Viganò advierte sobre el pánico fabricado

por Paul Murano • ChurchMilitant.com • 7 de mayo de 2020 
Llama a la respuesta de COVID-19 un “preludio al gobierno mundial”

Nuevo Orden Mundial Covid-19

 

ROMA (ChurchMilitant.com) – Escribiendo bajo el tema de “La verdad os hará libre” (Juan 8:32), el Abp. Carlo Maria Viganò ha emitido una carta abierta pidiendo a las personas de buena voluntad que se protejan contra la tiranía y se aseguren de que sus derechos estén protegidos a medida que continúan las consecuencias del virus de Wuhan.

Titulada “Llamamiento a la Iglesia y al mundo — a los católicos y a los hombres de buena voluntad”, la carta del 3 de mayo ha sido firmada por varios prelados católicos importantes, periodistas, escritores, inmunólogos, virólogos, investigadores, abogados y otros profesionales.

Los firmantes incluyen: Card Robert Sarah, prefecto de la Congregación del Culto Divino; Card. Gerhard Müller, prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe; Card. Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong; ob. Athanasius Schneider, auxiliar de Astana, Kazajstán; ob. Joseph Strickland de la diócesis de Tyler, Texas; ob. René Henry Gracida, obispo emérito de Corpus Christi, Texas; Steven Mosher, fundador del Population Research Institute; Jim Graham de Texas Right to Life; Molly Smith de Cleveland Right to Life; y los periodistas Dr. Aldo Maria Valli y Dr. Marco Tosatti, entre muchos otros.

La carta de Viganò comienza: “Los hechos han demostrado que, con el pretexto de la epidemia de COVID-19, los derechos inalienables de los ciudadanos han sido violados en muchos casos y sus libertades fundamentales, incluyendo el ejercicio de la libertad de culto, de expresión y de movimiento, han sido restringidas de forma desproporcionada e injustificada”.

El mundo ha sido testigo del cierre de todo lo que se considera no esencial en medio de la crisis de Wuhan. Muchos de los fieles de los Estados Unidos han denunciado airadamente que el culto religioso se ha considerado no esencial, mientras que el asesinato de niños prematuros en clínicas y hospitales sigue siendo “esencial” en la mayoría de los estados.

ABUSO DE AUTORIDAD COVID 19

“La salud pública no debe ni puede convertirse en una coartada para infringir los derechos de millones de personas en todo el mundo, y mucho menos para privar a la autoridad civil de su deber de actuar sabiamente por el bien común”, continúa Viganò.

“Esto es particularmente cierto a medida que surgen crecientes dudas desde varios sectores acerca de la verdadera contagiosidad, peligro y resistencia del virus”, añade. “Muchas voces autorizadas en el mundo de la ciencia y la medicina confirman que el alarmismo sobre el COVID-19 por parte de los medios de comunicación parece ser absolutamente injustificado”.

alarmismo covid

Este “alarmismo” del que habla Viganò ha sido omnipresente en los medios de comunicación desde que el virus fue caracterizado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud el 11 de marzo. Los que están en desacuerdo con las conclusiones de la narrativa mediática de los medios de comunicación populares han sido despreciados y avergonzados.

A medida que su carta continúa, el escepticismo de Viganò se hace evidente:

Tenemos razones para creer, con base en los datos oficiales sobre la incidencia de la epidemia en relación con el número de muertes, que hay poderes interesados en crear pánico entre la población mundial con el único objetivo de imponer permanentemente formas inaceptables de restricción de las libertades, de controlar a las personas y de seguir sus movimientos. La imposición de estas medidas tiránicas son un preludio inquietante para la realización de un gobierno mundial fuera de todo control.

Como precursor de este “gobierno mundial” que Viganò teme, muchos lugares del mundo están sofocando ahora la libertad de socialización, de conciencia y de religión.

“La criminalización de las relaciones personales y sociales debe ser igualmente juzgada como una parte inaceptable del plan de aquellos que abogan por aislar a los individuos para manipularlos y controlarlos mejor”, dice.

Viganò mantiene un sano escepticismo sobre las motivaciones de los que están en el poder entre bastidores, tanto en el gobierno como en las empresas, que están dispuestos a aprovecharse de los vulnerables en una crisis.

Mientras apela a la comunidad científica “para que esté alerta, de modo que las curas para COVID-19 se ofrezcan con honestidad para el bien común”, también advierte contra la avaricia poco caritativa.

“Debe hacerse todo lo posible para garantizar que los intereses comerciales turbios no influyan en las decisiones que tomen los dirigentes gubernamentales y los organismos internacionales”, dice. “No es razonable penalizar aquellos remedios que han demostrado ser efectivos… …pero que no garantizan a las companias  farmacéuticas beneficios mucho mayores, y exacerban los gastos de salud pública”.

A diferencia de las sutiles ambigüedades encontradas en la respuesta del Vaticano de 2005 a la cuestión de las vacunas hechas a partir de líneas celulares fetales abortadas —  una carta que ha sido vista por muchos como la última palabra sobre el tema — Viganò afirma inequívocamente, “Recordemos también, como pastores, que para los católicos es moralmente inaceptable desarrollar o usar vacunas derivadas de material de fetos abortados”.

Viganò cree que la vigilancia es necesaria en estos tiempos. Él advierte: “La lucha contra COVID-19, por muy seria que sea, no debe ser el pretexto para apoyar las intenciones ocultas de los organismos supranacionales que tienen intereses comerciales y políticos muy fuertes en este plan”.

Añade que no se deben imponer sanciones a quienes se nieguen a recibir vacunas o a rastrear contactos, y menciona la locura de los llamados expertos que han proscrito medidas para controlar a las poblaciones, así como la tiranía de los gobiernos que las aplican.

El arzobispo reprende a los medios de comunicación por penalizar a los que estan en desacuerdo con censura, “como está ocurriendo ampliamente en los medios de comunicación social, en la prensa y en la televisión” hoy en día.

“Un debate democrático y honesto es el mejor antídoto contra el riesgo de imponer formas sutiles de dictadura”, advierte, días después de que YouTube eliminara un popular vídeo de dos médicos cuyas opiniones entraban en conflicto con los puntos de vista expresados por los principales medios de comunicación.

Viganò dice que la responsabilidad principal del pastor es para con su rebaño, y que la Iglesia debe ser independiente del Estado en el ejercicio de sus derechos.

“Afirmamos firmemente el derecho a decidir autónomamente sobre la celebración de la misa y los sacramentos”, afirma, “al igual que reclamamos una autonomía absoluta en los asuntos de nuestra jurisdicción inmediata”. … El Estado no tiene derecho a interferir por ningún motivo en la soberanía de la Iglesia”.

“Estamos luchando contra un enemigo invisible que busca la división”, advierte. “No permitamos que se borren siglos de civilización cristiana con el pretexto de un virus y se establezca una odiosa tiranía tecnológica…”

Para terminar, Viganò recuerda a los católicos que Jesucristo es el Rey; que prometió que “las puertas del infierno no prevalecerán” (Mateo 16:18); y que María es la reina y que finalmente “aplastará la cabeza de la antigua serpiente y derrotará los planes de los hijos de las tinieblas” (Génesis 3:15).