Bergoglio ignoró las súplicas de las víctimas de fraude de Maradiaga

unnamed

Tegucigalpa. El periódico italiano L’Espresso publicó este 2 de marzo un nuevo reportaje donde denuncia al cardenal hondureño, Óscar Rodríguez Maradiaga, de haber envuelto con engaños a un ex jefe del Cuerpo Diplomático del Vaticano en un negocio que al final se convirtió en una estafa.


EMILIANO FITTIPALDI

02 de marzo de 2018
“Escribiste bien. El cardenal Oscar Maradiaga, la mano derecha del Papa Francisco, nos ha  engañado.  En 2012, nos  empujó a  mí y a mi esposo a invertir una gran cantidad de dinero en un fondo de inversión de Londres. Administrado por un amigo musulmán, Youssry Henien, quien luego desapareció en la nada con nuestro dinero. Le conté todo al Papa Francisco, incluso antes de la vista del apostólico que realizó una investigación en Honduras. Pero ha pasado un año y ni yo ni otras víctimas hemos obtenido justicia. Es una pena mi esposo y yo hemos dado la bienvenida a nuestro hogar a Maradiaga durante 40 años, y él ha pagado de esta manera”.
Martha Alegria Reichmann muestra sus fotos y sus hijas junto con el cardenal. “Nos traicionó, nos destruyó”, repite como si aún no estuviera segura de lo que sucedió. Todos en el Vaticano lo saben. Martha es en realidad la esposa del ex poderoso Decano del Cuerpo Diplomático del Vaticano, Alejandro Valladares, durante 22 años embajador de Honduras en la Santa Sede. Un buen amigo del Secretario de Estado Pietro Parolin, quien hizo un elogio fúnebre a finales de 2013.
L’Espresso se puso en contacto con  Reichmann después de escuchar que el Papa había abierto una investigación sobre la diócesis de Tegucigalpa, la sede episcopal del cardenal Maradiaga. No cualquier cardenal, sino un prelado muy cercano a Bergoglio, que se convirtió en su principal consejero tras su elección al trono de Petrine. Coordinador de C9, el grupo de nueve cardenales que  asesoraron al pontífice en la gestión de la Iglesia universal y en la reforma de la curia en mayo de 2017, él y su ayudante Juan Pineda obispo fueron acusados ​​de hechos graves por parte de varios testigos hondureños, que entregaron las declaraciones juradas a Pedro Casaretto, el obispo argentino enviado por Francisco para investigar una diócesis que ha sido durante mucho tiempo motivo de charlas continuas.

El informe de casi un año está en manos del pontífice, que por el momento no ha tomado ninguna decisión al respecto. Las personas escuchadas son cincuenta, y entre ellas está la viuda de Valladares.

“Dudé en que lo entrevistara porque esperaba hasta el final que se hiciera justicia sin levantar un escándalo público. 40 años de amistad fraternal me vinculó al cardenal Maradiaga. Compartimos cosas buenas y malas, pero la confianza en ellas siempre ha sido ciega. Y viceversa Cuando regresó a nuestro hogar después del último cónclave, contó lo sucedido. Incluso nos dijo que había convencido a Bergoglio para que aceptara la investidura, porque inicialmente el Papa habría dicho que no estaba en perfecto estado de salud, le preocupaba tener un solo pulmón. La intimidad fue absoluta. Él nos dijo a mi esposo y a mí que éramos su familia. Él sabe muy bien que mi esposo gastó mucho dinero en el Vaticano en 2001 para ayudarlo a convertirse en cardenal. En ese momento, Maradiaga ciertamente tenía muchos méritos.
Como ya se ha explicado a Casaretto hace casi un año (“yo estaba en Tegucigalpa, el visitador apostólico llama cincuenta testigos para presentar nuestras quejas en contra de Pineda. Las declaraciones fueron hechas delante de un crucifijo y con una mano en la Biblia” ), Reichmann confirma que la historia comienza en 2012,cuando el Cardenal le sugiere a ella y al Decano del Cuerpo Diplomático que hagan una inversión con una compañía londinense, Leman Wealth Management. “Era un invitado en nuestra casa en Roma, como siempre cuando vino al Vaticano desde Honduras. Una noche fue él quien puso el discurso de Leman en el medio, de repente. Mi esposo y yo nunca habíamos escuchado el nombre de la empresa ni la de su propietario. Maradiaga nos aseguró que esta situación financiera era seria y realizó inversiones en Suiza, Alemania y otros países europeos. Destacó que la inversión permitió altas tasas de interés y que estaba más que seguro, y agregó que él también había invertido el dinero de la diócesis de Tegucigalpa”.
marandiaga
Maradiaga, dijo hace un mes luego que el E’spresso publicó que la Diócesis de Tegucigalpa recibía cada mes 35,00 euros, que ese dinero lo pasó a los necesitados. Sin embargo, hoy “no hay rastro de las sumas de la universidad”. Pero también negó enérgicamente que el arzobispado (Pineda) haya autorizado alguna vez “este tipo de inversiones”, incluso negando que conociera la sociedad de Henien. En resumen, no acepta ninguna acusación de “intermediación fraudulenta”.
La viuda niega con la cabeza agachada dijo: “Mi esposo era muy escéptico sobre la operación. Pero lo persuadió la insistencia del cardenal, quien nos dijo que había hecho los controles necesarios y que todo estaba limpio y seguro. Fue Maradiaga quien nos dio los contactos del Sr. Henien”. Los dos amigos del Cardenal deciden intentarlo, conocen al financiero londinense y le confían todos sus ahorros. El monto se especifica en los documentos que posee el E’spresso. Sin embargo, después de un año, cuando el embajador está muerto, la viuda y sus hijas se dan cuenta de que algo anda mal. No hay nada en las cuentas donde Henien dijo que había ahorrado toda su vida. El financiero es imposible de rastrear. Los resultados de Leman Wealth Menagement de los datos de la Cámara de Comercio de Londres se cerraron en noviembre de 2012.
“Nos dimos cuenta de que fuimos engañados. Hicimos investigaciones y descubrimos que este financista ya había terminado en el pasado en situaciones similares. Intenté contactar a Maradiaga, pero me negaron durante meses y meses. Fui a la catedral de Tegucigalpa cuando celebró misa, y me las arreglé para intercambiar algunas palabras. Me dijo que era una parte lastimada como nosotros, que él también había perdido dinero de la Diócesis, pero me pidió discreción. Le dije que ya había confiado el caso a un bufete de abogados italiano con sede en Londres, pero que los costos del caso eran muy altos. Se ofreció a ayudarnos y nos dio el dinero para comenzar los procedimientos legales. En esa misma ocasión, me ordenó que nunca dijera que fue él quien nos presentó a Henien”.
La viuda del embajador sabe que sus acusaciones son fuertes. “Te vi después de su primera investigación, dijo que habría un complot contra el Papa. Pero es ridículo pensar que yo y mis hijos, los amigos cardinales para siempre, mentimos e inventar una historia como daño a una persona a quien le dimos todo. El Santo Padre, a quien conocí el pasado mes de noviembre, ordenó una investigación sobre Pineda. Un hombre a quien Maradiaga ha estado protegiendo durante años. También me contactaron porque hace cinco años denuncié a Pineda por robo, también traicionó a mi esposo cuando estaba en agonía y no tenía los medios para defenderse. Le dije a Casaretto que mi queja estuvo oculta durante años, Maradiaga, a quien todavía considero un faro, había insistido fuertemente en que no la presentara.
De hecho, en el informe de Casaretto hay algunos informes de sacerdotes y ex seminaristas muy detallados y muy serios sobre el comportamiento del prelado al que Maradiaga se refirió como su auxiliar. “Sus víctimas ahora viven con miedo, porque han informado a Pineda y se han dado cuenta de que no ha pasado nada. Entendieron que Pineda está protegida por Óscar, y me parece claro que Maradiaga está protegido por el Papa”.
bergoglio y marandiaga
Desde el Vaticano, a pesar de los intentos realizados, nadie ha querido hasta ahora comentar las acusaciones de Marta, ni las de los otros testigos contra Pineda y el cardenal. El dossier de Casaretto terminó primero en la Congregación de Obispos, luego en el cajón de Francisco. “Solicité una audiencia con el Papa y fui recibido por él el 21 de noviembre. Me dijo que estaba al tanto de toda mi historia y que ya había dado instrucciones a la secretaría de Estado para resolver todo”. Martha espera recuperar el dinero perdido de Henien, quizás con una intervención del hombre que los puso en contacto. “Han pasado tres meses, hablé con Parolin y sus secretarios, quienes me propusieron hace unos días un encuentro para solucionar con Maradiaga en el Vaticano. Esperaba mucho. Pero después de una larga espera, la reunión se omite. ¿Es posible que un cardenal ignore los deseos del Papa? He oído que se refiere a mí como loca, y que nunca tendré éxito en recuperar lo que he perdido. Puede ser. Pero estoy cansada de que me molesten, y decidí contar todo el dolor que me causó. Soy la primera víctima en dar este paso, pero sé que otros seguirán mi ejemplo”.
La viuda cierra su bolso y se levanta. No sabemos si tiene la evidencia necesaria para convencer al Papa de la veracidad de sus acusaciones contra su diestro y sus más leales. Pero ciertamente no parece una loca, ni una conspiradora peligrosa que pertenece a alguna facción conservadora que quiere golpear las reformas de Francisco. “Espero que el Papa me ayude. Me saludó con palabras de consuelo, prometiendo que tendría justicia. Me dijo que era un padre lleno de amor”.
Puede ver aquí la publicación del periódico italiano L’Espresso: «Ingannati e traditi, mi hanno rubato tutto». Le accuse contro il braccio destro del papa
Capture
 angel osoro maradiaga

Noticia relacionada:
Anuncios

Un comentario en “Bergoglio ignoró las súplicas de las víctimas de fraude de Maradiaga

  1. Pingback: ‘Allí te quedas’ Bergoglio ratifica a Maradiaga ‘cómplice de pederastia’ denunciado por corrupción como arzobispo de Tegucigalpa | Enraizados en Cristo

Los comentarios están cerrados.