El cardenal apóstata Wuerl conocía las acusaciones de abuso del depredador homosexual McCarrick desde el 2004

 

 

bergoglio complice de depreadores y complices.PNG

“Usted tiene elementos suficientes para ‘justificar’ sus acciones y distinguir entre lo que significa encubrir crímenes o no confrontar problemas, y cometer algunos errores. Sin embargo, tu nobleza te ha llevado a no elegir esta forma de defensa. De esto, estoy orgulloso y gracias”.



Arquidiócesis de Washington contradice al cardenal Wuerl y confirma el “Testimonio” de Viganò

es.news Una acusación de “mala conducta” contra el cardenal Theodore McCarrick, de 88 años, fue presentada al entonces obispo de Pittsburgh, monseñor Donald Wuerl, de 78 años, ya en noviembre de 2004, informa el 10 de enero la CatholicNewsAgency.com.

Ahí se cita a Ed McFadden, el vocero de la arquidiócesis de Washington.

Wuerl fue el sucesor de McCarrick como cardenal de Washington. Renunció en octubre de 2018, pero está todavía a cargo como administrador apostólico de Washington.

La denuncia fue presentada en el 2004 por Robert Ciolek, un ex sacerdote reducido al estado laical. Él discutió frente a la junta de revisión diocesana de Pittsburgh contra un sacerdote de esa diócesis y mencionó otro delito supuestamente cometido por McCarrick.

En el 2004 Wuerl reenvío el informe al nuncio apostólico en Washington.

Pero en agosto de 2018 Wuerl insistió diciendo que él no sabia nada sobre las acusaciones contra McCarrick, reiterando que él nunca había escuchado rumores sobre ellas.

A pesar de la negación, el denunciante arzobispo Carlo Maria Viganò testificó en agosto de 2018 que él había discutido personalmente en varias ocasiones con Wuerl sobre las actividades de McCarrick.

La nueva declaración de la arquidiócesis de Washington es una confirmación independiente del “Testimonio” de Viganò, quien dijo también que Wuerl “miente descaradamente”.gloria tv news

 

Francisco encubrió a McCarrick desde 2013 y le levantó las sanciones que le había impuesto el Papa Benedicto XVI

Bergoglio astutamente ha venido reciclando a sus cómplices mientras acepta supuestas renuncias.

 

 

 

 

Anuncios