Dos Iglesias. Debes elegir!

barrabas bergoglio o cristoUna revolución inadvertida: Ahora hay dos iglesias por lo que tenemos que elegir entre los tradicionalistas que son los verdaderos católicos porque están inspirados por Jesús y la nueva iglesia contra-modernista que se refiere a “Marco Pannella”

Ahora hay dos iglesias, por lo que deben elegir
Escrito por: Francesco Lamendola
antipapa bergoglio
Ahora hay que tener en cuenta que hay dos iglesias; ya no se puede hacer la vista ciega, no se puede ocultar el escándalo y decir que, básicamente, no pasó nada irreparable y que está en la presencia de una dialéctica inherente normal en una gran institución que tiene dos mil millones de seguidores en todo el mundo. Este argumento tendría alguna plausibilidad si estuviera hablando de un partido político o un movimiento social, o, tal vez, una vanguardia de artística o literaria En su lugar estamos hablando de la Iglesia Católica. A diferencia de muchas iglesias y denominaciones protestantes, la Iglesia Católica está caracterizada por el hecho de hablar con una sola voz, una sola doctrina, una pastoral, una liturgia, e incluso con un algún matiz de diferencia en los diversos contextos sociales -culturales, pero nunca en lo esencial. Ahora, sin embargo, es lo esencial cuestionado: hoy en día existen de hecho dos iglesias que se excluyen mutuamente,porque se colocan en posiciones opuestas con respecto a una serie de cuestiones fundamentales, especialmente a nivel ético, pero también en la doctrina. Por encima de todo, hay una Iglesia que está en continuidad con el Evangelio y el Magisterio de todos los tiempos, y hay una neo-iglesia, o contra-iglesia, la cual, de hecho, está en discontinuidad abierta, en una actitud de ruptura, a pesar de que no tiene el valor de decirlo tan abiertamente y busca establecerse como la “verdadera” depositaria de la Revelación, diciendo que esto, hasta ahora, no ha sido bien entendido, o incluso – es el caso extremo de Arturo Sosa Abascal, el general de los jesuita – que nadie sabe exactamente lo que realmente ha enseñado Jesucristo, por lo que el Evangelio es, en la práctica, todo para releer y volver a descubrir. Y esta contra-iglesia no tiene el coraje de quemar los puentes detrás de él y asumir la responsabilidad de una escisión por al menos dos razones: en primer lugar, porque su estrategia es, precisamente, cambiar un poco aquí, un poco de allí, poco a poco, con paciencia, la liturgia, la pastoral y la enseñanza, para  tomar de improviso  la buena fe de los creyentes y  poner en práctica una revolución desapercibida desde dentro, por así decirlo, reducido a la impotencia y haciendo pasar por rebeldes a los pocos que se dan cuenta de la maniobra y hacer sonar la alarma; en segundo lugar, porque ahora es, o cree que se llegará, a las tres cuartas partes de la obra, y no ve por qué debería correr el riesgo de perder el juego, actuando a la intemperie, cuando se puede ganar sin riesgo, continuando con la astucia y cautela,  como ya lo ha hecho.
 Minutella1-825x510El caso Minutella está actuando como un detonador de una situación potencialmente explosiva, que ha alcanzado niveles muy altos de tensión, por la creciente y cada vez más grave incompatibilidad entre las dos iglesias realmente existentes. Es de esperar que la historia de Minutella se multiplique, se extienda a todos los rincones del mundo, en todas las diócesis, en cada parroquia. Conozco personalmente a buenos católicos y excelentes sacerdotes que no siguen, literalmente, más la mala costumbre que ha surgido en los últimos años, en el nombre del mal entendido ecumenismo y una “actualización” imprudente, lo que parece más bien una entrega incondicional a la lógica del mundo moderno. Sacerdotes de cierta edad, que recuerdan el período anterior al Concilio Vaticano II; sino también sacerdotes muy jóvenes, que, en 1965, que  aún no habían  nacido. No es cierto, por tanto, que los llamados “tradicionalistas” son todos mayores y nostálgicos de la misa en latín y el Catecismo de San Pío X; hay jóvenes que aman la misa en latín y el canto gregoriano, en lugar de la misa con marionetas, o como aperitivo, bergoglio tangoo con el  cura bailando en los bancos, pero, sobre todo, ellos aman la Iglesia limpia, pura, sin compromiso, sin ambivalencia de la modernidad, el relativismo y el falso ecumenismo. No es una cuestión de generaciones, sino la fidelidad a la Iglesia verdadera. Por un lado, están los innovadores, los modernos, progresistas, que anticipan el triunfo final y  presionan el acelerador cada vez más de las “reformas”, en realidad torciendo la liturgia, la pastoral y la doctrina, y están buscando cada vez más el consentimiento de las masas no sólo de los fieles, sino también de los no creyentes, empezando por la prensa y los intelectuales que representan la cultura secular y secularizada, con el objetivo de establecer definitivamente la contra-iglesia en lugar de la verdadera Iglesia Católica, siguiendo la estrategia de cuco, lanzando fuera del nido, uno por uno, a sus habitantes legítimos, para ocupar su lugar y convertirse en el dueño del campo y el parásito de los progenitores. Por otro lado están los llamados “tradicionalistas”, que son simplemente los verdaderos católicos (recuerda, una vez más, que los modernistas no son católicos, sino  herejes, porque San Pío X excomulgó el modernismo y lo llamó la suma  de todas las herejías), cuya paciencia y resistencia han alcanzado el límite, después de años de escándalos, de provocaciones, de profanación y blasfemia inaudita, especialmente después de la adhesión al papado de Francisco, que fue puesto firmemente adefensor de gay perseguidor de sacerdotes bergoglio la cabeza de los modernistas y que está personalmente comprometido con el establecimiento de la contra-modernista y de la iglesia progresista, basada en el relativismo ético y la equivalencia de las diferentes creencias religiosas, la humanización de la divina misericordia de Dios y de una sola vía, utilizada como máscara para llevar adelante la reivindicación de la libertad del pecado como una parte inalienable del derecho de cada uno a la libertad moral y religiosa.
Don Alessandro Minutella, el cura de Palermo que fue removido de su parroquia por iniciativa del obispo Corrado Lorefice, había tomado posiciones muy combativas críticas del relativismo modernista a la deriva  desenfrenando en la Iglesia, y había instado a sus feligreses a permanecer fieles al Evangelio y a la Tradición. No había dicho nada herético, nada impropio en el plano doctrinal, y mucho menos moralmente; entre otras cosas, en sus clases de catecismo el sábado por la noche  había reiterado creer  en la enseñanza totalmente legítima del Concilio Vaticano II y criticando, no el Concilio, sino la deformación que luego hizo sus decisiones y sus reformas.  Usted puede discutir acerca de las formas, quizás un poco elevada su predicación, pero nada más. Sin embargo, su obispo – que, por ejemplo, que va manejando alrededor de la catedral en una bicicleta – considera que se coloca fuera de la comunión eclesial, y lo envió a abandonar su parroquia dentro de los quince días. Por el contrario, otro sacerdote de Palermo, don Fabrizio Firorentino, famoso en toda Italia por la invención de la ‘hora feliz’ happy hour que se le mantenga en la iglesia, o, para decirlo a nuestro manera, la “misa aperitivo”, con bailes y música de la discoteca al final de la misa, No parece haber sido advertido, y mucho menos alejado de sus seguidores. El buen obispo Lorefice ha decidido no tener que reprocharle por haber dicho, textualmente, que era una verdadera injusticia que murió Marco Pannella en lugar del cardenal Bagnasco; y que la Iglesia se había confiado en buenas manos, en  uno como Pannella. No parece que el obispo tiene el bate ni siquiera un ojo cuando el apuesto don Fabrizio ha publicado en su perfil de Facebook una serie de fotografías en las que aparece en la playa en traje de baño, abrazando a una mujer en bikini, sonriendo y guiñando como una superestrella de la isla de los famosos. Don Fiorentino, también conocido por su apertura hacia los homosexuales, también había anunciado su participación en un festival organizado en Noto, de las asociaciones LGBT, y en el último momento hizo marcha atrás y anunció que no va a ir allí por “compromisos inesperados”. En pocas palabras: la libertad para un sacerdote públicamente para desearle la muerte a un cardenal, para magnificar el líder de los radicales, para exhibirse en fotos por decir lo menos, cargos narcisistas simplistas y de sabor mundano; pero la intolerancia y la pronta eliminación de un cura en la misma diócesis, en la misma ciudad, que invita a los fieles a rezar con devoción a María, a rezar el Rosario, para tratar de ser irreprochables y adherirse a la doctrina moral católica, sin pensar (Lorefice), por ejemplo, que el divorcio y la contracción de un nuevo matrimonio son justamente un pecado, para los que le concede y siempre tienen una absolución lista. Detrás de don Fiorentino existe la contra-iglesia de monseñor Vincenzo Paglia, lo que, además de haber dejado un agujero millonario en su antigua diócesis de Terni,  pintó un gran mural  blasfemo en la catedral, con la obscena apoteosis de pecadores en las manos de Cristo mismo; que no ha tenido vergüenza de ir a la sede del Partido radical para dar un elogio hiperbólico póstumamente a Marco Pannella, diciendo que cada uno debe tomarlo de modelo para su vida, la vida del mensajero de divorcio, el aborto, la eutanasia, las uniones de hecho, los matrimonios homosexuales, la fecundación heteróloga y la libertad de las drogas sin límites. Y luego están todos esos teólogos, los cardenales, obispos y sacerdotes que están a favor de los (seudo)matrimonios del mismo sexo, el aborto, la eutanasia, invitando a los imanes en la iglesia para orar a Alá durante la Santa Misa, que no quieren escuchar, incluso hablar sobre el terrorismo islámico; que antes de cualquier rabino  asumen el tono de arrepentimiento y culpabilidad de aquellos que deben expiar siglos de antisemitismo e incluso la tragedia de Shoha, e ir de la mano con los masones, radicales, ateos y anticristianos de todos los colores y todos los matices. Detrás de don Minutella no hay; o, a lo sumo, sólo de manera indirecta, existen los franciscanos y las franciscanas de la Inmaculada, comisionados, humillados, vilipendiados después de la elección del misericordioso Papa Francisco,  mientras su padre fundador, Stefano Manelli, fue puesto bajo arresto domiciliario por algunas acusaciones retroactivas extrañas, en referencia a los episodios oscuros de asalto sexual que supuestamente tuvieron lugar hace varias décadas. Y hay,  aún más pero en el fondo, las cuatro cardenales que, en septiembre pasado, pidieron que se aclare el octavo capítulo de Amoris Laetitia a la Congregación para la Doctrina de la Fe, y no sólo que jamás le respondieron, sino que también se burlaron de ellos, los insultaron, los presentaron como enemigos de la renovación eclesial y amenazados por Monseñor Pio Vito Pinto, decano de la Roman Rota, de ser privado de un sombrero de cardenal.
dos iglesias
Sí, en realidad hay dos iglesias en la actualidad; aunque es muy triste, incluso si se trata de una gravedad sin precedentes, esta es la realidad, y creen  así no los católicos, sino los modernistas. Los católicos, por lo tanto, están llamados a elegir cuál de las dos iglesias reconocen: si  la de don Fiorentino o la de don Minutella;  si esa de Monseñor Paglia o la de monseñor Caffarra; si la de Francisco o la de Jesucristo,  de San Pedro, de ayer y siempre, una, santa, católica y apostólica. Somos plenamente conscientes de la gravedad de esta decisión. Nunca quisimos llegar a esto; no queríamos estar en una situación como esa, ni hemos hecho nada para crearla. Los católicos no tienen nada que reprocharse: no son ellos los que han dado la espalda a la Iglesia; a la verdadera. Los modernistas, sin embargo, y no desde ayer, pero por lo menos un siglo, intrigan y operan de forma deshonesta para instalar a todos ellos como un hecho consumado, y se sirvieron de  algunas posiciones de poder que ganaron en silencio, incluso mediante el control total de la prensa católica, para establecerse como los discípulos “verdaderos” de Cristo y como miembros legítimos de la Iglesia Católica. Nosotros somos la iglesia, dicen ellos, cómo si tuvieran los derechos exclusivos del Evangelio, ellos solos; como si los hubiera entendido ellos solos; y como si todos los demás ni siquiera tuvieran el derecho a respirar y a sentir que existen.
marco panella y bergoglio
Por esto los reconocerás, si se aman los unos a los otros, aconsejó Jesús a sus discípulos en la última cena. Ahora, ¿dónde está el amor mutuo, en la neo iglesia modernista, donde los que hacer una solicitud en materia de doctrina y  fe no son ni siquiera digno de una respuesta, después de siete meses de paciente espera? bergoglio inclinado ante el islamY donde  Francisco está más que dispuesto a arrodillarse y besar los pies de los demás, los musulmanes, los musulmanes, pero se reserva el mayor desprecio para los católicos que no comprenden algo de su comportamiento, algunas de sus frases, algunas de sus declaraciones y también cierto ensordecedor silencio?irreverencia ante el santismo Lo que no se entienden, por ejemplo, porque nunca se arrodilla delante del Cuerpo de Cristo, y por qué no se quitan el solideo de la cabeza, que es tan humilde y tan dedicado cuando se trata de decir la misa con los luteranos, o predicar la aceptación indiscriminada de millones de inmigrantes musulmanes, presentándolo como un deber cristiano claro? ¿Cómo puedo tener tanto amor por los enojado bergogliodemás, especialmente si usted está bajo el ojo de las cámaras, y tan poca simpatía, tan poca compasión por las ovejas del rebaño que ha sido llamado a proteger? No le dijo Jesús a San Pedro: Apacienta mis ovejas? No le dijo, alimentar a las ovejas que no son de mis ovejas, alimentar a las ovejas que no quieren saber del Evangelio, sino: Apacienta mis ovejas. Él había repetido tres veces. En cuanto a las ovejas que no pertenecen a la grey de Cristo, el divino Maestro fue muy claro: El que crea  en el Evangelio y fuere bautizado, será salvo; el que no crea será condenado. Francisco quizá se ha olvidado de estas palabras? ¿Cuándo  lo hemos visto predicándole el Evangelio a todos los hombres? Por el contrario, lo hemos visto que ofrece garantías con ocasión de sus viajes, que no trataría de hacer proselitismo como si  ” hacer prosélito  “, un católico, fuera una mala palabra. ¿Qué tipo de Papa es un Papa que habla de esta manera, y  que tipo de  iglesia es una iglesia donde todos son amigos para escuchar, abrazar y besar, menos sus hermanos en Cristo? Es tal vez una iglesia invertida, una contra-iglesia, que tiene como objetivo erosionar y destruir la verdad?
Francesco Lamendola

dos potencias dos iglesias

Libro de las Obras Divina de Hildegarda:

Entonces hacia el fin, aparecerán dos potencias, como en las dos cabezas, una que va para arriba hacia la salvación, incluso entre angustias y apuros, que es la de Enoch y de Elías. La otra, que tiende en cambio hacia la perdición rechinando los dientes y aparentando milagros gloriosos y virtud, que es la del Anticristo De este modo muestran que quienes se encaminan al cielo aplastan a los que corren hacia la seducción diabólica.

Nuestra Señora de la Salette:

Luchad hijos de la luz, vosotros pequeño número… pues ya está aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines. La Iglesia se oscurecerá, el mundo quedará consternado. Pero he ahí ENOC y ELÍAS, llenos del espíritu de Dios; predicarán con la fuerza de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas. Harán grandes prodigios por la virtud del Espíritu Santo, y condenarán los errores diabólicos del anticristo.

Arzobispo Fulton Sheen:
“De la verdadera Iglesia surgirá una falsa iglesia liderada por un falso papa”.
Las dos mujeres del apocalipsis, la Iglesia huye al desierto al ser perseguida por  la anti-iglesia que es la Gran Ramera.
Anuncios