el oficio de pregonero, para ir dando voces antes de la venida del riguroso juez que ya se acerca. Pero, si el sacerdote no predica, ¿por ventura no será semejante a un pregonero mudo? Por esta razón, el Espíritu Santo quiso asentarse, ya desde el principio, en forma de lenguas sobre los pastores; así daba a entender que de inmediato hacía predicadores de sí mismo a aquellos sobre los cuales había descendido.

Y ninguno diga: yo no sirvo para amonestar, no soy idóneo para exhortar. Haz lo que puedas, para que no se te pida cuenta en los tormentos de lo recibido y mal guardado (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 4 sobre los Evang.).

¿Habéis visto qué peligroso es callar? El malvado muere, y muere justamente; muere por su culpa y por su mala conducta; pero la negligencia del mal pastor lo llevó a la muerte. El malvado hubiera podido encontrar en su pastor al pastor de vida [ ..] pero, como su pastor era negligente, el malvado no pudo oir la voz de aquel que precisamente fue constituido prelado y vigilante para amonestar al pueblo; así el malvado murió con toda justicia, pero el prelado también recibirá el castigo merecido. (S. AGUSTIN, Sermón 46, sobre los pastores).

 

 

Anuncios