Bergoglio ha participado formalmente en la adoración pagana en el Jardín del Vaticano

APOSTASIA DEL FALSO PAPA BERGOGLIO.jpg

Una carta de un verdadero y valiente seguidor de Cristo:

From Rome

Mi carta a un obispo católico solicitando una reacción católica al ritual del Vaticano

Su excelencia,

Te escribo porque sé que en el pasado has demostrado ser católico y decir la verdad, lo que pocos hacen en estos días.

También te escribo porque has indicado que sabes lo que ocurrió en los Jardines del Vaticano el viernes 4 de octubre de 2019, cuando muchos obispos católicos y clérigos y religiosos asistieron a un ritual de adoración de la Pachamama.

Algo sobre mí: tengo un B. A. en Antropología Cultural de la Universidad de Florida (Clase de 1986), donde estudié intensamente las culturas de los pueblos nativos de las Américas.

Me gradué con honores y fui nominado a Phi Beta Kappa. Estoy familiarizado con los rituales de los paganos de América Latina desde el estudio académico.
He leído la Theologia Moralis de San Alfonso dei Liguori en latín.

Soy el traductor del Tratado escolástico de san Buenaventura sobre el Dios uno y trino, publicado por The Franciscan Archive en 2014.

Con respecto a lo que sucedió, nunca he visto tanta protesta en las redes sociales por los escándalos de Bergoglio como este. Los laicos tienen razón, esta fue una ceremonia pagana.

Bergoglio invitó, participó, aprobó y asistió. No era solo un testigo.

Se empleó un ídolo de Pachamama, la Diosa Madre de la Tierra Andina.

El ídolo recibió la veneración de la latria, cuando todos los del círculo se inclinaron ante él.

Bergoglio mostró respeto por la ceremonia inclinando la cabeza de vez en cuando.

Cuando se recuerda que durante la persecución deciana, los obispos fueron considerados apóstatas, con pérdida de todos los cargos y derecho a la comunión, por el mero hecho de obtener un documento que decía que se habían sacrificado a Marte, aunque no lo hicieron, esto va mucho más allá.

Muchos laicos, incluido yo mismo, pensamos que la fe necesita ser protegida por los obispos mediante un acto formal.

Solo soy un hermano. Pero si fuera obispo, pensaría así:

Soy sucesor de los Apóstoles, a quienes Nuestro Señor reprendió cuando dijo: “Cuando regrese, ¿encontraré fe en la tierra?”

Por “fe”, Nuestro Señor siempre quiere decir, fe en sí mismo, el Dios verdadero.

Como obispo, es mi deber evitar el escándalo público que surge de los pecados de los fieles. Este deber me incumbe más cuando el pecado es cometido por un compañero obispo.

Porque si los obispos permanecen en silencio cuando otro públicamente peca, el público fiel y general concluye que ningún obispo tiene la fe, y que la Iglesia católica es simplemente una farsa.

Para evitar tal escándalo y poner las cosas a la luz, debo hacer una declaración pública.

El Canon 1364 ya declara la excomunión latae sententiae. Por lo tanto, no necesito jurisdicción u oficio para declarar públicamente que este hombre, Bergoglio, ha incurrido en la excomunión por participación formal y material en el ritual de adoración de un Dios falso, en suelo sagrado, en el que participan sacerdotes y religiosos consagrados a Cristo.
En qué ceremonia se mezcló, por el autor, Bergoglio, el Padre Nuestro.

El escándalo público es notorio. Las acciones son innegables. El pecado y el crimen son cometidos por la persona, no por el cargo que ocupa. Por lo tanto, cualquier persona que tenga una grave responsabili-
dad moral puede actuar, ya sea que tenga jurisdicción o tenga un grave deber como sucesor de los Apóstoles.

La apostasía por medio de un ritual pagano de este tipo no es un delito canónico que requiere un juicio o un tribunal para declarar. Debido a que la apostasía de este niño es principalmente en el acto externo, se presume su consentimiento

A diferencia del crimen canónico de la herejía, que existe formalmente no solo por la expresión pública sino por la manifestación de la pertinencia de la mente, la pertinacidad debe investigarse porque el estado de la mente, que está oculto, debe manifestarse. Por lo tanto, en un acto público de adoración falsa, no es necesario realizar ninguna investigación.

La Fe Divina requiere que no asistamos a tales ceremonias y tan pronto como detectemos que estamos presentes en una, debemos levantarnos e irnos. Además, no podemos invitar a sacerdotisas o sacerdotes de religiones paganas a nuestros hogares o propiedades para realizar un acto de adoración falsa a un ídolo. Tampoco podemos recibir, como lo hizo Bergoglio, el ídolo como un regalo después del ritual pagano.

Por lo tanto, el consentimiento para el acto es indiscutible. Este es un caso claro de un crimen canónico que va en contra de todas las obligaciones de la Fe (no tendrás dioses extraños delante de mí), contra la esperanza (no hay otro nombre por el cual los hombres sean salvos) y contra la caridad (tú Me amarás con todo tu corazón, mente y alma).

Por lo tanto, Bergoglio ha incurrido en la excomunión en el sentido canónico.

Por lo tanto, yo como sucesor de los Apóstoles tengo el derecho y el deber de declararlo públicamente.

Habiendo leído el libro de San Alfonso de Liguori, Dignidad y Deberes del Sacerdote, y sabiendo que no hablar por los obispos y los sacerdotes es un pecado mortal y la razón principal de su condena, considerando mi estado de vida en la Iglesia como Obispo, debo actuar si no deseo ser condenado y compartir el escándalo sobre este horror.

Por lo tanto, declararé que Bergoglio ha incurrido en la excomunión de latae sententiae por su participación y cooperación formal y material en un acto de falsa latria rendido al ídolo de Pachamama en los Jardines del Vaticano.

Estos serían mis pensamientos si fuera obispo.

Humildemente solicito, en virtud del Canon 212, que pienses de manera similar y tomes medidas para detener el grave escándalo y poner fin de una vez por todas a la pretensión de que este hombre sea llamado miembro de la Iglesia Católica.

Sinceramente en San Francisco
Br. Alexis Bugnolo