Bergoglio no tiene la fe católica. Le da igual un sacerdote que un hereje. Le da lo mismo una Misa que una predica de herejes

Lastima que al argentino The Wanderer le quede difícil admitir que un apostata no puede ser papa pero ya se va aproximando a la verdad, aunque este argentino no quiere reconocerlo pero al admitir que su ´papa´ no tiene la fe católica, esto quiere decir que un no católico no puede ser papa de nosotros los fieles católicos, porque no puede ser cabeza quien no es miembro de la Iglesia católica. Ya que los herejes, ni los apostatas forman parte del Cuerpo Místico de Jesucristo. Pobre el caminante the Wanderer que se engaña a si mismo porque tiene por papa a uno que no lo es. La Bestia que era y que no es. 

En esta rueda de Prensa quedó de manifiesto la pertinacia de la herejía del indiferentismo religioso de Bergoglio que tiene sus viejas raíces en Argentina.  Y el Magisterio de la Iglesia dicta que es invalida y nula la elevación de un hereje como Papa.  El mismo Bergoglio confiesa la obstinación de su herejía formal. Herejía que  ha sido condenada por la Iglesia y señalada como la mayor de las blasfemias. Bergoglio no tiene la fe católica sino que profesa públicamente los principios de la masonería y promueve una fraternidad masónica sin fe ni dogmas. El apóstata Bergoglio en contradicción con el Magisterio de la Iglesia cree que un cisma sin resolver es cosa del pasado y el asunto esta resuelto sin necesidad de arrepentimiento y permaneciendo  independientes sin aceptar la doctrina católica del papado con tal de que lo reconozcan solamente a él.

The Wanderer parece que desconoce que los ahora mal llamados ´ortodoxos´ hace tiempo cayeron en la apostasía de Amoris Laetitia. Es decir que se encuentran en plena comunión con la herejía  de Bergoglio.

Estos neo-ortodoxos heréticos están unidos a Bergoglio en la Herejía y él bien que lo sabe. Respondiendo a una pregunta sobre las comuniones sacrílega para adúlteros vueltos a casar Bergoglio dijo en la rueda de prensa el 29 de Julio del 2013: “Pero abro un paréntesis: los ortodoxos tienen una praxis diferente, ellos siguen la teología de la economía, hacen una segunda posibilidad y cierro paréntesis”.

De manera que para Bergoglio cualquier cliente o aliado que se le una a su herejía es bienvenido.  A él le da lo mismo si es luterano, musulmán, ateo, católico, ortodoxo o pagano, el que sea.  El mismo apostata Bergoglio le está diciendo  a sus seguidores que no  necesitan para salvarse de Cristo ni de la Iglesia, ni mucho menos de los dogmas, suplanta al papa para anular el dogma del papado: El Quien soy yo para juzgar a un cura Gay es la misma traición de un juez perverso que en lugar de Juzgar al delincuente juzga la Ley. Al negarse a juzgar al delincuente acorde con la Ley de Dios Bergoglio juzga al propio Dios y anula su ley, presentándose el mismo como mas misericordioso que Dios para ser adorado y usurpar el lugar que le corresponde a Dios, robándole su Gloria.

Bergoglio ha reinventado el papado, afirma hereje protestante

Papa Pío XII: Mystici Corporis Christi . sobre el cuerpo místico de Cristo:  Puesto que no todos los pecados, aunque graves, separan por su misma naturaleza al hombre del Cuerpo de la Iglesia, como lo hacen el cisma, la herejía o la apostasía.

Como nos comenta nuestro fiel hermano en Cristo apostolesdemaria : “Bergoglio, al desviarse del DEPÓSITO DE LA FE, ya no está unido a Cristo y no tiene autoridad: ni para enseñar ni para castigar… un hereje pierde esta jurisdicción. (Cf S Tomás. )”

El Masón Eliph Levi reveló  el plan masónico  en 1862 del falso papa: “… va a declarar que todas las excomuniones son levantadas y todos los anatemas se retraen, cuando todos los cristianos se unirán dentro de la Iglesia,cuando los Judíos y musulmanes va ser bendecido y llamado de nuevo a ella… ella permitirá que todas las sectas se acerquen a ella por grados y abrazará a toda la humanidad en la comunión de su “amor y oraciones”. Luego, los protestantes ya no existirán contra quien van a ser capaces de protestar ? el soberano pontífice será entonces verdaderamente el rey del mundo religioso, y él hará lo que quiera con todas las naciones de la tierra.

ONU DE RELIGIONES

Alta Vendita \ documento masónico: “Dentro de cien años… Los Obispos y sacerdotes pensarán que están marchando detrás de la bandera de las llaves de Pedro cuando en realidad van a seguir nuestra bandera… Las reformas tendrán que ser impuesta en nombre de la obediencia . ”
El 3 de abril de 1844, un líder de la Alta Venta nombrado Nubius escribió una carta a otro masón de alta posición. La carta habló un vez más sobre el plan de infiltrar a la Iglesia Católica, y el intento de poner a un «Papa» masón, que promoverá la religión de la masonería.

Bergoglio se burla de Cristo, de la Misa, del sacerdocio y anula la importancia vital de la Eucaristía.

“No esperemos que los teólogos lleguen a un acuerdo sobre la Eucaristía.”

«Caminar juntos es ya una unidad de los cristianos, pero no esperen que los teólogos se pongan de acuerdo para llegar a la Eucaristía. La Eucaristía se hace todos los días con la oración, con la memoria de la sangre de nuestros mártires, con las obras de caridad y deseándose el bien.

Y los tales progresistas que lo que buscan es el retroceso al paganismo aplauden al apostata Bergoglio.

BERGOGLIO SE BURLA DE CRISTO.PNG

Leamos lo que este  argentino escribió en su Blog

Francesco-e-Alessandro-Gisotti-volo-Viaggio-Apostolico-in-Romania_jpeg.jpg

miércoles, 5 de junio de 2019

Leí ayer la conferencia de prensa que ofreció en su viaje de regreso de Rumanía, en las que las preguntas giraron sobre todo en torno a la cuestión del ecumenismo. Veamos algunos párrafos destacados del magisterio aéreo pontificio:
“En una ciudad de Europa había una buen relación entre el arzobispo católico y el arzobispo luterano. El arzobispo católico debía ir al Vaticano un domingo a la tarde pero llamó para avisar que llegaría el lunes por la mañana. Cuando llegó me dijo: “Discúlpame [sí, tuteando al Papa] pero ayer el arzobispos luterano se tuvo que ir a una reunión y me pidió: `Por favor, ven a mi catedral para celebrar el culto’. ¡Esa es la hermandad! ¡Llegar a este punto!”.
Yo me permito dudar de la veracidad de la anécdota. Está más que demostrado que Bergoglio es mentiroso. Pero, en este caso, el problema no es que la situación haya ocurrido o no, sino que la relate el Sumo Pontífice y la presente como ejemplo. No voy a entrar a discutir todos los problemas canónicos y teológicos que supone el caso. Hagamos, en cambio, un ejercicio más sencillo: ¿qué hubiese pasado con ese supuesto arzobispo católico si en vez de hacer lo que hizo durante el pontificado de Francisco, lo hubiese hecho bajo Pío XII? Es decir, lo hubiese hecho hace setenta años. No cabe duda que habría sido suspendido, probablemente despojado de su diócesis y seguramente encerrado en el manicomio vaticano, porque eso solamente lo podía hacer un loco. Ni siquiera al peor hereje se le pasaba por la cabeza una cosa de ese tipo. Yves Congar, uno de los grandes impulsores del ecumenismo, se privaba incluso de asistir a las conferencias interreligiosas para evitar el escándalo y la confusión, progresista como era.
Es no se trata de una cosas banal; no se trata de que durante el pontificado piano se usaba velo del cáliz, y ahora ya no se usa. Se trata de algo central, nuclear de la Iglesia. En buena y simple lógica, la conclusión de lo que dice el papa Francisco es que da lo mismo ser sacerdote católico que sacerdote luterano, y asistir a uno u otro culto; lo importante es la “hermandad” entre todos los cristianos.   
bergoglio y herejes luteranos
bergoglio-arrodillado-ante-la-herejia-protestante
Tengo la experiencia de oración con mucho, con muchísimos pastores luteranos, evangélicos y también ortodoxos. Sí, también nosotros los católicos tenemos gente cerrada, no quieren y dicen: ‘No, los ortodoxos son cismáticos’. Esas son cosas viejas. Los ortodoxos son cristianos. Pero hay grupos de católicos un poco integristas: debemos tolerarlos, rezar por ellos para que el Señor y el Espíritu Santo le ablanden un poco el corazón”.
Se impone, en primer término, agradecer a Su Santidad el ablandador que nos está revoleando. Mal no nos va a venir un buen baño de Espíritu Santo. Para ser justo, yo le doy la razón a Bergoglio en este párrafo y en otro más que pronunció en la conferencia aérea, cuando hace referencia a los ortodoxos. Como lo he dicho otras veces, las diferencias que nos separan de ellos tienen más explicaciones históricas que teológicas y yo nunca he tenido, ni tengo, problema alguno en participar de sus liturgias. Pero el problema con el Papa es que los ubica en el mismo rango de los evangelistas, luteranos y demás sororidades separadas. Los ortodoxos poseen sucesión apostólica, poseen los siete sacramentos y conservan el depósito de la fe mucho mejor que cualquier obispo católico del montón. Pero eso no ocurre con los protestantes que no sólo no tienen sacerdocio, sino que tienen una fe moldeable a los tiempos y, francamente, no sé cuantos de ellos creen realmente en el Dios Trino y en la redención de Jesucristo.
En buena lógica, entonces, el Papa Francisco va detrás de la pura “hermandad”, del puro bienestar emocional, tan políticamente correcto por otra parte, y sin ninguna preocupación por la fe y el dogma. “Esas son cosas de los pocos católicos integristas que aún debemos soportar, pero a los que no hay que hacer mucho caso”, dice.
Con estas premisas, entonces, se concluye fácilmente que el Papa Francisco no tiene fe católica, o bien, le importa un bledo la fe católica. Su cometido es “tender puentes” y edificar “hospitales de campaña”. Y esto, teológicamente, tiene consecuencias claras: Bergoglio no cumple con el munus que le fue impuesto y aceptó en el momento de su elección. No solamente no confirma a sus hermanos en la fe, sino que los confunde, apartándolos de ella. 
Me parece que estoy haciendo un razonamiento correcto y que no es demasiado complicado. ¿Es que no hay ningún obispo que se anime a obrar en consecuencia?
¿Continúa viendo al Papa Benedicto como un abuelo?
¡Mucho más! Cada vez que voy a verlo lo siento de esa manera. Le tomo la mano y lo hago hablar. Habla poco, habla lentamente, pero con la misma profundidad de siempre. Porque el problema de Benedicto son las rodillas, no la cabeza; tiene una gran lucidez [algún malvado ha seguido que el problema de Bergoglio es exactamente el contrario] y, cuando lo escucho hablar, me fortalezco, siento la “savia” de las raíces que me viene y me ayudan a seguir adelante. Siento la tradición de la Iglesia que no es algo de museo, la tradición, no. La tradición es como las raíces, que te dan la savia para crecer. Y no te convertirás en raíz, sino que florecerás, el árbol crecerá, darás los frutos y las semillas serán raíces para otros. La tradición de la Iglesia está siempre en movimiento. […] La tradición no custodia las cenizas, la nostalgia de los integrista, de volver a las raíces, no. La tradición son las raíces que garantizan que el árbol crezca, florezca y de fruto”.
Suena cuanto menos curioso que Francisco, que no es ningún giovanotto, se sienta el nietito cariñoso del abuelito Benedicto. Apenas se llevan ocho años. No parece muy normal la juventud autoatribuida del Papa en funciones. Pero el contenido de lo que dice es más preocupante: Benedicto es la raíz; él, en cambio, es el árbol que está creciendo y floreciendo gracias a la savia que le otorga la tradición. O bien, una especie de Ave Fénix que ha renacido, y hecho renacer a la Iglesia, a partir de las cenizas inservibles ya, de la tradición. Y, por supuesto, los católicos integristas somos los custodios de esas cenizas, resistiéndonos a convertirnos en floridos jacarandás azules, que es lo qué él está haciendo.
No quiero ser irrespetuoso ni escribir una boutade poco ingeniosa, sino que francamente me parece que este hombre no está en sus cabales. Y lo peor es que nadie quiere, ni puede ponerle un bozal.
¿Cuándo será el día en que el Señor se acuerde él para llevárselo a su Reino, previo una larga estancia en el Purgatorio?

Magisterio de la Iglesia Católica
6. Nulidad de todas las promociones o  elevaciones de desviados en la Fe.

Agregamos que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo Pontífice Romano que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía. o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, es nula, inválida y sin ningún efecto; y de ningún modo puede considerarse  que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos. Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes, y no será posible considerar que se ha otorgado o se otorga alguna facultad de administrar en las cosas temporales o espirituales a los que son promovidos, en tales circunstancias, a la dignidad de obispo, arzobispo, patriarca o primado, o a los que han asumido la función de Cardenales, o de Pontífice Romano, sino que por el contrario todos y cada uno de los pronunciamientos, hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez, y ningún derecho a nadie.

  1. Los fieles no deben obedecer sino evitar a los desviados en la Fe.
Anuncios