El Feminismo marxista arruina Vidas

el feminismo marxista arruina vidas

Vidas arruinadas por el feminismo marxista
Mallory Millett, Frontpage Magazine

“Cuando las mujeres se equivocan, los hombres justo van detrás de ellas”. – Mae West

“El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”. Winston Churchill escribió esto hace más de un siglo.

Durante mi tercer año de secundaria, las monjas preguntaron sobre nuestros planes para después de graduarnos. Cuando dije que iba a asistir a la Universidad Estatal, noté su decepción. Le pregunté a mi monja favorita, “¿Por qué?” Ella respondió: “¡Eso significa que cuatro años después dejarás a un comunista y ateo!”

Qué risa que las chicas tuvimos por eso. “Cuán ridículamente poco sofisticadas son estas monjas”, pensamos. Luego fui a la universidad y, cuatro años después, abandoné a un comunista y ateo, tal como mi hermana Katie lo hizo seis años antes que yo.

Un tiempo después, era una joven divorciada con un niño pequeño. A instancias de mi hermana, me mudé a Nueva York después de pasar años casada con un ejecutivo estadounidense establecido en el sudeste asiático. Terminado el matrimonio, estaba haciendo una nueva vida para mi hija y para mí. Katie dijo: “Ven a Nueva York. ¡Estamos haciendo la revolución! Algunas de nosotras estamos comenzando la Organización Nacional de Mujeres y tú puedes ser parte de ella ”.

No la había visto en años. Aunque ella me había atormentado cuando éramos jóvenes, esos recuerdos eran débiles después de mis traumas asiáticos y la ruptura de mi matrimonio. Tontamente la confundí pensando que era un santuario en medio de la tormenta. Con tanto tiempo y distancia entre nosotros, había olvidado su inestabilidad emocional.

Y así comenzó mi período como testigo involuntario de la historia. Me quedé con Kate y su adorable esposo japonés, Fumio, en un destartalado loft en The Bowery mientras terminaba su primer libro, una tesis doctoral para la Universidad de Columbia, “Política sexual”.

Era 1969. Kate me invitó a unirme a ella en una reunión en la casa de su amiga, Lila Karp. Llamaron a la asamblea un “grupo de concienciación”, un ejercicio comunista típico, algo practicado en la China maoísta. Nos reunimos en una mesa grande cuando el presidente abrió la reunión con una recitación de ida y vuelta, como una letanía, un tipo de oración hecha en la Iglesia Católica. Pero ahora era el marxismo, la iglesia de la izquierda, imitando la práctica religiosa:

“¿Por qué estamos aquí hoy?” ella preguntó.
“Para hacer la revolución”, respondieron.
“¿Qué tipo de revolución?” ella respondió.
“La Revolución Cultural”, cantaban.
“¿Y cómo hacemos Revolución Cultural?” exigió.
“¡Al destruir a la familia estadounidense!” ellos respondieron.
“¿Cómo destruimos a la familia?” ella replicó.
“Al destruir al Patriarcado estadounidense”, gritaron exuberantemente.
“¿Y cómo destruimos al Patriarcado estadounidense?” ella respondió.
“¡Al quitarle su poder!”
“¿Como hacemos eso?”
“¡Al destruir la monogamia!” ellos gritaron.
“¿Cómo podemos destruir la monogamia?”

Su respuesta me dejó estupefacta, sin aliento, sin poder creer lo que escuchaban mis oídos. ¿Estaba en el planeta tierra? ¿Quiénes eran estas personas?

“¡Al promover la promiscuidad, el erotismo, la prostitución y la homosexualidad!” resonaron.

Continuaron con una larga discusión sobre cómo avanzar en estos objetivos mediante el establecimiento de la Organización Nacional de Mujeres. Estaba claro que deseaban nada menos que la total deconstrucción de la sociedad occidental. El resultado fue que la única forma de hacerlo era “invadir todas las instituciones estadounidenses. Todos deben estar impregnados de ‘La revolución’ ”: los medios de comunicación, el sistema educativo, las universidades, las escuelas secundarias, el jardín de infancia y la primaria, juntas escolares, etc. luego, el poder judicial, las legislaturas, los poderes ejecutivos e incluso el sistema de las bibliotecas.