El papa carmelita no fue un hereje: Corrección fraterna a la ‘Correctio filialis’ de las herejías propagadas por Bergoglio.

9_Papes_Avignonais.jpg

Les 9 portraits des Papes Avignonais, rue Dorée à Avignon

En esta pagina apoyamos la iniciativa de ‘Correctio filialis de haeresibus propagatis’ pero haciendo la aclaración necesaria de que el Papa Juan XXII no fue un hereje, como se ha difundido erróneamente en varios medios de comunicación católicos.  El Papa Juan XXII no erró de intención y sus declaraciones excluyen el elemento de “obstinación” necesario a la herejía.

El Papa Juan XXII no estaba negando ningún dogma de Fe  porque aún  no había sido definido.

La posición del Papa Juan XXII sobre las ánimas benditas que no ven la visión beatífica hasta después del juicio universal era una cuestión opinable que aún no se había definido dogmáticamente. Esta definición fue pronunciada dos años después de la muerte del papa Juan XXII por el papa Benedicto XII en Benedictus Deus.

Jean_XXII_1316.JPG

Tampoco habló ex cátedra sino los errores que se le refutaron fueron tres sermones que dio en la catedral de Aviñón.

El teólogo Le Bachlet dice que Juan XXII propuso su enseñanza tan sólo como “doctor privado que expresa una opinión, opinionem hanc, y que, buscando la prueba, reconoció que estaba abierto al debate.” (“Benoit XII, “en Dictionnaire de Théologie Catholique ., 2: 662)

“Digo con San Agustín que, si me engaño en este punto, que alguien que lo sepa mejor que yo me corrija. A mí no me parece otra cosa, a menos que la Iglesia lo declare con una declaración contraria [nisi ostenderetur determinatio Ecclesie contraria ] o a menos que las autoridades en Sagrada Escritura se expresen con más claridad contra lo que yo he dicho anteriormente. “(Le Bachelet, DTC 2 : 262).

Enciclopedia Católica, sobre el papa Juan XXII:

“El papa Juan XXII le escribió al rey Felipe IV al respecto (noviembre de 1333), y destacó el hecho que, siempre y cuando la Santa Sede no haya emitido una decisión, los teólogos podían gozar de una libertad perfecta sobre esta materia. En diciembre de 1333, los teólogos de París, después de una consulta sobre la cuestión, decidieron en favor de la doctrina de que las ánimas benditas veían a Dios inmediatamente después de la muerte o después de que se cumpliera su purificación; señalaron al mismo tiempo que el papa no había emitido ninguna decisión sobre esta cuestión, sino sólo había dado su opinión personal, y que ahora le pedían al papa que confirmase su decisión. Juan XXII asignó una comisión en Aviñón para estudiar los escritos de los Santos Padres, y para discutir sobre la cuestión en disputa. En un consistorio celebrado el 3 de enero de 1334, el papa declaró explícitamente que nunca tuvo la intención de enseñar algo contrario a la Sagrada Escritura o a la regla de fe y que de hecho no tenía la intención de emitir alguna decisión. Antes de su muerte, se retractó de su dictamen anterior, y manifestó su creencia de que las almas separadas de sus cuerpos gozan en el cielo de la visión beatífica”

Ratzinger.jpgCardenal Joseph Ratzinger (Papa Benedicto XVI), Teología dogmática, 1977, p. 137: “El escándalo [de Juan XXII] fue utilizado con fines políticos en la acusación de herejía introducida por los franciscanos enemigos del papa [los espirituales] en el círculo de Guillermo de Ockham en la corte del emperador Luis de Baviera”

Al Papa Juan XXII se le apareció la Virgen y  promovió  la devoción de la Virgen del Carmen.

virgen_carmen

Este privilegio de la devoción Escapulario se ha pensado que proviene de una aparición de María al Papa Juan XXII, quien luego promulgó este beneficio espiritual a los fieles en 1322. Según los ejemplares de la Bula de promulgación atribuida a Juan XXII, el devoto del Escapulario sería liberado del purgatorio el sábado después de la muerte. Debido a la alusión al sábado, el documento de Juan XXII ha sido llamado el “Sabbatine Bull” y su privilegio mariano el “Privilegio Sabbatine”. (Cita ewtn)

Papa Juan XXII

El Sueño del Papa Juan XXII sobre el Privilegio Sabatino, Retablo de la Virgen del Carmen

jean xxii

tiara del papa juan xxiiJuan XXII fue el Papa n.º 196 de la Iglesia católica, de 1316 a 1334, y segundo papa del pontificado de Aviñón.

Juan XXII,  fue elegido cuando tenia  72 años  al solio pontificio en Lyon, el 7 de agosto de 1316, tras dos años de sede vacante, después de la muerte de Clemente V.

Su pontificado  duró 18 años murió a los 90 años.

Estando orando el Papa Juan XXII, se le apareció la Virgen, vestida del hábito carmelitano, y le prometió sacar el purgatorio del sábado después de la muerte al que muriese con el Escapulario. María dijo al Papa: “Yo Madre de misericordia, libraré del purgatorio y llevaré al cielo, el sábado después de la muerte, a cuantos hubieses vestido mi Escapulario”.
Tal es el privilegio Sabatino, otorgado por la Reina del Purgatorio, a favor de sus cofrades carmelitas, el Papa Juan XXII y promulgado por éste en la Bula Sabatina (3 de Marzo de 1322) aprobada después por más de veinte sumos pontífices

«CaptureLos herejes de todas las edades han acusado a muchos otros papas, pero ¿de qué sirve hablar de todos sus fraudes? Mucho antes que nosotros, el erudito y santo Cardenal Bellarmino rehabilitó, solo, unos cuarenta acusados, de los cuales el 36 fue el Papa Juan XXII. La historia eclesiástica no conoce ningún caso en el que un Papa se haya equivocado en la fe o haya enseñado la herejía. Los escritores griegos, protestantes, galicanos, febronianos y falsificadores han acusado a los papas porque odiaban el papado que los anatematizaba. Fue de ellos que el Papa León XIII dijo: “El arte del historiador parece ser una conspiración contra la verdad “.

Capture

En cambio Bergoglio  desde Argentina manifestó públicamente  su herejía  pertinaz donde ya había sido fraternalmente corregido por  varias paginas católicas incluso fue denunciada su herejía en un libro del 2010 escrito por el Dr. Caponnetto. Por lo tanto Bergoglio debe ser juzgado y depuesto no como un papa que ha caído en herejía sino como un hereje que se  obstina en su herejía.

El Magisterio de la Iglesia declara infaliblemente que un hereje no puede ser papa.

  • Privación ipso facto de todo oficio eclesiástico por herejía.
  • Nulidad de todas las promociones o elevaciones de desviados en la Fe.

Papa San Pío V Motu proprio, confirmando la Bula “Cum ex apostolatus oficcio” de Pablo IV 21 de diciembre de 1566.

El Derecho Canónico 1917 confirmó la bula “Cum ex apostolatus” que ANULA la elevación de un hereje al papado.