Carta de un Médico católico a su obispo

carta_doctor

RorateCaeli recibió una copia de esta carta conmovedora, escrita por un médico católico para su obispo, quien ha continuado manteniendo severas restricciones sobre la asistencia a misa y la recepción sacramental.
La Ascensión de Nuestro Señor
21 de mayo de 2020

Su excelencia,

El lunes pasado, recibí una copia de la carta de la diócesis sobre la apertura de nuestras iglesias cuando entramos en la “fase amarilla”. Después de que se me negó el acceso a los sacramentos durante dos meses, no puedo comenzar a decirle cuán desgarrador fue leer la carta.

Lo que ha sucedido estos dos últimos meses, en nuestra iglesia y vida sacramental, es una tragedia, y es inaceptable. Es un grave error, aunque bien intencionado, considerar el cierre de la Iglesia y la negación del acceso a los sacramentos como una forma de «caridad». Nadie está siendo obligado a asistir a misa, forzado a un confesionario, o forzado a adorar a nuestro Señor, —el mismísimo Señor en el Santísimo Sacramento, aquel de quien algún día estaremos ante su Juicio. Si una persona tiene miedo o es vulnerable a la enfermedad, siempre ha tenido la opción de quedarse en casa. La implicación de su carta, de que aquellos de nosotros que deseamos asistir al Sacrificio Sagrado durante estos tiempos somos de alguna manera poco caritativos, egoístas y sin tener en cuenta la seguridad de los demás, es una caracterización injusta.

Soy médico y trabajo casi exclusivamente con enfermedades y lesiones agudas. Comprendo mejor que la mayoría de las personas el riesgo, ya sea real, imaginario o temido, del coronavirus, así como cualquier otra enfermedad infecciosa que encuentre. Más importante aún, soy el padre de cinco niños muy pequeños. Sabiendo perfectamente que entran en contacto con COVID 1, influenza, RSV, Colitis seudomembranosa-C. diff, Sífilis, Zoster y un sinnúmero de otras entidades pestilentes, debería ponerme en cuarentena por “caridad” con mi familia, por su propia seguridad; para protegerlos de los peligros de esta vida? ¿Debería retorcerme las manos, lamentar mis circunstancias y darles mi amor a seis pies de distancia a través de un escudo de plexiglás? ¿Qué hay de mis pacientes? No puedo ordenarles que se queden en casa por temor a que puedan estar expuestos a enfermedades. Yo no puedo reparar la herida de la cabeza de un niño a través de una reunión de zoom o reemplazar un hombro dislocado a través de Facebook Livestream.

Como padre y esposo,  en tiempos de crisis simplemente no puedo cerrar mi puerta y secuestrarme a mí mismo. No puedo saludar desde la ventana y desearles a mis hijos lo mejor mientras están parados afuera, privados de comida, ropa y refugio. No puedo negarles mi presencia mientras dejo pasar la crisis. Estoy obligado a cuidarlos. Un obispo es el padre espiritual de su diócesis, encargado del bienestar de las almas de su rebaño. ¡Independientemente de las intenciones, cada obispo en nuestro país ha privado a sus hijos espirituales de su principal fuente de alimento!

Es francamente escandaloso que yo pueda ir a Home Depot y a la tienda de comestibles, pero no pueda ingresar a una iglesia católica. Puedo recibir una bolsa de comida rápida en una ventanilla de venta directa de manos de un extraño, pero no a nuestro Señor de manos consagradas de un sacerdote. Puedo lavar mi ropa en una lavandería pública pero no lavar mi alma en el confesionario.

¿Cuánto tiempo durará esto y hasta dónde se permitirá llegar? ¿Qué harás cuando el virus este otoño vuelva a aparecer? ¿Qué harás durante la futura temporada de Influenza? ¿Los laicos estarán solos cuando se legisle la inmoralidad; cuando las fuerzas del mundo se enfurezcan contra los fieles, contra Cristo y su Iglesia; cuando ocurra una crisis mayor que esta (que es muy fácil de imaginar)? ¿Qué dirían los grandes mártires ingleses? ¿Qué hay de los soldados cristeros? San Damian de Molokai? ¿Qué hay del  Papa Juan Pablo II que famosamente dijo: “Abran  las puertas para Cristo”?

San Simon de Lipnica

Desde el principio, las instituciones religiosas y los lugares de culto han estado exentos de las medidas de mitigación implementadas por el gobierno. Créeme, lo comprobé muchas veces. Nuestro veredicto proviene enteramente de las autoridades eclesiásticas y, a menos que me equivoque, solo usted, querido Obispo, puede levantar nuestras restricciones. Por favor, déjenos regresar a misa. No establezca límites en la capacidad de la iglesia ni ordene mascarillas.

Por favor, se lo ruego, abra las puertas de nuestras iglesias y que nunca más se vuelvan a cerrar.

sinceramente,

(Un médico católico)
AP2I8619 Assumption LatinMass Pasley Philly