El ‘Papa’ Francisco está ‘escondido en su palacio,’ y los obispos también se han ‘escondidos’: Arzobispo Lenga sobre COVID-19

vaticano iglesias cerradas

En relación con el coronavirus, el arzobispo católico Jan Lenga, el antiguo jefe de la diócesis de Karaganda, Khazakhstan, dijo que a diferencia de los médicos y enfermeras en el frente, muchos sacerdotes y obispos se han “escondido” y que el Papa Francisco está “escondido en su palacio”.

Las iglesias se cierran y las misas se cancelan, dijo, añadiendo que esta no es la forma en que el clero fiel se comportó en el pasado cuando hubo plagas. Esto “muestra que están lejos de la verdadera fe y lejos de Dios”, dijo el arzobispo.

“Eligen permanecer escondidos, en sus acogedores refugios”, dijo.  “Están bien abastecidos “.

“Hay un miedo aterrador a la muerte en todas partes, en lugar del miedo al Día del Juicio Final, o al castigo de Dios, que llegará”, dijo el arzobispo Lenga, de 69 años, que está jubilado en Polonia.

El arzobispo hizo sus comentarios durante una larga entrevista con el canal polaco de televisión por Internet wRealu24.

“Tuvimos plagas en el pasado de diferentes enfermedades infecciosas y la gente no dejó de ir a la iglesia”, dijo Lenga, en referencia al coronavirus (COVID-19) “Las iglesias no fueron cerradas. Un sacerdote del norte de Francia tuvo el valor de tomar el Santísimo Sacramento y caminó con un grupo de personas, bendiciendo a todos y dándoles la esperanza de que no todo está perdido”.

“¿Dónde están los obispos [hoy]?” preguntó Lenga. “¿Dónde están los cardenales? ¿Dónde está la jerarquía de la Iglesia, normalmente tan segura de sí misma e importante?”

“No, están todos escondidos, habiendo dejado al pueblo solo”, dijo. “No se puede contactar con ellos en sus oficinas o por teléfono. Se quedan en su sitio, para no tener que hacer nada. Cuando llaman a la gente para rezar el Rosario, sólo sugieren muy gentilmente que la oración es una opción. ¿Por qué no salen y muestran a la gente cómo rezar?”

Recalcando la importancia de la oración, el Arzobispo Lenga dijo: “Si las congregaciones están limitadas por ley a 50 personas, entonces deben salir en grupos de 50 personas. Si todas las iglesias enviaran 50 personas a rezar, podríamos detener esta epidemia!”

Continuó: “Los obispos cerraron todas las iglesias, no hay misas disponibles. Esto dice mucho del obispo y de esos pobres sacerdotes, que se separaron de los fieles, como si no existieran (aunque ellos se someten a la obediencia).”

“¡Y mira a los médicos y enfermeras!” dijo.  “Como están luchando, algunos están muriendo, cumpliendo con sus deberes en el frente. Y los sacerdotes huyeron de todo esto. Sólo quieren vivir mucho tiempo. Eso demuestra que están lejos de la verdadera fe y lejos de Dios.”

Lenga recordó entonces a sus compañeros de clero que un sacerdote debe servir como Alter Christus, u “otro Cristo”, para dar ejemplo al mundo y proveer los Sacramentos, especialmente la Confesión y la Sagrada Comunión.

“Se supone que debes servir a Cristo, ser de Alter Christus”, dijo el arzobispo.  “A la jerarquía le faltan ideas para ayudar a la gente a resolver esto, a encontrar soluciones fuera de lo común. ¡Sean creativos! ¡Tengan fe! No escuchen sin pensar al gobierno y hagan lo que les digan.

“Están listos para negar a Jesús y destruir todo”, añadió.  “Van a morir tarde o temprano de todos modos. Tú, un viejo sacerdote, o un viejo obispo, ¿vas a morir pronto de todas formas y todavía tienes miedo a la muerte?”

Continuó: “¡Sacrifíquense por el pueblo! La Santa Comunión debe ser recibida internamente, no sólo virtualmente. La gente necesita la Confesión. ¿Por qué no instalan medidas de protección para salvaguardar al sacerdote y al penitente? Desinfectando el área, etc.”

priestconfession

“Ni siquiera lo intentan, no se les ocurre nada”, dijo.  “No quieren gastar dinero en esto. Gasten el dinero y ayuden a la gente. Están perdidos, no saben qué hacer. Y cerraron las iglesias y huyeron de la gente. Qué pobre es este mundo y esta Iglesia, que se descarrían sin Dios.”

Para concluir sus comentarios, el Arzobispo Lenga dijo, “El Papa Francisco se esconde en su palacio. Los cardenales se están escondiendo. ¿Por qué no van a la gente? [El Papa Francis] solía viajar en el transporte público en Buenos Aires, visitando a la gente. ¿Por qué no sale y visita a la gente ahora? En lugar de decir misas tranquilas [en línea].

“Hay una verdadera falta de verdaderas elites en el mundo de hoy, en el estado y en la Iglesia. Todos se están escondiendo. Y si intentas decirles algo audaz, empiezan a gritar, ‘¿cómo te atreves a decir eso? ¡Eso es demasiado duro! ¿Quién te escucha?  Le dijeron las mismas cosas a Cristo: ¿quién va a escucharte? Pero Él sabía lo que estaba diciendo.Y también saben que es la verdad.

“Pero no quieren escuchar la verdad porque viven en un paradigma diferente.

“Así que, hermanos y hermanas que creen en Dios, les hablo a ustedes en primer lugar. Si confían en Dios, manténganse fuertes en la Fe y no dejen que este [coronavirus] los desvíe. Hagan lo que puedan.

“Si no pueden ir a tu propia Iglesia porque el sacerdote o el pastor teme perder el favor del obispo, vayan a otra iglesia.

“¿Qué pasó con el catolicismo?  Es un desastre. Caballeros, doblen sus rodillas. Amén.”

El arzobispo Jan Paul Lenga nació en Ucrania y estudió en secreto para el sacerdocio en Lituania, que estaba controlada por la Unión Soviética comunista. Fue ordenado en secreto en 1980.

Lenga fue nombrado obispo de Karaganda, Kazajstán, en 1999 y elevado a arzobispo en 2003. Renunció en 2011 y se trasladó a Polonia para jubilarse. Ese año se le concedió la Cruz al Mérito del Comandante y la Orden de la República de Polonia.

Virgen: “Muchas naciones serán castigadas por los pecados de los sacerdotes y religiosos”-Aparición del Buen Suceso

 

Mensaje profético de la Virgen del Buen Suceso

Muchas naciones serán castigadas por los pecados de sacerdotes y religiosos

“Sabe aún que la Justicia Divina acostumbra descargar castigos terribles sobre naciones enteras, no tanto por los pecados del pueblo, cuanto por los de los sacerdotes y religiosos, porque estos últimos son llamados, por la perfección de su estado, a ser la sal de la Tierra, los maestros de la verdad y los pararrayos de la Ira Divina”.

La Sagrada Eucaristía será profanada y pisoteada
Peor aún se dará con la Sagrada Comunión: “¡Ay, cuánto siento manifestarte que habrá muchos y enormes sacrilegios públicos y también ocultos, profanando la Sagrada Eucaristía!… Mi Hijo Santísimo se verá rodado por el suelo y pisoteado por inmundas plantas”.

trans

sacrilegio sodomita publico

 

Bergoglio sabía que un travesti estaba entre los candidatos para el lavado de los pies: Maliciosamente profanó el Jueves Santo 2015

La gente y los Sacerdotes no se han apartado de las gentes de la tierra con sus abominaciones… Mas aun, los lideres y gobernantes toman parte encabezando esta apostasía! (Esdra 9:1-2)

Dijo el Padre Félix Sardà:

“El clérigo apóstata es el primer factor que busca el diablo para esta su obra de rebelión. Necesita presentarla en algún modo autorizada a los ojos de los incautos, y para eso nada le sirve tanto como el refrendo de algún ministro de la Iglesia. Y como, por desgracia, nunca faltan en ella clérigos corrompidos en sus costumbres, camino el más común de la herejía; o ciegos de soberbia, causa también muy usual de todo error; de ahí que nunca le han faltado a éste apóstoles y fautores eclesiásticos, cualquiera que haya sido la forma con que se ha presentado en la sociedad cristiana.”

Acción Familia: 

En el Catecismo para los niños de San Antonio María Claret nos recuerda que la sagrada Escritura nos enseña, que el mayor y más terrible de los azotes que Dios envía a un pueblo, es darle malos sacerdotes.

Un castigo mayor que las guerras

Catecismo de San Antonio María Claret

«Cuando la ira del Señor aun no ha llegado a su colmo, permite que las naciones se armen unas contra otras, que queden estériles los campos, que el hambre, la desolación y la muerte ejerzan su dominio sobre la tierra.

«Pero cuando su justa indignación llega al exceso, envía el último y mas atroz de sus castigos, permitiendo que ministros infieles, sacerdotes manchados, pastores escandalosos se coloquen entre los hombres. Entonces se verifica que las abominaciones del pueblo son causa de los malos sacerdotes, y los malos sacerdotes son el mayor castigo con que Dios aflige al pueblo.

Necesidad de la penitencia

«Para evitar estos daños tan terribles, la Iglesia, celosa siempre del bien de los pueblos y del decoro ilustre de los ministros del altar, ha establecido como ley doce ayunos al año, tres en cada principio de las cuatro estaciones, que llamamos Témporas, que son el tiempo señalado para la ordenación de sacerdotes , con los que obliga a todos los fieles a que con ella supliquen al Señor que no nos castigue con darnos malos sacerdotes, antes bien, compadecido de nuestras miserias, nos envíe ministros dignos y pastores celosos que nos guíen por el desierto de este mundo, hasta llegar con felicidad a la tierra de promisión, a la eterna gloria. Amen.

Catecismo de la Doctrina Cristiana, explicado y adaptado a la capacidad de los niños, por el Excmo. é Illmo. Sr. D. Antonio (María) Claret, Arzobispo de Trajanópolis in part. inf., DÉCIMA SÉPTIMA EDICIÓN, BARCELONA, LIBRERÍA RELIGIOSA, 1865, Págs. 388-390


San Luis de Montfort, también señaló la 💀”peste negra”, como un castigo divino: “Así, en 1349, Dios castigó a toda Europa y envió la peste más terrible que jamás se haya conocido en todas las tierras. Comenzó primero en el este y se extendió por toda Italia, Alemania, Francia, Polonia y Hungría, trayendo desolación donde quiera que viniera, ya que de cada cien hombres apenas uno vivía para contarlo. Grandes ciudades, pequeñas ciudades, pueblos y monasterios estuvieron casi completamente desiertos durante los tres años que duró la epidemia.

 

Jesucristo a la mística Luisa Piccarreta: Las epidemias son un Castigo enviado por Dios

COVID-19 es ‘un grito de Dios’ por culpa del aborto, eutanasia, la homosexualidad y diversidad sexual: Obispo de Cuernavaca

Obispo italiano vincula el coronavirus al culto de la Pachamama de Francisco y a las “desviaciones inmorales” de la sociedad

Exorcista: “Coronavirus es un castigo por el culto a la Pachamama”

En la lucha contra COVID-19 el Cardenal Burke respalda la celebración pública de la Santa Misa y señala como causal a la ideología de género, el aborto y la adoración pagana a la Pachamama

El pandeístas Bergoglio a Évole: la pandemia del coronavirus es una ‘pataleta’ de la naturaleza

evoleBergoglio se sube al carro de Boff: Coronavirus es una revancha de la Pachamama

es.news En su entrevista durante un show en la televisión española, Francisco cajoneó a Dios con las palabras: “Dios perdona siempre”.

Después continuó con las cosas reales: “La naturaleza [Madre Tierra, Pachamama] no perdona nunca. Los incendios, los terremotos… la naturaleza está pataleando para que nos hagamos cargo del ciudado de la naturaleza”. Esta teoría fue inicialmente difundida por el sacerdote reducido al estado laical Leonardo Boff.

Francisco confesó tener “mucha esperanza” [no en Dios] sino en la “humanidad”, en los “hombres”, en las “mujeres” y en las “personas”.

Cuando le preguntaron “que les diría a los que han perdido a un ser querido”, él contestó: “Lo último que haría es decirles algo”. Lo que trato de hacerles “sentir mi [acogedora] cercanía”.

El show entrevistó a Francisco entre otros más, incluyendo a amas de casa y limpiadores. Sus respuestas triviales encajan bien con el resto.gloriatvnews


gran apostasia bergoglio rinde culto a la pachamama

smiley-monkschreib-39x31Con esto, Bergoglio niega las consecuencias del pecado original y del pecado, con lo cual rechaza un fundamento de la fe católica, con lo que se confirma nuevamente que  él no profesa la fe católica sino el paganismo.

Bergoglio piensa como un pagano que considera la tierra como una diosa viviente, como un ser vivo que actúa por su propia “libre voluntad” independiente de la Voluntad de Dios:
En 2014 declaró: “La tierra nunca perdona. Cuida de la madre tierra para que no responda con destrucción ”.


Padre Paul Kramer 2 de septiembre de 2016: «El 1 de junio pasado, el” Papa “Francisco profesó blasfemadamente los atributos divinos de la diosa pagana,” Madre Tierra “. Es un panteísta pagano.

“A todos nos gusta la Madre Tierra, porque es ella quien nos dio vida y nos protege” – Jorge “Francis” Bergoglio
JORGE BERGOGLIO (también conocido como “Papa” Francisco) – PAGANO PANDEISTA:
Bergoglio es un infiel. Es un pandeista que no cree en el Dios trascendente y Creador del catolicismo, sino en el “principio divino” inmanente del paganismo, el alma del mundo que da vida (anima mundi) dentro del universo. Su credo es notablemente como una síntesis de los sistemas de creencias de Lord Shaftsbury, Friedrich Schleiermacher, Benedict Spinoza, Auguste Compte y Pierre Teilhard de Chardin. Él dice que los ateos pueden salvarse (sin necesidad de tener fe en Dios), dice que las almas de los condenados no sufren el castigo eterno. Las almas condenadas, según Bergoglio, serán aniquiladas. Su doctrina sobre el matrimonio está totalmente circunscrita por el naturalismo, negando la sacramentalidad sobrenatural del Santo Matrimonio.

“Francisco es un pagano”, afirma el Sacerdote de Fátima Paul Kramer

Querida Amazonia de Bergoglio contiene pasajes “que contradicen gravemente las verdades teológicas” que promueven el animismo panteísta pagano

Exorcista: “Coronavirus es un castigo por el culto a la Pachamama”

 

gran apostasia bergoglio rinde culto a la pachamama

Obispo italiano vincula el coronavirus al culto de la Pachamama de Francisco y a las “desviaciones inmorales” de la sociedad

Ante la epidemia del cólera Don Bosco explicó que la causa era el pecado y le recomendó a los jóvenes mantenerse en estado de Gracia y huir del Pecado Mortal

Bergoglio peca de irreverencia

 

CaptureBergoglio no se arrodilla ni  se quita el Solideo delante del Santísimo  cometiendo un pecado de irreverencia y un pecado contra el Primer Mandamiento.

Hay un video de VaticanNews donde Bergoglio se ve haciendo la señal de la Cruz con la mano izquierda y otro del día siguiente de RT noticias donde se ve la imagen invertida lo que se puede decir al respecto es que Bergoglio en ambos casos hace la señal de la cruz de manera irreverente y que viola el Primer Mandamiento.

De acuerdo a la doctrina y tradición de la Iglesia, queda reprobada toda irreverencia al Santísimo Sacramento, pecado contra el primer mandamiento de la Ley de Dios: que nos prohíbe la idolatría, la superstición, el sacrilegio, la herejía y cualquier otro pecado contra la religión. (Cf. Catecismo Mayor, Capítulo II, 358)


Los Sacerdotes, Ministros de mi Hijo, los Sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias e impiedad al celebrar los santos misterios por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza, sí, los Sacerdotes piden venganza y la venganza pende de sus cabezas. Ay de los sacerdotes y personas consagradas a Dios que por sus infidelidades y mala vida crucifican de nuevo a Mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no se encuentra nadie que implore misericordia y perdón para el Pueblo; ya no hay almas generosas ni persona digna de ofrecer la víctima sin mancha al Eterno a favor del mundo.
DIOS VA A CASTIGAR DE UNA MANERA SIN PRECEDENTES. Ay de los habitantes de la Tierra!. Dios va a derramar su cólera y nadie podrá sustraerse a tantos males juntos. PROFECÍA DE LA VIRGEN DE LA SALETTE, FRANCIA (1846).

El Coronavirus ha desemascarado: “La iglesia en salida” y el “Hospital de campaña” de Bergoglio

gobiernos anticatolicos se toman el control de la iglesias

en.newsLa “iglesia en salida se ha encerrado en el Vaticano debido al coronavirus”, observó Antonio Socci (9 de marzo):

“No más puentes, sino muros” detrás de los cuales se han escondido Francisco, cardenales y monseñores.

Socci observa que “Bergoglio dijo que los pastores deben tomar el olor de las ovejas, pero él y los pastores se han escapado y ahora están lejos de las ovejas y de su aliento”.

Para Socci, esta es “la gran hipocresía de la ‘iglesia progresista'”.

También recuerda el eslogan de Bergoglio de la “Iglesia como un hospital de campaña”, pero tan pronto como estalló la epidemia, “se perdieron las huellas de este hospital”.

Las iglesias en Italia han sido cerradas, “El país que es el centro del cristianismo permanecerá totalmente, y durante días, sin misa.

El mensaje que ha llegado a la gente es terrible: enseña que en la desgracia es mejor dejar a Dios atrás, “porque no sirve de nada”.

Socci: Bergoglio no está actuando como el Vicario de Cristo, sino como un agente de Pekín

bergoglio sirve al comunismo chino

El Coronavirus ha desenmascarado a los falsos pastores que no han querido llamar al arrepentimiento a la gente que se ha desviado y se ha olvidado de Dios

El Coronavirus ha desenmascarado a los falsos pastores que no han querido llamar al arrepentimiento a la gente que se ha desviado y se ha olvidado de Dios

lobo-vestido-de-oveja-bergoglio

Alerta Digital 

A.R.- Allá por el año 1650, una terrible epidemia de cólera asoló la ciudad de Benicarló. Las víctimas mortales fueron innumerables y se vio amenazada la misma existencia de la población. La villa se hallaba en cuarentena y aislada del resto de la comarca.

Una mañana apareció parado, en mitad del horizonte, un bergantín pirata de bandera turca con las velas desplegadas y alicaídas por la calma chicha. En las mazmorras del bajel un prisionero italiano llamado César Cataldo aguardaba la infausta hora de ser vendido como esclavo en cualquier puerto sarraceno. Allí, con el cautivo almacenaban los moros parte del botín conquistado en alguna de las ciudades saqueadas en sus correrías. Ante César Cataldo yacía la imagen de talla de un Cristo crucificado, que por alguna supersticiosa razón se habían llevado los moros con ellos.

 

Pasaron varios días sin viento con el buque varado ante Benicarló. Y tuvo César Cataldo la inspiración de explicar a los moros que aquel Cristo no les iba a dejar marchar de aquel lugar si no lo desembarcaban con él en tierra cristiana. Los moros aceptaron la propuesta -qué más daba un prisionero más o menos- y le desembarcaron con un bote a él y al Cristo en la playa de Benicarló, desde donde hacían señas a los forasteros advirtiéndoles de la epidemia que asolaba a la población. Cuando al acercarse la embarcación comprobaron aquellas gentes la presencia de la imagen del crucificado, los pueblerinos cayeron de rodillas y entre lágrimas y oraciones organizaron una espontánea procesión hacia la iglesia parroquial. Y allí el sacerdote exhortó a la multitud angustiada y enferma con estas palabras: “¡Confesión!

¡Arrepentimiento y confesión es lo que pide el Cristo que ha venido del mar! ¡Que Él libere a este pueblo del cautiverio del pecado y de la peste del error!”. La epidemia desapareció de repente, los contagiados recobraron la salud y el viento sopló, llevándose al bergartín sarraceno.

Desde aquel día, cada año, la ciudad de Benicarló procesiona desde la capilla del Cristo de Mar en el puerto hasta la iglesia parroquial, donde se realiza una novena la semana anterior al Domingo de Ramos, cuando se devuelve en procesión otra vez el Cristo a su capilla. Ciertamente, la novena se ha convertido con el paso del tiempo en un elenco de lugares comunes donde el discurso moral y religioso queda reducido a una manifestación invalorable de sentimientos e inquietudes; es decir, “autenticidad y sinceridad” sobre verdad en un relato fáctico del estado de las cosas por encima de un proyecto moral exigido. En román paladino: “Dios es tan bueno y misericordioso que al final, hagas lo que hagas todos van al cielo”.

Sin embargo, el hecho está ahí, la peste material siempre acaba siendo consecuencia del error y de la esclavitud moral de un mundo podrido.

Con esta teología ruinosa y estropeada, ¿qué respuesta están dando los pastores de la Iglesia a la pandemia del coronavirus? Misa a puerta cerrada, sin fieles que puedan hallar consuelo en la palabra de Dios y en la eucaristía, sin posibilidad de confesarse… El papa Francisco permanece confinado en el Vaticano, diciendo misa y rezando el ángelus por strimming y pidiendo, cual capitán Araña, que los curas vayan a atender a los contagiados a sus casas y a los hospitales. Nadie puede imaginarse a Jesucristo huyendo de los leprosos para no contagiarse o apartándose de los enfermos para preservar su salud.

¿Dónde están aquellos predicadores que como el profeta Jonás recorren la ciudad diciendo a voz en grito: “Si no os convertís de vuestra mala vida, Nínive o Madrid, Barcelona o Roma ¡serán destruidas!”? ¿Dónde está Abraham ahora intercediendo por Sodoma y Gomorra, esclavas de la perversidad y la lujuria, para que no fuesen exterminadas? ¿Y Daniel advirtiendo al inicuo rey Baltasar de que su reino estaba “contado, pesado y dividido” por haber profanado las cosas santas? ¿O como Ezequiel gritando: “¡Arrepentíos y apartaos de todas vuestras maldades, para que el pecado no os acarree la ruina!”?

¿No es el coronavirus una oportunidad para que la predicación de la Iglesia vuelva a señalar el suicida derrotero que ha tomado la humanidad en su ansia por rechazar la soberanía de Dios sobre el universo y pervertir así la naturaleza de un hombre y mujer creados a imagen y semejanza de su Hacedor?

Pero… ¿y los pastores? Afirma la Escritura por boca de Isaías: «Sus vigías son ciegos, ninguno sabe nada; todos son perros mudos, no pueden ladrar; ven visiones, se acuestan, amigos de dormir. Son perros voraces, no conocen hartura, y ni los pastores saben entender. Cada uno sigue su propio camino, cada cual, hasta el último, busca su provecho: «Venid, voy a sacar vino y nos emborracharemos de licor, que el día de mañana será como el de hoy o muchísimo mejor”. Solas, borrachas y con coronavirus llegarán todas a una casa sin padre ni madre, a oscuras, habiendo abortado varias veces y sin esperanza. Este es el mundo que ataca el coronavirus.