De Mattei: El ´Pontificado´de Francisco, seis años de hipocresía y mentiras

Entrevista exclusiva al profesor Roberto De Mattei, presidente de la Fundación Lepanto, realizada por el periodista italiano Aldo Maria Valli, quien ayudó a publicar el testimonio de Vigano en agosto de 2018. Como de costumbre, el profesor de Mattei ofrece su análisis y perspicacia franca y estimulante.

Aldo Maria Valli: Profesor De Mattei, no pasa un día sin que este pontificado cause nuevas confusiones y dudas a muchos de los fieles. La declaración sobre otras religiones hecha en Abu Dhabi ha suscitado gran preocupación. Parece que no hay forma de evitar el hecho de que sea problemático. ¿Cómo lo interpretas?

Profesor Roberto De Mattei: La declaración de Abu Dhabi hecha el 4 de febrero de 2019, firmada por el Papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar, afirma que “el pluralismo y la diversidad de las religiones, el color, el sexo, la raza y el idioma son queridos por Dios en su sabiduría, a través de la cual Él creó a los seres humanos”. Esta afirmación contradice la enseñanza de la Iglesia, que dice que la única religión verdadera es la religión católica. De hecho, es solo por la fe en Jesucristo y en su nombre que los hombres pueden alcanzar la salvación eterna (cf. Hechos 4:12).

El 1 de marzo, durante la visita ad limina de los obispos de Kazajstán a Roma, el Obispo Athanasius Schneider expresó su perplejidad ante el Papa Francisco por la declaración de Abu Dhabi. El Papa le respondió que “la diversidad de las religiones es solo la voluntad permisiva de Dios”. Esta respuesta es engañosa, porque parece admitir que la pluralidad de religiones es un mal permitido por Dios pero no querido por él. Cuando el obispo Schneider le expresó su objeción, el papa Francisco admitió que la frase “podría entenderse erróneamente”. Sin embargo, el Papa nunca corrigió ni rectificó su afirmación, y de hecho el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, a petición del Santo Padre, ordenó a todos los obispos que se ocuparan de la difusión generalizada de la declaración de Abu Dhabi para que “pueda convertirse en un objeto de investigación y reflexión en todas las escuelas, universidades e institutos de educación y formación”.

La interpretación que se está difundiendo es que la pluralidad de las religiones es algo bueno, no un mal que es simplemente tolerado por Dios. Me parece que estas contradicciones deliberadas son un microcosmos de todo el pontificado del Papa Bergoglio.

¿Cómo resumiría usted, como historiador de la Iglesia, los últimos seis años?

Como años de hipocresía y mentiras. Jorge Mario Bergoglio fue elegido porque parecía ser un obispo que era “humilde y profundamente espiritual” (así lo definió Andrea Tornielli en La Stampa), alguien que “reformaría y purificaría la Iglesia”. Pero nada de esto sucedió. El Papa no eliminó a los prelados más corruptos de la Curia Romana o de las diócesis individuales. Lo ha hecho solo cuando, como en el caso de McCarrick, se vio obligado a hacerlo por la opinión pública. En realidad, Francisco se ha revelado como un papa político, el papa más político del siglo pasado. Su persuasión política es la del peronismo de izquierda, que detesta, en principio, toda forma de desigualdad y se opone a la cultura y la sociedad occidentales. Cuando se transfiere al reino eclesiástico, el peronismo se une a la teología de la liberación y conduce a un esfuerzo por imponer la democratización sinodal en la Iglesia, lo que la despoja de su naturaleza esencial.

La cumbre sobre el abuso sexual parece como si ya hubiera sido olvidada. Estaba lleno de expresiones agradables que los principales medios de comunicación pregonaban, pero no conducía a nada nuevo. En general, ¿cómo juzga la forma en que la Santa Sede está abordando esta crisis?

De manera claramente contradictoria. Las normas contra el abuso que el Papa Francisco acaba de aprobar evitan el problema real, que es la relación entre los tribunales de la Iglesia y los tribunales civiles o, más ampliamente, la relación entre la Iglesia y el mundo. La Iglesia tiene el derecho y el deber de investigar y juzgar a los acusados ​​de delitos que violan no solo las leyes civiles sino también las leyes eclesiásticas, establecidas por la ley canónica. En este caso, es necesario abrir un juicio penal regular en un tribunal de la Iglesia que respete los derechos fundamentales del acusado y no esté condicionado por los resultados de ningún juicio civil.

Hoy, en cambio, en el caso del cardenal Pell, el Vaticano ha dicho que abrirá un juicio canónico, pero primero debe “esperar el resultado del proceso de apelación [civil]”. En el caso del cardenal Barbarin de Francia, condenado a seis meses de prisión con libertad condicional y también a la espera de un proceso de apelación, tampoco ha habido ningún anuncio de ningún juicio canónico. Cuando el cardenal Luis Francisco Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue llamado a declarar en el caso Barbarin por los jueces de Lyon, el Vaticano invocó la inmunidad diplomática, pero no lo hizo por el cardenal Pell. Esta política de diferentes estándares para diferentes personas es parte del clima de ambigüedad y duplicidad en que vivimos.

Durante este pontificado, se han introducido nuevas normas para la vida monástica, y en particular para el claustro. Algunas comunidades monásticas están muy preocupadas porque consideran que estas nuevas normas son una amenaza para la vida contemplativa. ¿Compartes esta preocupación?

Sí, parece que hay un plan para destruir la vida contemplativa. Aprecio mucho los artículos que ha dedicado a este tema en su blog. La constitución de la vida contemplativa de las mujeres Vultum Dei quaerere del 29 de junio de 2016 y la Instrucción Cor Orans del 1 de abril de 2018 son para suprimir todas las formas de autonomía jurídica y crear federaciones y nuevos organismos burocráticos como “estructuras de comunión”. La obligación de ser parte de estas estructuras significa que los monasterios pierden, de facto, su autonomía, que se disuelve en una masa anónima de monasterios que se están moviendo hacia la disolución de la vida monástica tradicional. La “normalización” modernista de los pocos monasterios que aún resisten la revolución sería una consecuencia inevitable. Sin embargo, la supresión jurídica de la vida contemplativa hacia la que nos estamos moviendo no significa el fin del espíritu contemplativo, que cada vez es más fuerte en respuesta a la secularización de la Iglesia. Conozco monasterios que han logrado asegurar la independencia jurídica de la Congregación para la Vida Religiosa y mantienen la vida monástica, apoyando a la Iglesia en esta crisis con su oración intercesora. Estoy convencido de que, como se dijo una vez, la oración de los claustros gobierna el mundo.

El sexto aniversario de la elección del papa Bergoglio ha pasado, incluso se sintió un poco apagado. Uno tiene la impresión de que incluso las personas que alguna vez lo apoyaron están comenzando a distanciarse de él. ¿Es equivocada esta impresión?

Sabemos que hay fuerzas que quieren destruir a la Iglesia. La masonería es una de ellas. Sin embargo, una batalla abierta contra la Iglesia nunca es productiva, porque, como escribió Tertuliano, la sangre de los mártires es la semilla de los cristianos. Y es por esto que, durante al menos dos siglos, un plan fue formulado por fuerzas anticristianas para conquistar a la Iglesia desde dentro.

Sabemos que en la década de 1960, la Unión Soviética y los regímenes comunistas de Europa del Este infiltraron muchos hombres en los seminarios y universidades católicas. Algunos de estos subieron la escalera y se convirtieron en obispos o incluso cardenales. Pero tal complicidad y actividad intencional no es necesaria para contribuir a la autodestrucción de la Iglesia. También es posible hacerlo con instrumentos desconocidos de alguien que manipula desde el exterior. En este caso, los manipuladores eligieron a los hombres más adecuados, hombres que mostraban debilidad doctrinal y moral, los influenciaron, los condicionaron y, en ocasiones, incluso los chantajearon. Los hombres de la Iglesia no son infalibles ni impecables, y el maligno constantemente les presenta las tentaciones a las que el Señor renunció (Mt 4: 1–11).

La elección de Jorge Mario Bergoglio fue dirigida por un lobby clerical, detrás del cual se puede ver la presencia de otros lobbies o potencias. Tengo la impresión de que los poderes eclesiásticos y los poderes externos a la Iglesia que trabajaron para la elección del papa Bergoglio no están satisfechos con los resultados de su pontificado. Desde su punto de vista, ha habido muchas palabras pero pocos resultados prácticos. Quienes patrocinan al papa Francisco están dispuestos a abandonarlo si no se produce un cambio radical. Parece que se le está dando una última oportunidad para “revolucionar la Iglesia” con el Sínodo Panamazónico el próximo octubre. Me parece que ya han enviado señales indicando esto.

¿A qué señales te refieres?

A lo que sucedió después de la cumbre sobre la pedofilia, que fue un evidente fracaso. Las grandes publicaciones de la prensa internacional, desde Corriere della Sera a El País, no ocultaron su decepción. Me parece que el anuncio hecho por la Conferencia de Obispos de Alemania por su presidente, el Cardenal Marx, de que convocarán un sínodo local que tomará decisiones vinculantes sobre la moral sexual, el celibato sacerdotal y la reducción del poder clerical, debe ser comprendido como un ultimátum. Es la primera vez que los obispos alemanes se expresan con tanta claridad. Parecen estar diciendo que si el papa no cruza el río, lo cruzarán ellos mismos. En ambos casos nos encontraríamos ante un cisma declarado.

¿Qué consecuencias tendría tal separación?

Un cisma declarado, aunque malvado en sí mismo, podría ser guiado por la Divina Providencia hacia el bien. Lo bueno que podría surgir es el despertar de tantas personas que están dormidas y comprender que la crisis no comenzó con el pontificado del papa Francisco, sino que se ha desarrollado durante mucho tiempo y tiene profundas raíces doctrinales. Debemos tener el coraje de volver a examinar lo que ha sucedido en los últimos cincuenta años a la luz de la máxima del Evangelio de que un árbol es juzgado por sus frutos (Mt 7: 16–20). La unidad de la Iglesia es un bien que debe preservarse, pero no es un bien absoluto. No es posible unir lo que es contradictorio, amar la verdad y la falsedad, el bien y el mal, al mismo tiempo.

Muchos católicos se sienten desanimados y traicionados. Nuestra fe nos dice que las fuerzas del mal no prevalecerán y, sin embargo, es difícil ver cómo salir de esta crisis. Humanamente hablando, parece que todo está colapsando. ¿Cómo saldrá la Iglesia de esta crisis?

La Iglesia no le teme a sus enemigos, y ella siempre gana cuando los cristianos luchan. El 4 de febrero en Abu Dhabi, el papa Francisco dijo que existe la necesidad de “desmilitarizar el corazón del hombre”. Creo, por el contrario, que existe la necesidad de militarizar los corazones y transformarlos en un Acies Ordinata, como el del 19 de febrero pasado, en una protesta de oración en la Piazza San Silvestro en Roma, que confirmó la existencia de una resistencia católica contra la autodestrucción de la Iglesia. Hay muchas otras voces de resistencia que se están haciendo escuchar.

Creo que debemos superar los muchos malentendidos que a menudo dividen las fuerzas de las personas buenas. En su lugar, debemos buscar una unidad de intención y acción entre estas fuerzas, mientras mantenemos nuestras legítimas identidades diferentes. Nuestros adversarios están unidos en su odio por el bien, por lo que debemos estar unidos en nuestro amor por el bien y por la verdad. Pero debemos amar un bien perfecto, un bien que sea completo y sin compromiso, porque el que nos sostiene con su amor y poder es infinitamente perfecto. Debemos poner toda nuestra esperanza en Él y solo en Él. Por esta razón, la virtud de la esperanza es la que más debemos cultivar, porque nos hace fuertes y perseverantes en la batalla en la que estamos luchando.

El original en italiano de esta entrevista se puede encontrar en el blog de Aldo Maria Valli.
OnePeterFive

Fuente: Diario 7

Anuncios