¡Blasfemia! Bergoglio bromeó sobre la Santísima Trinidad.

En la encíclica Mirari vos, 15 de agosto de 1832 “ De los errores modernos ” , declaró el Papa Gregorio XVI: “Estas  sociedades conspiradoras,  en las cuales las herejías y sectas han vomitado todo lo que  llevan dentro de licencia, sacrilegio y blasfemia.”

El columnista católico estadounidense Ross Douthat, escribió en el  New York Times,  que el “principal conspirador contra el catolicismo” es Bergoglio.
Ross Douthat dijo que las ambiciones de Bergoglio “han fomentado que conjurados y conspiradores trabajen con mayor ahínco.” También dijo que Bergoglio ha utilizado maniobras calibradas para ejercer su poder humano por encima del poder de la Iglesia.
Así como lo anunció  San Pablo sobre el Hombre de Pecado, este hombre sin Ley se levanta contra el mismo Dios.
Según el Papa Pío XII, la blasfemia es el “signo de un alma corrompida”
“Que nadie pronuncia blasfemias impías, que indica un alma corrompida …” (Pío XII, Encíclica Reginam Coeli , 11 de octubre de 1954).

Austen Ivereigh  el pasado 25 de Marzo, escribió un artículo  para Crux sobre la reunión del 17 de marzo del 2017 de Bergoglio con la argentina Emilce Cuda, acompañada de una delegación de “teólogos de una red de éticos y teólogos morales.” Cuyo fundador es el  progay herético Jesuita James Keenan SJ de la Universidad apóstata   de Boston College . Keenan testificó ante la Legislatura de Massachusetts, argumentando que los principios de la doctrina social católica no sólo toleraban el “matrimonio homosexual“, sino que lo exigían “. Keenan es defensor de la herética ‘Amoris laetitia’ y de la estafa del cambio climático. Es un hereje Modernista que tampoco utiliza la Sotana.

“Lo que defiende Francisco una y otra vez es la ‘unidad en la diversidad'”

 

keenan

El herético Jesuita, Jim Keenan: “En este momento de confusión, el Papa está levantando una Iglesia como un faro en las tinieblas”

secta bergogliana

Keenan, que también es director del Instituto Jesuita en el Boston College, dijo que él y los otros miembros del grupo presentaron a Bergoglio una serie de volúmenes que su red ha estado publicando con Orbis Books en los Estados Unidos.
Los volúmenes, que reúnen ensayos de teólogos de todo el mundo, se han centrado hasta ahora en la teología feminista, la sostenibilidad y la migración.
conspiradores
En la pagina liberal anti doctrina católica, “periodista digital”, Jim Keenan dijo: Hablamos también sobre Amoris laetitia: acerca del hecho de que muchos de nosotros hemos escrito sobre la exhortación, y sobre cómo algunas Iglesias -las de Alemania, Austria, Italia, Francia, Argentina y Sudáfrica en particular- están muy adelantadas respecto a la de Estados Unidos a la hora de acogerla.

Emilce Cuda fue la primera mujer que se  doctoró en Teología en la Pontificia Universidad Católica de Argentina en 2010, (universidad también apóstata  que ha sido manejada al antojo por el heresiarca Bergoglio). Recientemente  Cuda publicó  el libro: para Leer a Francisco.

El artículo de Austen Ivereigh afirma que Emilce es la mujer que sabe leer a Bergoglio, discípula de Lucio Gera, uno de los fundadores del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo en 1967. Gera y Juan Carlos Scannone están considerados como los dos que más han influido sobre el pensamiento (herético) de Bergoglio.

(Emilce) está cerca del Arzobispo Víctor Manuel Fernández, rector de la UCA, y se describe a sí misma como una “católica alineada y obediente” que sigue a Francisco de cerca.

Emilce dice que Bergoglio “está creando procesos en los que el Espíritu Santo forja una nueva síntesis a partir de disparidades y desacuerdos”.

Ella dice que Francisco les instó a hacer la ética teológica con una “hermenéutica de la unidad en la diferencia” una idea que la red ya ha adoptado antes de su elección. Es un tema que se repite en las pasiones intelectuales del Papa: crear procesos en los que el Espíritu Santo forja una nueva síntesis a partir de disparidades y desacuerdos.

Austen Ivereigh transcribió  en su artículo la burla blasfema:

Resultado de imagen para coprofagia bergoglioEn la reunión, el papa comparó en broma esto con el funcionamiento de la Santa Trinidad. “Dentro de la Santísima Trinidad están todos discutiendo a puertas cerradas”, dice Francisco a Cuda , “pero en el exterior dan la imagen de unidad”.

El Papa Pío IX señala que los enemigos de la Iglesia aman la blasfemia:
“Los implacables enemigos del nombre cristiano, lamentablemente impulsados por una furia indescriptible de  impiedad desenfrenada, llevaron al exceso  sus opiniones con tan temeraria audacia, hasta entonces desconocida,  y abrieron la boca sólo para vomitar blasfemias contra Dios.” (Pío IX Encíclica “ ¿Quién Pluribus ,” 9 de noviembre de 1846).

Santo Tomás de Aquino: “La blasfemia, por ser pecado directo contra Dios, supera al homicidio, pecado contra el prójimo”.

“Como la blasfemia viola el honor de Dios,  es un pecado  más grave que el homicidio.” ( Summa Theologica , II-IIae).

San Agustín: La blasfemia es una “abominación condenable ”

Bergoglio sin ningún temor sigue violando el Segundo Mandamiento de la Ley de Dios. Es el cuerno pequeño que habla con arrogancia y se rebela contra Dios. (Cf. Daniel 7:8)


Apocalipsis 13:6 y la Bestia abrió su boca para blasfemar contra Dios: para blasfemar de su nombre y de su morada y de los que moran en el cielo.

«No tomarás en falso el nombre del Señor tu Dios»

“proferirá palabras contra el Altísimo y pondrá a prueba a los santos del Altísimo. Tratará de cambiar los tiempos y la ley, y los santos serán entregados en sus manos por un tiempo y tiempos y medio tiempo.” — Daniel 7:25


Entre seglares, las palabras maliciosas no pasan de ser palabras maliciosas; en boca del sacerdote son blasfemias. […] Consagraste tu boca al Evangelio; no es lícito abrirla maliciosamente. Acostumbrarse a ello es sacrilegio. Los labios del sacerdote han de guardar el saber y en su boca se busca la doctrina, no la picaresca y el chisme. Es insuficiente desterrar de los labios las palabras maliciosas, que suelen justificarse como chistes graciosos; también hay que cerrarlas el oído. Es vergonzoso que provoquen tus carcajadas. Pero más vergonzoso aún que las provoques en los otros. (San Bernardo. Tratado de la consideración al Papa Eugenio, cap. XXII)