Monseñor Bux: “Cristo nunca habló de diálogo sino de enseñar a la gente”

Captura de pantalla 2020-07-31 a las 22_24_40

Monseñor Nicola Bux, la ley de Zan Scalfarotto en Italia está a la vista. ¿Está Preocupado?

-“Sí, como tantos eclesiásticos y gente común. Me asocio al pensamiento de los hombres de ley que definen esta ley como libertaria y contraria al derecho de opinión. Es una ley impuesta por un grupo de presión, quieren que se apruebe de forma furtiva, una especie de estafa, en el verano, durante la crisis económica y sanitaria, mientras que hay problemas más graves, sobre todo económicos.

¿Qué es lo que realmente quieren pasar?

“El asalto a la familia natural de un hombre y una mujer. Con esta ley, si uno se atreve a decir que la familia natural es la mencionada anteriormente y que sólo existen los géneros masculino y femenino, se arriesga a un proceso penal. Sin embargo, uno de los grandes problemas es la falta de discernimiento, la capacidad de evaluar y sopesar las situaciones, las crisis, el juicio. Y esto sucede, desagradablemente también en la Iglesia. Muchos hombres de la Iglesia han perdido esta capacidad de discernimiento y juicio y al final es correcto decir que estamos pasando por una crisis del sacerdocio”.

¿Qué lección podemos aprender de lo que ha ocurrido con Santa Sofía?

-“Es la demostración de la utopía de Abu Dhabi y de ese documento, independientemente del caso concreto de Turquía, que es un Estado semidictatorial y de Erdogan con sus objetivos”.

En la comunidad musulmana italiana, no hay condena del gesto de Erdogan, ¿normal?

-“Son consistentes, los que carecen de consistencia somos nosotros. El famoso diálogo es tal sólo entre posiciones iguales y en clave cristiana el diálogo es salvífico cuando sirve para llevar al otro a la Verdad. La ideología del diálogo ahora lo envuelve todo, nos hemos convertido en prisioneros de esta utopía, queremos ser inclusivos, una palabra de moda. Sin embargo, nadie se pregunta: ¿qué resultados hemos tenido? Ninguno. En este caso, el realismo debe llevarnos a la respuesta de que quizás la terapia es equivocada. En este caso, la deberíamos cambiar. Por el contrario, Cristo no habló de diálogo. En las Escrituras leemos “ve y enseña a la gente”. En su lugar encontramos a aquellos que cuestionan la validez de la doctrina que consideran anticuada e incluso museística. No nos quejemos de los resultados”.

Bruno Volpe