El Privilegio Sabatino es una promesa de la Virgen proclamado por el Papa Juan XXII

Un día, a través del rosario y el escapulario, salvaré el mundo

(Nuestra Señora a Santo Domingo)

Papa Juan XXIIEstando orando el Papa Juan XXII, se le apareció la Virgen, vestida del hábito carmelitano, y le prometió sacar el purgatorio del sábado después de la muerte al que muriese con el Escapulario. María dijo al Papa: “Yo Madre de misericordia, libraré del purgatorio y llevaré al cielo, el sábado después de la muerte, a cuantos hubieses vestido mi Escapulario”.

 

El Papa Juan XXII al que sus enemigos acusaron  falsamente de hereje fama que hasta hoy lo persigue injustamente en algunas corrientes, fue el papa más importante de cuantos residieron en Aviñón. Nació en Cahors (Francia), de familia burguesa. Se llamó Jacobo Duése. Tenía 72 años cuando fue elegido papa y estaba delicado. Creían iba a ser un papa de transición y vivió hasta cumplir 90 años. Murió el 4 de diciembre de 1334.
Concedió muchos favores a la Orden del Carmen. Por ello podía afirmar el famoso Juan Bta. Lezana (+ 1659): “Es el papa que más amó y galardonó al Carmelo”.
Se le atribuye a este papa la Bula Sabatina, que contiene el Privilegio Sabatino, varias veces confirmado por sucesivos Sumos Pontífices incluyendo San Pío V (1566) que declaró que la Virgen del Carmen, con cariño maternal,  libra de la cárcel expiatoria a los cofrades carmelitas  y los introduce en el Paraíso. El Papa Paulo V expidió el 20 de enero de 1613 el Sgte. Decreto:

“Permítase a los Padre Carmelitas predicar que el pueblo cristiano puede piadosamente creer que la Bienaventurada Virgen María con sus intercesiones continuas, piadosos sufragios y méritos y especial protección, ayudara después de la muerte, principalmente el sábado, día a ella dedicado, a las almas de sus cofrades que llevaren el habito carmelitano”.

Como es una promesa de la Virgen no puede ser abrogada por ningún ser humano.

purgatorio

Los siguientes Papas confirmaron el Privilegio Sabatino:

Papa Gregorio XIII (18 de septiembre de 1571); Papa Clemente VII (12 de agosto de 1530); Papa San Pío V (18 de febrero de 1566).

El Papa Benedicto XIII extendió las Fiestas de Nuestra Señora del Monte Carmelo a todo el mundo occidental. Benedicto XIV también alentó a las personas a usar el escapulario y tener confianza en las promesas de Nuestra Señora.

Además de llevar el escapulario con fidelidad, se requieren las siguientes condiciones para obtener el privilegio sabatino:

  1. La observancia de la castidad propia del estado
  2. Observar castidad de acuerdo al estado de vida.
  3. Rezo del oficio de la Virgen (oraciones y lecturas en honor a la Virgen) o rezar diariamente 5 décadas del rosario o ayunar.

escapulario fatima

Anuncios

Consagración a la Virgen del Carmen

 

consagracion

Del texto de la consagración de Pío XII:

“Ante tu trono nos postramos suplicantes, seguros de alcanzar misericordia, de recibir gracias y el auxilio oportuno… Obtén paz y libertad completa a la Iglesia santa de Dios; detén el diluvio del neopaganismo; fomenta en los fieles el amor a la pureza, la práctica de la vida cristiana y del celo apostólico, para que los que sirven a Dios aumenten en mérito y número”

  San Antonio de Padua
“Un cristiano fiel, iluminado por los rayos de la gracia al igual que un cristal, deberá iluminar a los demás con sus palabras y acciones, con la luz del buen ejemplo”.

Gálatas 3:27 Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido.

images

La Verdadera devoción a la Virgen consiste en abstenernos de pecar,  obedecemos los Mandamientos de la ley de Dios y nos mantenemos fieles al Testimonio de Jesús.
Besemos nuestro santo Escapulario y pidamos a la santísima Virgen su ayuda para que seamos fieles a Cristo rogando humildemente a nuestra Madre: «Mostrad que sois mi Madre y haced que yo me muestre hijo vuestro».

Virgen del Carmen, oh Madre mía, me consagro a Tí,
y confío en tus manos- mi existencia entera.
Acepta mi pasado con todo lo que ha sido.
Acepta mi presente con todo lo que es.
Acepta mi futuro con todo lo que será.
Con esta total consagración
te confío cuanto tengo y cuanto soy,
todo lo que he recibido de tu Hijo Sacratísimo
y de tu Esposo Santísimo.

Te confío mi inteligencia, – mi voluntad y mi corazón.
Pongo en tus manos mi libertad, mis ansias y
mis temores,-mis esperanzas y mis deseos,
mis tristezas y mis alegrías.
Cuida de mi vida y todas mis acciones para que
sea más fiel al Señor Trino y Uno,
y con tu ayuda alcance la salvación.

Te confío, Oh gran Señora,
mi cuerpo y mis sentidos,
para que sean puros siempre
y me ayuden en el ejercicio de las virutdes.

Te confío mi alma, para Tú la preserves de
las tentaciones del mundo,-
de la carne, – y de Satanás.
Hazme participar de una santidad- similar a la tuya;
vuélveme conforme a Jesucristo,- ideal de mi vida.

Te confío mi entusiasmo- y el ardor de mi devoción
para que me ayudes- a no envejecer en la Fe.

Te confío mi capacidad y ganas de amar
como has amado Tú,- y como Jesús quiere que se ame .

Te confío mis incertidumbres y mis angustias,
para que en tu Corazón- encuentre seguridad,
– sostén y luz- en cada instante de mi vida.

Con esta consagración
me empeño en seguir tu vida
de humildad,- mansedumbre,- y pureza.
Acepto las renuncias y los sacrificios
que esta elección conlleva y te prometo
con la gracia de Dios y con tu ayuda
ser fiel al empeño tomado.

Oh, Madre de todos los hombres,
Soberana de mi vida y de mi conducta,
dispón de mí- y de todo lo que pertenece
para que camine siempre en el Evangelio
bajo tu guía, oh Estrella del Mar.

Oh Reina del Cielo y de la Tierra,
Madre Santísima del Redentor,
soy todo (a) tuyo (a), – oh Virgen del Carmen,
y a Ti quiero unirme ahora y siempre
para adorar a Jesucristo, – junto a los Angeles
y a los Santos, ahora y por los siglos de los siglos.

Amén.

veladora a la Virgen del Carmen

 

❀✿❀Oh Reina, que eres la belleza del Carmelo, ruega por nosotros.❀✿❀

                     Indulgencia de 300 días. (405)