Tiranía: Autor de «El Papa Dictador» suspendido por la Orden de Malta

Mons. Athanasius Schneider, obispo de Kazajistán señala que es una tiranía:
“Cuando, en una iglesia, llegamos al punto en el que los fieles, sacerdotes y obispos tienen miedo de decir algo, como en una dictadura, esta no es la Iglesia”.

POPE VATICAN NUNCIOS

es.news Henry Sire, el autor del brillante libro “El Papa Dictador”, ha sido suspendido como miembro de la Orden de Malta porque [supuestamente] ha quebrantado su Constitución al escribir el libro.

Sire ha vivido en Roma durante cuatro años (2013-2017) en el Palacio de los Caballeros en Roma. Es amigo de Matthew Festing, quien fue removido por el papa Francisco en enero de 2017 como Gran Maestre de los Caballeros.

Ahora es evidente por qué el libro de Sire debió ser publicado con un seudónimo.gloria tv news


@DefendTruth Comenta: «Henry Sire está suspendido por la Orden de Malta debido al capítulo en @DictatorPope sobre la Orden de Malta y la debacle de la Santa Sede. Sin embargo, el hombre que comenzó la crisis mediante la distribución de condones, Albrecht von Boeselager, no está suspendido sino promovido.


8 de febrero de 2017 (LifeSiteNews ) – La reforma de Francisco de los Caballeros de Malta podría deshacer el «corazón» de la Orden y poner fin a su constitución de 900 años de antigüedad.
Uno de los poderes de Becciu sería revisar los posibles cambios constitucionales según las intenciones de (Bergoglio) ➳ Así como Bergoglio vacío la pontificia academia que ya no es pro-vida.

Bergoglio escribió a Becciu: «Te delego todos los poderes necesarios para determinar cualesquiera cuestiones que puedan surgir en relación con la ejecución del mandato que se os ha encomendado». «Con el nombramiento de Becciu,
el Cardenal Burke dejará de tener influencia en exactamente los dos dominios que componen su especial y única misión, quedando ésta así, de hecho, anulada.»

es.news Según informa el 22 de enero Il Fatto Quotidiano, Becciu actúa como un “Papa italiano”, a causa de su capacidad para controlar asuntos internos, como si él fuera el jefe de los obispos italianos.

angelo becciu

Angelo Becciu fue quien actuando arbitrariamente en contra de las enseñanzas de la Católica reprendió injustamente al  Padre Cavalcoli de Radio María  que afirmó que los terremotos eran un castigo divino (por las uniones civiles homosexuales)

«Terremoto un castigo divino», el Vaticano deplora a Radio María. Angelo Becciu condenó las declaraciones del sacerdote: «Estas son declaraciones ofensivas para los creyentes y escandalosas para los que no creen«, y dijo que estas declaraciones correspondían al periodo «PRE-CRISTIANO»

Mensaje de la Virgen en la Salette: los pecados de los hombres son la causa de todos los males que suceden en la Tierra.

El aborto, la homosexualidad y la blasfemia contra Dios son los principales pecados que causan los terremotos.

sacerdote castigado por Bergoglio

Bergoglio y Angelo Becciu injustamente castigaron al Padre Cavalconi y lo suspendieron  a divinis por haber dicho que los terremotos son consecuencia del pecado original.

Bajo el mando de Bergoglio el “lobby gay  que ahora controla el  Vaticano” persigue a un sacerdote católico.

Capture

Portavoz pro-gay del Vaticano, P. Rosica ataca a arzobispo por defender la enseñanza católica sobre la homosexualidad, bajo el mando de Bergoglio.

 

Sandro Magister: «El secretario de Estado vaticano Pietro Parolin y su sustituto Angelo Becciu han crecido en la escuela del cardenal Agostino Casaroli, gran diplomático en tiempo del imperio soviético, y han sido nuncio uno en Venezuela y el otro en Cuba respectivamente. Conocen sus dossiers y parece que Francisco se atiene diligentemente a sus instrucciones.

Cardenal Müller critica el sistema de espionaje vaticano

Vaticano quiere desenmascarar al autor de “El Papa dictador”

El autor anónimo dijo a Catholic Herald el 13 de diciembre, a través de un correo electrónico, que él será desenmascarado eventualmente, dado que la maquinaria vaticana ha llevado el espionaje a un nuevo nivel.

Según él, en Inglaterra una persona fue identificada incorrectamente en un tema como el autor e inmediatamente recibió llamadas telefónicas amenazantes desde Roma. es.news

Catholic Monitor: «En la lucha por el poder de Pell, un empleado de Parolin (el arzobispo Angelo Becciu) tomó medidas confusas y sospechosas sobre el ex Auditor General Libero Milone. El Auditor, sospechando que lo estaban espiando, contrató a un contratista externo que «determinó» que su computadora estaba «infectada con spyware para copiar archivos» según LifeSiteNews.com en su artículo del 28 de septiembre de 2017. «Ex auditor del Vaticano acusado de espionaje dice ‘oscuros’ juegos están pasando ‘en Roma.'»
De la Cigoña denunció en 2010 el sistema de Espionaje de Bergoglio
Retrospectiva: «Los peones de Bergoglio» por De la Cigoña

PEDACCHIO ESPÍA DEL CARDENAL BERGOGLIO
«De Roma viene lo que a Roma va». Roma depende en sus decisiones de la información que recibe y de cómo se prioriza la difusión y procesamiento de esa información. Lo sabe muy bien un gran ambicioso de poder, el Cardenal Arzobispo de Buenos Aires. El Cardenal Bergoglio sabe decir mentiras con verdades a medias –o infladas, o disimuladas, según convenga en cada caso. Pero no duda, cuando se hace necesario, en mentir pura y simplemente.
Lo cierto es que para tejer su red de poder e influencia sobre los obispos y sus nombramientos, así como sobre los sacerdotes y seminarios, sabe disparar difamaciones o calumnias y, por sobretodo, sabe direccionarlas arteramente. Lo hace a partir de adiestrados informantes quienes, violando la confidencialidad a la que los obliga el secreto pontificio, le informan acerca de todo lo que llega a Roma sobre los temas o personas que le interesan. Después, esos mismos informantes se encargan de «informar» o «cajonear la información» a las autoridades romanas, priorizando las agendas de manipulación del Cardenal –«El Jesuita», como lo llama el título de una obra comisionada para exaltarlo.

Anuncio publicitario

Viganò renunció como prefecto de Comunicaciones Bergoglio aceptó pero lo nombró como asesor de comunicaciones

es.news Francisco ha aceptado la renuncia de monseñor Dario Viganò como prefecto de la Secretaría para la Comunicación.

Fue reemplazado por monseñor Lucio Adrián Ruiz, ex responsable del Servicio de Internet en el Vaticano.

Esto sucede después que Viganó publicó y manipuló una carta que recibió como respuesta de Benedicto XVI.

Pero los verdaderos motivos para la renuncia de Viganó siguen siendo confusos, dado que en el Vaticano la incompetencia nunca fue un motivo para despedir a personas que se someten a sus superiores.

El papa Francisco nombró ahora a Viganò como “asesor” para el Dicasterio de la Comunicación, del cual Viganò fue prefecto hasta hoy.


Padre Hunwicke: que Viganò conserve su cargo es ‘una demostración pública de la corrupción moral en el corazón de este fallido pontificado’

RENUNCIA Y NOMBRAMIENTOSECRETUM MEUM MIHI Carta de Francisco con la que la acepta (la renuncia como prefecto), pero “nombrándolo como Asesor para el Dicasterio de la comunicación para poder dar su contribución humana y profesional al nuevo Prefecto al proyecto de reforma deseado por el Consejo de Cardenales, aprobado por mí y regularmente compartido. Reforma ahora llegada a su etapa conclusiva con la inminente fusión de L’Osservatore Romano al interior del único sistema comunicativo de la Santa Sede y la incorporación de la Tipografía Vaticana.”

 

 


El Vaticano se asocia con el patrocinador de seudo matrimonios homosexuales

Bergoglio se burla de nosotros los católicos. Dario Viganò  debió ser suspendido a Divinis.

Debió prohibírsele

• Todo trabajo pastoral por los fieles
• La celebración pública de la Eucaristía y la predicación a los fieles
• Confesar a los fieles
Código de Derecho Canónico
1391 Puede ser castigado con una pena justa, según la gravedad del delito:
1 quien falsifica un documento público eclesiástico, o altera, destruye u oculta uno verdadero, o utiliza uno falso o alterado;
2 quien, en un asunto eclesiástico, utiliza otro documento falso o alterado;
3 quien afirma algo falso en un documento público eclesiástico.