El arzobispo Viganò critica a la conferencia episcopal estadounidense por declarar que Biden es el segundo presidente ‘católico’

Vigano_foto_810_500_75_s_c1

Monseñor Viganò: “Es indicativo que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y Planned Parenthood expresen su satisfacción por la presunta victoria electoral de la misma persona”


9 de noviembre, 2020 (LifeSiteNews) – El mundo en el que nos encontramos viviendo es, para usar una expresión del Evangelio, “in se divisum” (Mt 12, 25). Esta división, me parece, consiste en una escisión entre la realidad y la ficción: la realidad objetiva por un lado y la ficción de los medios por el otro. Esto ciertamente se aplica a la pandemia, que se ha utilizado como una herramienta de ingeniería social que es fundamental para el Gran Reinicio, pero se aplica aún más a la situación política surrealista estadounidense, en la que la evidencia de un colosal fraude electoral está siendo censurada por los medios, que ahora proclaman la victoria de Joe Biden como un hecho consumado.

La realidad de Covid contrasta descaradamente con lo que los grandes medios quieren que creamos, pero esto no es suficiente para desmantelar el grotesco castillo de las falsedades al que la mayoría de la población se conforma con resignación. De manera similar, la realidad del fraude electoral, de las flagrantes violaciones a las reglas y la falsificación sistemática de los resultados contrasta con la narrativa que nos brindan los gigantes de la información, quienes dicen que Joe Biden es el nuevo presidente de Estados Unidos. Y así debe ser: no hay alternativas, ni a la supuesta furia devastadora de una gripe estacional que provocó el mismo número de muertos que el año pasado, ni a la inevitabilidad de la elección de un candidato corrupto y subordinado a lo profundo. estado. De hecho, Biden ya prometió restaurar el bloqueo.

La realidad ya no importa: es absolutamente irrelevante cuando se interpone entre el plan concebido y su realización. Covid y Biden son dos hologramas, dos creaciones artificiales, listas para ser adaptadas una y otra vez a necesidades contingentes o, respectivamente, reemplazadas cuando sea necesario con Covid-21 y Kamala Harris. Las acusaciones de irresponsabilidad lanzadas a los partidarios de Trump por realizar manifestaciones se desvanecen tan pronto como los partidarios de Biden se reúnen en las calles, como ya sucedió con las manifestaciones de BLM. Lo que es criminal para unos está permitido para otros: sin explicaciones, sin lógica, sin racionalidad. El mero hecho de ser de izquierdas, de votar por Biden, de ponerse la marcarilla, es un pase para hacer cualquier cosa, mientras que simplemente ser de derechas, votar por Trump o cuestionar la efectividad de las marcarillas, es motivo suficiente de condena y ejecución. Eso no requiere ninguna prueba ni un juicio: son etiquetados ipso facto como fascistas, soberanistas, populistas, negacionistas, y se supone que aquellos etiquetados con estos estigmas sociales simplemente deben retirarse silenciosamente.

Volvemos así a esa división entre gente buena y gente mala, que es ridiculizada cuando es utilizada por un lado – el nuestro – y, a la inversa, sostenida como un postulado incontestable cuando es utilizada por nuestros adversarios. Lo hemos visto con los comentarios despectivos que responden a mis palabras sobre los “hijos de la luz” y los “hijos de las tinieblas”, como si mis “tonos apocalípticos” fueran fruto de una mente loca delirante y no de la simple observación de la realidad. Pero al rechazar con desdén esta división bíblica de la humanidad, en realidad la han confirmado, restringiéndose solo a sí mismos el derecho a dar el sello de legitimidad social, política y religiosa.

Son los buenos, incluso si apoyan el asesinato de inocentes, y se supone que debemos aceptarlo. Ellos son los que apoyan la democracia, incluso si para ganar las elecciones siempre deben recurrir al engaño y al fraude, incluso al fraude que es descaradamente evidente. Son los defensores de la libertad, incluso si nos la privan día tras día. Son objetivos y honestos, incluso si su corrupción y sus crímenes ahora son obvios incluso para los ciegos. El dogma que desprecian y ridiculizan en los demás es indiscutible e incontrovertible cuando son ellos quienes lo promueven.

Pero como he dicho anteriormente, están olvidando un pequeño detalle, un particular que no pueden comprender: la Verdad existe en sí misma; existe independientemente de que haya alguien que la crea, porque la Verdad posee en sí misma, ontológicamente, su propia razón de validez. La Verdad no se puede negar porque es un atributo de Dios; es Dios mismo. Y todo lo que es verdad participa de esta primacía sobre la mentira. Así podemos tener la certeza teológica y filosófica de que las horas de estos engaños están contadas, porque bastará con iluminarlas para hacerlas colapsar. Luz y oscuridad, precisamente. Así que dejemos que se arroje luz sobre los engaños de Biden y los demócratas, sin dar ni un paso atrás: el fraude que han tramado contra el presidente Trump y contra Estados Unidos no permanecerá en pie por mucho tiempo, ni el fraude mundial de Covid, la responsabilidad de la dictadura china, la complicidad de los corruptos y traidores, y la esclavitud de la iglesia profunda. Tout se tient [Todo encaja].

En este panorama de mentiras construidas sistemáticamente, difundidas por los medios de comunicación con un descaro inquietante, la elección de Joe Biden no solo es deseada, sino que se considera indispensable y, por tanto, verdadera y por tanto definitiva. Aunque no se hayan completado los recuentos de votos; a pesar de que las verificaciones y recuentos de votos apenas están comenzando; a pesar de que las demandas por fraude recién se han presentado. Biden debe convertirse en presidente, porque ya lo han decidido: el voto del pueblo estadounidense es válido solo si ratifica esta narrativa; de lo contrario, se “reinterpreta”, se descarta como deriva plebiscitaria, populismo y fascismo.

Por lo tanto, no es de extrañar que los demócratas tengan un entusiasmo tan burdo y violento por su candidato in pectore, ni que los medios de comunicación y los comentaristas oficiales tengan una satisfacción tan incontenible, ni que los líderes políticos de todo el mundo expresen su apoyo y sumisión aduladora al gobierno del Estado Profundo. Estamos viendo una carrera para ver quién puede llegar primero, codearse y desplomarse para lucirse, de modo que se pueda ver que siempre han creído en la aplastante victoria del títere demócrata.

Pero si entendemos que la adulación de los jefes de estado y secretarios de partido del mundo es simplemente una parte del guión trillado de la izquierda global, francamente nos dejan bastante perturbados las declaraciones de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, inmediatamente republicadas por Vatican News, que con inquietante claridad se atribuye a sí mismo haber apoyado al “segundo presidente católico en la historia de los Estados Unidos”, aparentemente olvidando el detalle no despreciable de que Biden es ávidamente pro-aborto, un partidario de la ideología LGBT y de globalismo anticatólico. El arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, profanando la memoria de los mártires cristeros de su país natal, dice sin rodeos: “El pueblo estadounidense ha hablado”. Poco importan los fraudes denunciados y ampliamente probados: la molesta formalidad del voto popular, aunque adulterada de mil maneras, debe considerarse ahora concluida a favor del abanderado del pensamiento mayoritario alineado. Hemos leído, no sin arcadas, las publicaciones de James Martin, S.J., y de todos esos cortesanos que manosean para subirse al carro de Biden para compartir su efímero triunfo. Los que no están de acuerdo, los que piden claridad, los que recurren a la ley para ver protegidos sus derechos no tienen ninguna legitimidad y deben callar, resignarse y desaparecer. O mejor dicho: deben “unirse” al coro exultante, aplaudir y sonreír. Los que no aceptan están amenazando la democracia y deben ser excluidos. Como puede verse, todavía hay dos bandos, pero esta vez son legítimos e indiscutibles porque son ellos quienes los imponen.

biden bodas gay

biden apostateapostata jose gomez

Es indicativo que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y Planned Parenthood expresen su satisfacción por la presunta victoria electoral de la misma persona. Esta unanimidad de consenso recuerda el apoyo entusiasta de las Logias Masónicas con motivo de la elección de Jorge Mario Bergoglio, que tampoco estuvo libre de la sombra del fraude dentro del Cónclave y fue igualmente deseada por el Estado profundo, como sabemos claramente de los correos electrónicos de John Podesta y los vínculos de Theodore McCarrick y sus colegas con los demócratas y con el propio Biden. Un pequeño grupo de compinches muy agradable, sin duda.

Con estas palabras de la USCCB se confirma y sella el pactum sceleris [complot para cometer un crimen] entre el estado profundo y la iglesia profunda, la esclavitud de los más altos niveles de la jerarquía católica al Nuevo Orden Mundial, negando la enseñanza de Cristo y la doctrina de la Iglesia. Tomar nota de esto es el primer paso imperativo para comprender la complejidad de los eventos presentes y considerarlos en una perspectiva sobrenatural y escatológica. Sabemos, de hecho creemos firmemente, que Cristo, la única Luz verdadera del mundo, ya ha vencido las tinieblas que lo oscurecen.

Los católicos estadounidenses deben multiplicar sus oraciones y rogar al Señor por una protección especial para el presidente de los Estados Unidos. Pido a los sacerdotes, especialmente durante estos días, que reciten el Exorcismo contra Satanás y los ángeles apóstatas, y que celebren la Misa Votiva Pro Defensione ab hostibus. Pidamos confiadamente la intervención de la Santísima Virgen María, a cuyo Inmaculado Corazón consagramos los Estados Unidos de América y el mundo entero.

Captura